Archivo para 22 febrero 2010

22
Feb
10

A DOS AñOS DEL INICIO DE LA PRESIDENCIA DE RAUL CASTRO

https://i1.wp.com/www.granma.cubaweb.cu/2008/02/25/nacional/raul_castro_ruz.jpg

Raúl Castro

El 24 de febrero cumple Raúl Castro dos años en la Presidencia de Cuba, tras 19 meses de provisionalidad. Muchas esperanzas despertó desde su interinato, estimuladas por su discurso del 26 de julio de 2007 y otras intervenciones con alusiones a la necesidad de cambios económicos, lo cual denotaba la posibilidad de comenzar la salida de la crisis presente desde hace dos decenios.

Se recuerdan sus promesas de realizar “cambios estructurales y de conceptos”, terminar “las prohibiciones absurdas” y la reiterada disposición a conversar con las autoridades norteamericanas para mejorar el estado de las relaciones. Hasta el momento todo ha sido preterido, mientras los problemas siguen aumentando y la crisis no sólo tiene tintes económicos y sociales, sino que se acrecienta el disgusto de la población por el impactante empeoramiento del nivel de vida.

Ciertamente, el presidente ha tomado algunas medidas laborales como el pago por los resultados del trabajo, la autorización del pluriempleo y la entrega de tierras en usufructo, e incluso en determinado momento se mantuvo una retorica relativamente menos agresiva hacia Estados Unidos. Sin embargo, las medidas económicas tomadas aisladamente y llenas de contradicciones, en un contexto que hacen imposible su funcionamiento, han sido más que insuficientes.

Ahora se plantea racionalizar la enorme cantidad de personal superfluo en los centros de trabajo, lo cual resulta indispensable para la organización laboral del país, pero debe realizarse con medidas complementarias que permitan la ubicación efectiva de la fuerza de trabajo excedente. Por tanto, una medida que podría ser positiva y necesaria para incrementar la mediocre productividad existente y el salario real -el cual hasta el gobierno reconoce insuficiente para vivir- podría traer mayores problemas que beneficios, si es realizada de forma arbitraria como se ha informado oficialmente. En cuanto a las relaciones con Estados Unidos, al parecer los elementos más agresivos dentro del gobierno y el partido comunista, renuentes a perder el pretexto de la confrontación, hacen todo lo posible por obstaculizar los gestos reiterados de buena voluntad de la Administración Obama.

Ahora resulta más evidente la causa por la cual el congreso del partido se pospone indefinidamente y la conferencia augurada para la segunda mitad de 2009 no se realizó. A pesar del secretismo imperante, en ocasiones da la impresión de que Raúl Castro está atrapado en la contradicción de la necesidad de cambios económicos urgentes y la presión proveniente del entorno de Fidel Castro, comprendida la ejercida por el extenso aparato burocrático partidario y gubernamental que se resiste a la destrucción de las viejas estructuras que traban el desarrollo del país, y con ello perder el poder absoluto y los fabulosos privilegios.

Existe la hipótesis de algunos analistas, de que el presidente está esperando una solución biológica para poder enfrentarse a las fuerzas conservadoras con el apoyo de las bases del partido y el pueblo. No obstante, hay que considerar que el deterioro de la sociedad se acelera a ritmo peligroso, y que las reformas serán más complicadas a medida que los problemas se acumulen y lleguen a un punto crítico. Por otra parte, el tiempo y la paciencia de los cubanos, ante las crecientes e imparables penurias, podrían tener un límite.

La Habana, 22 de febrero de 2010.

https://i1.wp.com/www.desdecuba.com/dimas/wp-content/uploads/2009/07/1-oscar-espinosa-chpe-morro-la-habana-08.jpg

Oscar Espinosa Chepe,
Economista y Periodista Independiente.

16
Feb
10

LA CARTA DE NUEVO PAÍS



Fundamentación previa

Cuba se deshace. A la amenaza hacia el legado y las memorias de las generaciones pasadas se une ahora la amenaza a las posibilidades y expectativas de las generaciones futuras. Por una razón: las generaciones presentes agotan sus opciones porque tienen prohibido mirar hacia atrás, para reconstruir nuestros mejores legados y aprender de todas las memorias, y hacia delante para imaginar y trazar los caminos del futuro. Cuando esto sucede, en la confluencia de las crisis del modelo social, del proyecto de nación y del liderazgo político, ha llegado el momento de refundación nacional.

Rehacer Cuba exige refundarla. Una refundación global que ofrezca pilares sólidos de convivencia asentados en dos criterios primordiales: la pluralidad de nuestras identidades, y la consideración del ciudadano como la fuente legítima decisiva para definir los fundamentos y estructura básicos del país, de la sociedad y de la nación.

A lo largo de nuestra historia se ha ignorado que un proyecto nacional perdurable debe responder a su identidad más profunda. Y en Cuba el proyecto para completar la nación solo podrá lograrse, por un lado, integrando plenamente sus diversas pluralidades: culturales, raciales, de orientación sexual, confesionales, religiosas, políticas, de convicciones y electivas —en plena igualdad civil a la hora de conformar la voluntad política del Estado— y, por otro lado, regresando a la idea de que son únicamente válidos y legítimos aquellos principios de organización social, económica y política que puedan ser racionalmente definidos y aceptados, sin coerción, por todos los ciudadanos y ciudadanas. Ello demanda poner en sintonía la identidad política de la nación con su identidad cultural, y devolver la soberanía a todos los ciudadanos y ciudadanas sin distinción. Desde la economía a los deportes, de la educación a nuestra arquitectura moral, las precariedades históricas de Cuba han nacido de esa falta de sintonía.

Hoy es posible reconstruir el itinerario de nuestro proyecto de nación. La maduración de su crisis coincide, afortunadamente, con la maduración del pensamiento de muchos cubanos y cubanas en torno Cuba. Por esto, y solo por esto, no somos una nación en decadencia sino una nación en crisis de crecimiento. Las ideas de lo que Cuba debe y puede ser brotan de las más diversas fuentes y concepciones de vida y, lo que es mejor, ponen en primer plano el resurgir de los ciudadanos y ciudadanas en todos los espacios, niveles y ámbitos: desde los que se afirman en la supervivencia hasta los que lo hacen imaginando un mejor proyecto de vida para sí, su familia y su país. Dentro y fuera de Cuba.

De modo que es la hora de construir la Cuba de los ciudadanos y ciudadanas. Y desde ellos como actores emergentes en todo el mundo. Lo que constituye una oportunidad para conectar directamente, por primera vez en la historia de Cuba, la identidad entre nuestros destinos y la nación sin la interferencia mediadora de las instituciones, los partidos políticos, los grupos de interés, las vanguardias y los mesianismos.

La Carta de Nuevo País —una carta de identidad ciudadana— constituye un eslabón en la amplia cadena de esfuerzos múltiples para colocarnos en el punto de partida de ese nuevo proyecto de nación. Siempre desde nuestra condición única de ciudadanos y ciudadanas, nuestra autodeterminación como tales y el compromiso plural con la nación. De tal manera, con La Carta de Nuevo País estamos comprometiéndonos con Siete principios esenciales que creemos imprescindibles, desde la profunda identidad cultural cubana, como base para reconstruir la legitimidad cívica y política de la nación, y de acuerdo a la vocación de paz que necesitan Cuba y el mundo.

Como ciudadanos y ciudadanas promotores de La Carta reafirmamos así nuestro compromiso con la nación, no con grupos, partidos, movimientos políticos e ideologías específicos que no deben monopolizar el diseño de la Cuba futura —algo que compete a todos los cubanos y cubanas. Por lo que asumimos estos Siete principios buscando un consenso y pacto entre todos, dentro y fuera de Cuba, para un efectivo liderazgo ciudadano en la refundación nacional y en la edificación de un país decente.

Por tanto nosotros, cubanos y cubanas, con pleno derecho a definir y participar en la conformación de nuestros destinos y los de la nación, y respaldados en los Pactos de Derechos Civiles y Políticos; Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, firmados por el gobierno cubano en febrero de 2008, asumimos en conciencia que Cuba, su sociedad y Estado deben fundamentarse en los siguientes:

PRINCIPIOS BÁSICOS

1- Los ciudadanos y ciudadanas constituimos la fuente principal de la soberanía de la nación. Somos quienes definimos, a través de formas diversas de intercambio, las bases y fundamentos de la sociedad y del Estado, y quienes tenemos la responsabilidad principal en la determinación de los destinos del país. En razón de ello, y en vista de nuestra pluralidad de convicciones y estilos de vida, consideramos una necesidad irrenunciable la protección jurídico-política de nuestros derechos individuales.
2- La diversidad y el pluralismo constituyen el fundamento de la cultura, la historia y la identidad cubanas. Ellos determinan, en un sentido básico, los valores, expectativas, decisiones y convicciones de los ciudadanos y ciudadanas. Consideramos, por tanto, que la organización civil de la sociedad cubana debe respaldarse con el legítimo reconocimiento político-jurídico de toda nuestra diversidad y pluralidad sin discriminación.
3- La diversidad de identidades de la cultura cubana ha sido la base del rico pluralismo social, religioso, racial, filosófico, político, de estilos de vida, convicciones y visiones del mundo. También, y de paso, ha sido la base de nuestros orígenes y condición moderna como nación, y de la permanente creación y recreación de minorías de diversa índole. Consideramos, en consecuencia, que todas las identidades plurales de la nación deben definir y contribuir a la formación de la voluntad política del Estado, desde sus propios valores y visiones morales y éticas, sin discriminaciones culturales, políticas o ideológicas, y en igualdad de condiciones debidamente protegidas por la ley.
4- La sociedad del bienestar ha sido la fundamental meta social de la historia cubana. Bajo diferentes formas o denominaciones. Consideramos por ello que Cuba solo podrá disfrutar de un desarrollo sostenible, ecológico y perdurable combinando formas diversas de propiedad que estimulen la creación de riquezas y la memoria productiva de la nación, en un marco de economía de mercado, políticas de equidad distributiva y redes de protección social.
5- La sociedad y nación cubanas deben refundarse alimentando la vocación pacífica oculta en nuestra cultura. En tal sentido, consideramos un objetivo esencial la existencia de cuerpos armados reducidos, y bajo estricto control civil y ciudadano. Del mismo modo, Cuba debe participar activa y permanentemente en los foros por la desmilitarización mundial. Esto será una contribución inestimable a la paz y convivencia pacífica globales.
6- En el siglo XXI, la soberanía territorial de Cuba no coincidirá más con la soberanía ciudadana. La realidad de los cubanos y cubanas viviendo en el exterior probablemente sea algo permanente en el futuro. Consideramos, en congruencia, que todos los cubanos y cubanas que viven fuera del país tienen el derecho a participar en la formación de la voluntad política del Estado, como sucede en casi todas las naciones con emigración.
7- Nuestra condición plural y moderna colocó a Cuba, desde los orígenes, en la senda del ideal republicano. Este, como base identitaria de la cultura política cubana, se basa en los derechos de participación y comunicación política de los ciudadanos y ciudadanas en el marco de una viva controversia de pareceres, diferencias y puntos de vista. Ello significa que nada es perpetuo y definitivo en cuanto a los modelos y fundamentos de la organización social, excepto el procedimiento democrático mismo. Consideramos, consistentemente, que los ciudadanos y ciudadanas tenemos el derecho a la revisión permanente de los fundamentos de la sociedad y del Estado en ejercicio pleno y genuino de nuestra soberanía.

Como cubanos y cubanas nos reconocemos y respaldamos, con nuestras firmas, en estos Siete Principios Básicos para un proyecto de nación auténticamente nacional. E invitamos a todos nuestros compatriotas, dentro y fuera de Cuba, a adherirse a La Carta de Nuevo País. Porque Cuba está en un momento crucial. El futuro, exclusivamente abierto a las tendencias vivas del presente, depende de lo que los ciudadanos y ciudadanas hagamos, ya, con madurez, sentido de pertenencia y responsabilidad; receptivos siempre a la tolerancia ilustrada de nuestra rica diversidad. Porque así es, sin dudas: humana, ética, estética e intelectualmente nos merecemos otras pautas de convivencia que no olviden a nuestros abuelos, y que dejen espacio a los hijos de nuestros hijos que no sabemos quienes serán. Solo, que serán cubanos y cubanas. Dispuestos, quizá como nosotros, a abrigar una mejor ilusión por Cuba.

Dado en La Habana, Cuba, a los 4 días del mes de febrero de 2010


__________________________________________________________________________
Correo electrónico: nuevopais10@gmail.com

16
Feb
10

Declaración sobre Carmelo Bermúdez y la activista Dioreisys Gonzáles

https://i0.wp.com/www.cuba-europa.org/UserFiles/Image/logo%20PAP.jpg

La Habana, 15 de febrero de 2010


En la tarde de hoy, el ejecutivo del partido Arco Progresista fue informado desde Santiago de Cuba, que dos de sus activistas, el Representante para esa provincia, Carmelo Bermúdez y la activista Dioreisys Gonzáles se encontraban detenidos por la seguridad del Estado.

Ellos fueron detenidos cuando se dirigían a la provincia de Guantánamo con el propósito de llevarle ropa y calzado al prisionero Francisco Díaz Echemendía, quien sería liberado en el día de hoy.

Hasta el momento, no hemos tenido  más información sobre esta arbitraria detención a dos destacados activistas de Arco Progresista.

Esperamos la inmediata liberación de ambos compatriotas. Y estaremos informando a todos nuestros amigos en el mundo para que den seguimiento específico a este tipo de práctica usual y violatoria de la Constitución por parte de las autoridades policíacas cubanas.

Manuel Cuesta Morúa

Portavoz

16
Feb
10

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!




febrero 2010
L M X J V S D
    Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728