09
Nov
12

Los venezolanos creadores de la cultura negra venezolana y el segregacionismo del Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes del INE

 
Por: Brunilde I. Palacios Rivas y Antonio José Guevara

“No obstante, el término “negro”, por si mismo, no posee una carga negativa o degradante del sujeto social, por el contrario, sería en el contexto antes descrito donde le fueron atribuidas significaciones negativas y peyorativas sobre la negritud. Por ello se hace necesaria la rigurosa diferenciación entre los contenidos simbólicos, como así mismo, la efectiva y eficiente distinción entre las designaciones del sistema racista, pues sin duda no será lo mismo “negro” que “negreado””.
Por ello debemos ser cautelosos (as) al plantearnos la supresión absoluta del término negro y su sustitución incuestionable por el término afro descendiente, haciéndose necesario reflexionar si nos encontramos frente una diferenciación liberadora o una resignificación excluyente” No me digas negros, dígame afrodescendiente” (aporrea. org)
Esther Pineda (2011). No me digas afro descendiente, llámame negro.

No voy a decir que la razón es la única verdad, aunque es muy engañosa, pero algunas cuestiones hay que verla desde el punto de vista de donde se originan y vuelan desde la apreciación, por ejemplo: Marx no sirve como libros de cabecera para el estudio de nuestra ascendencia africana, porque resulta que este no es el autor más apropiado para hacer este tipo de análisis, ya resulta que dicho pensador, a pesar de vivir su momento de madurez, nunca hizo referencia a la importancia que tuvo el Sistema de la Trata Negrera dentro del desarrollo del Capitalismo Liberal en sus primeras etapas y si se la dio, fue muy banal, donde pareciera no importarle porque asumió una posición de clase. Cuando uno lee los escrito del Capital, pareciera que los negros desaparecieron y dicha postura la encontramos también en los demás escritos. Es decir que para este autor fue poca la importancia que le dio a esos seres humanos convertidos en mercancías, a pesar que su análisis determinista no le dio tiempo para tomar en cuentas otras estructuras.
Por otro lado, en Venezuela el Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes perteneciente o un ala de la Gerencia General de Estadísticas Demográficas del Instituto Nacional de Estadística, conceptualizaron al negro dentro de la pregunta que va para el Censo 2011, (ahora en Septiembre) como “ES TODA PERSONA DE PIEL ´PIGMENTADA, PELO RIZADO, NARIZ ACHATADA Y LABIOS GRUESO. PUEDE TENER PRACTICAS CULTURALES DE ORIGEN AFRICANO, AUN CUANDO NO LAS IDENTIFIQUE COMO TALES ” (TEXTUAL DEL DOCUMENTO CENSAL), mientras al Afro descendiente “ES AQUELLA PERSONA QUE RECONOCE SUS RAICES AFRICANAS CONSIDERANDO SU HISTORIA , GENERACIÓN,. TERRITORIO, CULTURA Y/O RASGOS FISICOS”.
Esto quiere decir, que los mismos que tomaron parte de la tatareada Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial, son los mismo que se encuentran en el referido Subcomité, en el que ya de antemano, hay una postura endoracista, discriminatoria, segregacionista en contra de los venezolanos creadores de la cultura Negra, en vista que ellos se consideran africanos, no venezolanos y dicha posición es muy clara y la dejan ver con énfasis en sus diferentes documentos que publican, como en las posturas que asumen en los diferentes medios de comunicación. Esto quiere decir, que se convirtieron en afro centrista, en el que la postura asumida, no los deja aceptar que es iluso creer que lo europeos llegaron África y se adueñaron de tan vasto territorio, en el que hay que rescatar, que al momento de su llegada, éste era un territorio inhóspito, lleno de animales desconocidos, compuesto de múltiples enfermedades tropicales, etc., además que los desarraigadores se encontraban físicamente en estado deplorable, agotados, desgastados producto de los vaivenes producidos por el desconocimiento y por los efectos producidos, producto de la incipiente tecnología marítima que poseían y que los llevó a llegar al continente Africano en condiciones infrahumanas.
La lógica nos dice que está claro que sin la participación del Sistema Religioso Tribual Africano, dicha expansión no se fuera dado, en donde el jefe tribual jugó una parte importante, puesto que tenía la potestad sobre su territorio (llamado en el derecho contemporáneo jurisdicción especial) y consideraba a sus súbditos como el bodeguero que es dueño de su bodega. Por ello hemos sostenido que ya basta de que la historia siga siendo negada, presentándonos a los europeos solamente como los malos y a los africanos como los buenos y eso se debe a los sesgo históricos y personales que han influido y jugado un papel importante en nuestro desarrollo personal, lo cual ha traído como consecuencia que continuemos viendo la historia de nuestros países desde la óptica africana y no desde la conformación de los distintos bloques que sirvieron de referencia para la conformación de la venezolanidad. Es por ello que hay que desmitificar los diferentes campos del saber y empezar a crear nuevas postura, que nos permitan asumir otros tipo de posturas para poder entender la influencia del que se apropió del mayor poder de fuego simbólico, y de esta manera estaríamos desmitificando los diferentes sistemas de representaciones que el hombre ha hecho del mundo y de sí mismo, porque a medida que progresan en la historia las causas que no son percibidas a través de un vasto sistema de interpretación que las deforman, no vamos a entender el papel que juega la semántica del pensamiento en el desarrollo de la personalidad…, más cuando ésta está internalizado. Es por ello, que hay que aceptar que su debate se hace indispensable y no se puede obviar, porque la historia está allí y el tema no ha tenido el tratamiento adecuado, puesto que la caza de esclavos en África era común (pareciera que ese oficio impío fuera normal entre sus diferentes culturas), se había transformado en una institución donde se cazaban a blanco, negros etc. (el cual se institucionalizaba a nivel internacional a través de los Árabes), lo que quiere decir que era sociedades muy primitivas gobernadas por un sistemas de formas elementales muy precarias, donde prevalecía la imposición del tótem, en base a un sistema de creencia impuesto, donde los jefes eran dueños de la vida de quienes estaban en sus predios por voluntad divina, en donde un jefe se daba (o se da) el cache de tener todas las mujeres que quisieran y un hombre común comprar las que quiera y pagar por ellas un precio (dote) en dinero, producto, propiedades, animales, etc., porque para el sistema no eran humanos (as), si no cosas, piezas de intercambio que pudieran sea cambiadas por otros objetos y por ello no les importó el trato cruel, impío que se le dio (véase el caso de Haití, uno de los más dolorosos y ¿Qué pasó con África?, ¿Dónde está su presencia? ). Situación que es defendida de manera aciaga por lo que se han nucleado alrededor del término “Afro”, a pesar de conocer que en el momento en que llegaron los europeos, el continente africano vivían dentro de un sistema de guerras tribales y representaciones elementales (lo cual fue comprendido inmediatamente por el agresor), en el que sus diferentes campos culturales se caracterizaba por la sistematización de manera fehaciente del oficio impío de la cacería Humana, lo cual aprovecharon los occidentales para imponer determinados patrones con la intención de acumular ventajas en las nuevas tierras conquistadas, como de sus capacidades y potencialidades, lo cuales supieron aprovecha, no importándoles mezclarse con quienes consideraban inferiores (los cuales respondían a una cultura mecánica), llegándose al extremo de echar por tierra su etnicidad y linajes (La dinámica cultural que se dio fue cruel en el que la Transculturización adoptó modalidades que conllevó a imponer elementos culturales que contenía el mayor poder de fuego simbólico, transferidos por el que posee y tiene el control de los mecanismos generadores de insumos).
En este sentido los emporios que han venido a conformar la venezolanidad, poco a poco hemos venido entendiendo las diferentes secuelas que son el producto de ese momento histórico, donde la imposición de sus formas culturales por parte del europeo (…) fue relevante y conllevó a crear una propuesta de acción donde el impactos de estos hechos históricos debe servir de principios y estar ligados a un propósito político que debe comprender el fortalecimiento de nuestro autoestima, con la finalidad de instaurar la convicción de que los esfuerzos colectivos y la participación organizada, se conviertan en la base para la materialización de la república que está naciendo y allí la cultura juega un papel fundamental, ya que es el lugar donde se recrea la unidad simbólica del pueblo, considerada como un valor universal de mucho calibre, compendio de las actividades espirituales y materiales de la sociedad, puesto que es el vehículo más eficaz y legitimo para estimular y enaltecer las posibilidades de expresión del pensamiento y las aspiraciones del hombre en sociedad (por ello, no podemos olvidar que hay que visibilizar la dinámica histórica que trajo como consecuencia el sanguinario e inhumano Sistema de la Trata Negrera, como la presencia o participación de los pueblos o culturas aristocráticas africanas), porque es imposible creer que un grupo de aventureros buscadores de oro y de piedras preciosas que cruzaron mares, en galeras construida con una incipiente tecnología, físicamente agotados y demacrados por la trayectoria, pudieron apropiarse de todo un continente y adueñarse de su patrimonio material y espiritual; lo cual permite deducir que el conquistador supo comprender la ingenuidad del contrario y dentro de ella, los incipientes niveles culturales que habían alcanzado en comparación a la de ellos, como la poca importancia que se le daba a la vida, a los estratos más pobres, papel social que tenían la aristocracia tribal dominante (su carácter inhumano), etc., permitiéndoles ganar tiempo, dividirlos, percibir su diferentes sistema de representaciones, las cuales consideraron extrañas a toda idea de divinidad que el europeo concebía, a las cuales miraron como especulación, maltrato y desprecio, manejándolas a su antojo, porque no se puede negar que hubo una tendencia por parte de las culturas africanas aceptar el nuevo estilo de dominación, como del componente idiosincrático, jurídico e ideológico que esto implicaba, en el que no predominó una dinámica cultural en el cual prevaleciera un libre intercambio de sus elementos interno, ni una lucha que les permitieran crear un bloque histórico como respuesta ante la presión aculturadora.
Por ello sostenemos que el problema del desconocimiento y del aporte fundamental a la producción por parte del “negro venezolano” no es un problema solo del negro, lo es también del mestizo, del indígena, bachaco, blancos, etc. Ése es un problema de clases sociales, no de razas ni exclusivo de los hombres de piel oscura ascendientes de africanos traídos como esclavos a estas tierras americanas y adjetivados como negros, lo cual nos lleva a sostener que de África no salieron africanos sino negros. Por eso la deuda social no es solo con los “negros venezolanos” sino también con los indígenas y con todos los miembros de la clase trabajadora que engrandecieron la cuna de Bolívar…”
Por lo anteriormente sostenido, decimos que es un problema de quienes integran la cultura negra, puesto que la realidad de éstas es diferente al de los otros emporios humanos, porque no se ha podido superar el impacto que tuvo el ser cazado, vendido y traicionados por su propia naturales (algo que no se comprende y que viene a corroborar lo que algunos investigadores en área mantienen, donde a pesar que fueron visibles las crueldades contra los desarraigados africanos, el sistema tribal siguió cazando y vendiendo a sus naturales y que hoy, se quiere de manera ladina (maliciosa) tratar de imponer el adjetivo de “afro descendiente”, sin reconocer que a pesar de la realidad cruel que sufrió, las poblaciones que se caracterizan por poseer una piel negra y morena tuvieran la suficiente capacidad para convertirse en creadores de una cultura propia, innovadora de categorías y argumentos paradigmáticos que no se pueden ver aislados del resto del país, que tiene que verse integrada dentro del aporte que permitió la conformación de la venezolanidad, y en condiciones de igualdad por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en vista que debe comprenderse su situación y su entorno…, del cual depende la perpetuidad de su existencia y reconocimiento en el tiempo, en vista que fueron dejado a la deriva, a su suerte, sin ningún tipo de apoyo, ni representación jurídica que lo protegiera.
Esto representa que África jamás tuvo el interés e iniciativa de reclamar el trato inhumano que se le dio a nuestra ascendencia biológica (no cultural, en vista de la perdida de la geografía espacial y de la creación de una nueva por la intervención de otros factores, en el que no se puede hablar de la presencia de la as centralidad africana, porque se perdió la originaria), porque de un sólo golpe aceptaron con carácter de imperium el sistema impuesto por el extranjero que conllevaba a entregar y convertir a sus originarios en Piezas de Ébanos o mejor dicho en productos que podían ser adquirido por cualquier ciudadano europeo por cualquiera vágatela en cualquiera de las vitrinas de sus poblaciones de origen o en sus provincias), porque no les importaban su situación y es por ello que se pusieron al lado de quienes detentaron el poder porque eran parte del sistema de acumulación que se estaba gestando en el mundo y de la forma tan descarada, como éste fue ganando espacios (véase el papel que jugó la nueva División Internacional del Trabajo) y para ello se necesitaban de insumos que se convirtiera en mercancías y una mano de obra barata que se consolidó a través del Sistema de la Trata Negrera (donde millones de humanos fueron convertidos en mercancías, Piezas de India y productos, a los cuales no se le reconoció su inteligencia, como sus diferentes capacidades, porque eran producto, cosa sin valor, no eran reconocidos por la institucionalidad africana y europea como humanos), lo cual debe explicarse por el carácter que tuvo su expansión y el papel que jugó, la heterogeneidad histórica y sociocultural que se constituyó a través de un constructor ideológico (en el sentido de la falsa conciencia), cuya finalidad sirvió para enmascarar dicha realidad y desentrañar sus condiciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de quienes en África se convirtieron en minorías, en el que se menoscabó el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de sus derechos y libertades.
Por ello, siempre hemos dicho que somos venezolanos creadores de la cultura negra, ya que por encima de nuestras cadenas (impuesto por el Sistema Tribal Africano y Europeo), nuestra ascendencia fue capaz de entender lo que les estaba pasando, puesto que tenían conciencia de la dinámica histórica que estaban viviendo, como de la necesidad de su apropiación, porque se presentaba una oportunidad para ser reconocidos y la supieron aprovechar…, dentro de esa estructura de contradicciones, de explotación, dominación y agresión simbólica que permitió que los constructos para la dominación y la dependencia se impusiera como tipos ideales, los cuales fueron utilizados para la imposición del logo centrismo y el afro centrismo , que los conllevó a negar su estética, construyendo hegemonía frente colectivos de menor impacto. Por lo tanto, no fue fácil nuestra aceptación como poblaciones que nos habíamos convertido en originarios de los incipientes estados nación que se estaban emergiendo en un ambiente donde no se reconocía que éramos el producto de los cambios que se dieron y que vinieron a influir a la nueva estructura social venezolana (aunque se siguió manteniendo los mismos paradigmas que mantenían al estado social europeo), lo cual conllevó a una serie de conflictos que trajeron como consecuencia que la esclavitud se remozara y adquiriera otro carácter, donde las ventajas fueron a favor de los caudillos y de los hacendados (Se abolió la esclavitud, con grandes pérdidas para el estado venezolano y un gran negocio para los caudillos y dueños de haciendas, en vista que los negros quedaron desprovisto de tierra y dineros para su sustento y sobrevivencia, lo cual conllevó a que el vínculo con los hacendados se acentuara, profundizándose el conuco como un sistema de explotación y de neocolonialismo, ya que se impulsó la figura jurídica del arrendamiento, donde la convención no fue a título oneroso para los negros venezolanos), aunque tardíamente se comprendió la importancia estratégica para que se incorporaran a las luchas de independencia que se venían gestando en nuestro país y por ello se promulgó una serie de decretos, leyes en Pro de su abolición y fue en 1854 (con la llegada al poder del General José Gregorio Monagas) que se tuvo garantía de una acción jurídica que puso en vigencia su liberación con la puesta en marcha de una justa indemnización que contribuyó acrecentar las arcas de los hacendados.

Es por ello que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término “afro descendiente”, es antijurídico, intrascendente, anti histórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la República (1811), donde no se explica que se utilice este momento, en el que la Revolución Bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que favorezcan una generación de alternativas que auspicien un sistema que fomente procesos que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación conlleve a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación proactiva que a la vez pose a un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello… la lucha por la descolonización de la memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que la ancestral se perdió, no existe, se transformó y nació otra, puesto que la cultura negra no es producto de lo africano solamente, sino también de lo blanco y lo indígena, en el que ninguna de estas culturas se puede adjudicar su origen, aunque fenotípicamente la pigmentación sea parecida a la africana en algunos casos, pero en otros responden a colores matizados que deja entrever un pelo indigenizado .

PRENSA EL NEGREROS
Un espacio para el desarrollo de las poblaciones negras venezolanas

prensa.elnegrero@hotmail.com

Anuncios

0 Responses to “Los venezolanos creadores de la cultura negra venezolana y el segregacionismo del Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes del INE”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Anuncios
noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: