29
Nov
12

“El régimen militar-militarista”

// photo//

 

Ejercito de Selva venezolano, armado con las nuevas AK103
Foto tomada en Atabapo, Amazonas, Venezuela por “Inmigrante a media jornada”

63º Mensaje histórico

LUEGO DE NO GANAR EL 7-O, EL RÉGIMEN MILITAR-MILITARISTA PRETENDE ARREBATARNOS LA SOBERANÍA POPULAR

Germán Carrera Damas
Escuela de Historia
Facultad de Humanidades y Educación
Universidad Central de Venezuela

Evaluados históricamente los resultados electorales del 7 de octubre de 2012, se advierte que el régimen militar-militarista que despotiza a los venezolanos no obtuvo el respaldo popular que necesitaba para legitimar sus pasados hechos despóticos, legalizar los que comete en el presente y convalidar los que emprende.
La legalidad de los actos despóticos del pasado le fue negada por la imposibilidad de alcanzar, mediante una flagrante combinación de un perverso sistema electoral, el cohecho burocrático, las presiones políticas, la intimidación militar y el fraude procedimental, el anunciado objetivo de DIEZ MILLONES DE VOTOS. La legalidad de los hechos despóticos actuales le fue negada por SEIS MILLONES Y MEDIO DE VOTOS de opositores que, de haber podido expresarse mediante un proceso electoral limpio, habría seguramente sobrepasado, con creces, la meta que se había puesto el régimen militar-militarista. La convalidación de los actos despóticos que emprende tal régimen corre el riesgo de naufragar, chocando con el escollo representado por la obligación constitucional de consultar la Soberanía popular.
El régimen militar-militarista enfrenta el trance de tener que cumplir el mandato de una Constitución que se hizo cortar a la medida, pero que ahora le queda estrecha. De esta manera, el librito que en los primeros tiempos fue esgrimido jaquetonamente, se ha vuelto su tormento. Así ha sido porque tras catorce años de falsear su contenido, ejerciendo una dictadura apenas disfrazada, ocasionalmente, de Ley habilitante -recuérdese que la única elección que ese régimen ha ganado fue la inicial, limpia, realizada en la República liberal democrática-, la oposición republicana democrática no sólo ha resistido y persistido heroicamente sino que no ha parado de crecer y de consolidarse.
Es el momento de proclamar que el curso seguido por el régimen dictatorial militar-militarista ha llegado a un punto crítico. Quienes lo auspician, controlan y dirigen, se percatan de que al no poder dar más de sí, no sólo se pone en riesgo lo logrado sino que sus auspiciadores y cómplices quedan en una situación sin posibilidad de repliegue, pues han incurrido en imprescriptibles delitos de lesa Humanidad y en imperdonables actos de lesa Patria, sobre los cuales se cierne una justicia internacional que tiende a incrementar su eficacia.
De las lecciones que ha dejado el comportamiento de la oposición republicana democrática, en función del 7-O, hay cuando menos tres particularmente notables. En primer lugar, ella formuló una agenda propia y la puso en práctica exitosamente. En segundo lugar, las primarias así lo demostraron al confirmar el cambio fundamental ocurrido en la sociedad política venezolana, consistente en que ya la Democracia no desciende desde la clase política o el gobierno, sino que asciende desde la sociedad. En tercer lugar, que parte substantiva de esa agenda propia consiste en la consolidación del régimen federal, representado por la descentralización político-administrativa; y vigente como muro de contención ante el despotismo centralizador.
Por estas razones, a los cerebros del régimen militar-militarista, nacionales y foráneos, parece haberles alcanzado la lucidez para poner en práctica lo que cualquier mediano aprendiz del arte militar recibe como enseñanza primaria. Consiste en que no se hace frente a una ofensiva retrocediendo sino montando una contraofensiva que logre, cuando menos, frenar si no contener la ofensiva del adversario.
Sigo el ejemplo dado por una combativa y lúcida defensora de la Democracia y la Libertad, llamando la cosa por su nombre: la que está amenazada, esencialmente, es la Soberanía popular, reivindicada y defendida a conciencia de que no se le debe disimular empleando denominaciones escurridizas o cobardonas, tales como voluntad popular. La Soberanía popular es el enemigo a vencer por el régimen militar-militarista; pero contraría ese designio el Código constitucional que él mismo promovió, creyendo poder convertirlo en una suerte de coartada jurídica. Pero ese Código, al persistir como marco constitutivo de la República, se fundamenta, -y lo consolida- en el ejercicio de la Soberanía popular. De allí que el régimen militar-militarista ha llegado al límite en su falsificación de la Democracia. Necesita, por consiguiente, abolir la Soberanía popular y para ello deberá demoler la República. Mas este empeño choca con hechos y circunstancias que, gracias a la firme determinación de la sociedad democrática, ya resultan insuperables. Paso a enunciarlos:
Ha quedado comprobado que las consultas a la Soberanía popular arrojan resultados cuando menos imprevisibles para quienes pretenden desvirtuarla, aun amputándola de sus procedimientos básicos de libertad y respetabilidad electorales.
Por eso se ha venido trabajando en el montaje de una administración pública paralela; que ha desembocado, al igual que la constitucional, en un pantano hecho de desorden, ineficiencia y corrupción del Gobierno central; con la excepción de los islotes de esa administración preservados en lo bastiones de la descentralización político-administrativa.
El régimen militar-militarista se encuentra prisionero de su incapacidad para penetrar y corromper, aun más profunda y extensamente, el tejido social, en la medida requerida para adelantar sus designios de concentración absoluta del Poder público. Olvida o ignora, el régimen militar militarista, que la humillante limosna no genera lealtad; antes bien suscita encono cuando cesa o mengua.
El régimen militar-militarista quiso remediar estas dificultades, con un lastimoso resultado, promoviendo el que concibió como llamado a ser partido único. La Historia enseña que tal cosa fue posible, en sociedades profundamente afectadas por catástrofes sociopolíticas, que buscaron remedio padeciendo regímenes que al menos aportaron, transitoriamente, orden y eficiencia, aunque fuese a costa de las libertades y derechos humanos; pero que, en definitiva, generaron catástrofes aun mayores. Tal sucedió en la Alemania nazi y en la Italia fascista. Tal ocurre en Cuba, cuyo pueblo ha sido condenado por La Casa real de los Castro a un siglo de atraso generalizado y de analfabetismo sociopolítico.
En el caso de Venezuela no se vivía ese cuadro de malestar social; -si bien el desconcierto sociopolítico fue fomentado, torpemente, por una clase política circunstancialmente embotada-; hasta el punto de que hoy es el pueblo venezolano el único hispanoamericano que puede recordar la Democracia, y continuar viviéndola mediante su oposición al despotismo. El régimen que se postuló como llamado a depurar la Democracia liberal, no ha dado prueba alguna de propiciar orden ni eficiencia. Por el contario, ha acentuado hasta lo indecible los que eran déficits reconocidos en estas materias, generados por la expansión de la demanda social despertada y estimulada por el ejercicio genuino y amplio del régimen sociopolítico liberal democrático.

* * * * *
El acto electoral que tendrá lugar el 16 de diciembre plantea la obligación republicana de probar, votando a conciencia, con determinación y superando temores, dudas y aprehensiones, que el régimen militar-militarista no puede ignorar su propia legalidad, sin ahogarse en ella.
Pero al ejercer la Soberanía popular, el ciudadano debe tener claro que el régimen militar-militarista ya tomó previsiones. Ha montado, y busca perfeccionarlo mediante una multitud de candidaturas militares, la estructura formal de un Estado militar-militarista que sea fundamento de un gobierno retardatariamente comunista, ¿a la manera de Khadafi?
La realización de esta vasta operación requiere perfeccionar el control de la sociedad por el régimen militar-militarista. Este ya controla el Gobierno, ejerciéndolo de manera autocrática absoluta; controla el Estado, mediante la supresión de la separación de los Poderes públicos; desvirtúa la formación del Poder público, mediante la manipulación ventajista y fraudulenta de los procesos electorales; degrada la política exterior mediante su formulación y dirección propias de un Soberano absoluto; dispone la represión política, mediante la total subordinación de los cuerpos policiales y de las denominadas fuerzas del orden; genera la indefensión institucional del ciudadano, etc.
Pero ese régimen antirrepublicano y antinacional sabe que, para adelantar sus proyectos antipatrióticos, deberá perfeccionar el control directo de la sociedad, substituyendo del todo el poder local civil por una red de militares, activos y retirados, subordinada directamente al Presidente de la República, quien para ello actúa como dilapidador impune de la riqueza nacional. Para este propósito deberá perfeccionar la red, ya parcialmente montada, mediante la abolición de la descentralización político-administrativa del Poder estadual.
El funcionamiento de esta red de poder militar-militarista permitiría dejar languidecer la administración civil, haciéndola responsable del deterioro de las condiciones socioeconómicas, hasta convertir la República en un cascarón vacío cuyo único signo de perdurabilidad sería la falaz denominación de república bolivariana.
Ante esta perspectiva de negación de la Historia republicana de Venezuela, se agiganta la responsabilidad de los ciudadanos. Todos estamos llamados a defender el fundamento mismo de la República, haciendo valer, el 16 de diciembre, la Soberanía popular, necesaria base ciudadana de la Independencia nacional. Lo haremos persuadidos de que participaremos en un acto de alta responsabilidad ciudadana, dirigido a derrotar la estrategia militar-militarista que pretende burlarse de la autenticidad de la evolución que vive la sociedad venezolana en su larga marcha hacia la Democracia, plena y efectiva, y hacia el disfrute incontestado de la libertad en el ámbito de la Venezuela libre y de los venezolanos, proclamado como programa sociopolítico por los fundadores de nuestra democracia moderna.

* * * * *

Al menos para quienes hemos estudiado la personalidad histórica de Rómulo Betancourt, no resulta del todo sorprendente la amenaza que se cierne sobre los venezolanos. De mi obra Rómulo histórico, de muy próxima aparición, extraigo el siguiente pasaje: …..”el Presidente dirigió al Congreso un mensaje especial, el 25 de marzo de 1962. Se refirió a lo planteado por él en su mensaje anual al Congreso, el doce del mismo mes: …<>…. Una busca restaurar el régimen derrocado el 23 de enero de 1958. La otra, que ….…. (Rómulo Betancourt, Antología política, Vol. VII, pp. 313-315).

Mensajes precedentes: Primer Mensaje histórico: “En defensa de las bases históricas de la conciencia nacional”. 2º Mensaje histórico: “La Larga marcha de la sociedad venezolana hacia la democracia”. 3º Mensaje histórico: “Recordar la democracia”. 4º Mensaje histórico: “¿Zonas de tolerancia de la libertad y guetos de la democracia?”. 5º Mensaje histórico: “El ‘punto de quiebre’ ”. 6º Mensaje histórico: “Entre la independencia y la libertad”. 7º Mensaje histórico: “El discurso de la Revolución”. 8º Mensaje histórico: “¿Reanudación de su curso histórico por las sociedades aborígenes? O ¿hacia dónde llevan a Bolivia?” 9º Mensaje histórico: “Cuando Hugo se bajó del futuro”. 10º Mensaje histórico: “¿La historia hacaído en manos de gente limitada e imaginativa?” 11º Mensaje histórico: “Las falsas salidas del temor”. 12º Mensaje histórico: “¿Hacia dónde quiere ir Venezuela?” 13º Mensaje histórico: “Defender y rescatar lademocracia”. 14º Mensaje histórico: “Sigue la marcha de la sociedad venezolana hacia la democracia”. 15º Mensaje histórico: “En el inicio del 2007: un buen momento para intentar comprender”. 16º Mensaje histórico: “Las historias de Germán Carrera Damas”. 17º Mensaje histórico: “República liberal democrática vs República liberal autocrática”. 18º Mensaje histórico: “Sobre los orígenes y los supuestos históricos ydoctrinarios del militarismo venezolano”. 19º Mensaje histórico: “El vano intento de enterrar el Proyectonacional venezolano”. 20º Mensaje histórico: “Demoler la República”. 21º Mensaje histórico: “La reducción civilizadora socialista de las tribus indígenas”. 22º Mensaje histórico: “Lo que no se puede dar ni quitar”. 23º Mensaje histórico, extraordinario: “Mis razones para decir No”. 24º Mensaje histórico: “La nueva política como intento de burlar la historia”. 25º Mensaje histórico: “Sobre el 23 de Enero de 1958, en elAula Magna de la Universidad Central de Venezuela”. 26º Mensaje histórico: “La presencia activa de Rómulo Betancourt”. 27º Mensaje histórico: “Librarnos del Siglo XIX”. 28º Mensaje histórico: “Repetición del 8º Mensaje histórico”. 29º Mensaje histórico: “Lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos”. 30º Mensaje histórico: “Los ciudadanos pasivos están en vías de extinción”. 31º Mensaje histórico: “La revancha de Fernando VII”. 32º Mensaje histórico: “Las migraciones no controlables”. 33º Mensaje histórico: “El 23-N el régimen militar chocará con el legado de Betancourt”. 34º Mensaje histórico: “La Democracia: un asunto de los pueblos”. 35º Mensaje histórico: “Mi voz de alerta: !La República está amenazada!” 36º Mensaje histórico: …”nada pudre más a una nación“… 37º Mensaje histórico: “El conflictive porvenir de la República”. 38º Mensaje histórico: “El peligro de no saber leer la Historia”. 39º Mensaje histórico: “Sin título”. 40º Mensaje histórico: “En desagravio de la mujer venezolana”. 41º Mensaje histórico: “Yo dialogo, tu no dialogas; soy demócrata, tu no lo eres”. 42º Mensaje histórico: “Evolución histórica de la masculinidad en Venezuela: desde lo históricamente absoluto hacia lo socialmente retado”. 43º Mensaje histórico: “Nos están quitando la República”. 44º Mensaje histórico: “El marco politico de Venezuela en la actualidad. Balance y perspectiva”. 45º Mensaje histórico.”Tenemos doscientos años defendiéndonos del despotismo”… Nota: Estos mensajes, hasta el número 13, fueron recogidos en un pequeño volumen intitulado Recordar la democracia (Mensajeshistóricos y otros textos). Caracas, Editorial Ala de Cuervo, 2006. 46º Mensaje histórico: “ El que no entiende la historia ve solo el cambio”. 47º “Entrevista con Germán Carrera Damas”, realizada por Gloria Bastidas. 48º Mensaje histórico: “? Bicentenario de la Independencia? 49º Mensaje histórico: Aviso a los universitarios venezolanos. 50º Mensaje histórico: La historia que estamos haciendo. 51º Mensaje histórico: Del vencer el temor a las grandes palabras y susconsecuencias. 51º Mensaje histórico: “Del vencer el temor a las grandes palabras y sus consecuencias. 52º Mensaje histórico: “El futuro de la República democrática venezolana está en su pasado histórico.” 53º Mensaje histórico: “Germán Carrera Damas aseguró que el militarismo desmonta el mito de la eficiencia. 54º Mensaje histórico: “?Monarquía, República o abolición selective de la Monarquía? 55º Mensaje histórico: “Sobre limitares y elecciones democráticas”. 56º Mensaje histórico: “Al rescate de la República de Colombia para la historiografía venezolana”. 57º Mensaje histórico: “A propósito de María Corina Presidente”. 58º Mensaje histeorico: “Sobre un capitalismo que aun teme presentarse a si mismo”. 59º Mensaje histórico: “Derrotado por la Democracia, el militarismo arremete contra la República”. 60º Reproducción del artículo intitulado “Por la Fuerza Armada”, publicado en El Nacional, el 12 de junio de 2000. 61º Mensaje histórico: Reiteración del Mensaje histórico Nº 33 “El Legado”. 62º Mensaje histórico: “!El costoso honor de ser venezolano a todo trance!

Anuncios

0 Responses to ““El régimen militar-militarista””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Anuncios
noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: