25
Feb
13

EL MAL HUMOR

 

“Humor de Perros”. Foto: Bambo

 
Algunas veces salimos de nuestros hogares con alegría. Una alegría que quisiéramos transmitirla a los demás y vivir en un mundo feliz, pero en muchas ocasiones nos encontramos con personas tan malhumoradas, que da hasta miedo hablarles porque responden con altanería.
El mal genio es una actitud negativa que causa daño, no sólo a la persona afectada por él, sino a quienes la rodean.
Una sonrisa abre muchas puertas, un rostro en el que se refleja la ira y la amargura, las cierra.
Hay sonrisas hipócritas que, generalmente, van acompañadas de algún interés, sobretodo, económico. Pero son falsas, más que sonrisas son máscaras, como las de los abogados que dicen que “lo que desean es ayudar”, o la del vendedor que quiere, valga la redundancia, vendernos su producto y cuando no lo logran, cambian totalmente de actitud.
Es obvio, que si estamos predispuestos a que las cosas nos van a salir mal, muy probablemente, así saldrán.
Si estamos malhumorados, proyectamos una imagen negativa y no podemos llevarnos bien con los demás y por esa causa, nos ganamos la desconfianza y la antipatía de la gente.
Los malhumorados, por lo general, son personas intratables, hurañas y tercas que no aceptan cambios ni razones.
Estar en el mundo nos exige estar dispuestos al cambio, porque la vida es un continuo movimiento desde el nacimiento hasta la muerte. Somos seres humanos, seres mutables, no estatuas ni robots.
Para vivir en armonía dentro de la sociedad, es necesaria una gran dosis de tolerancia, porque nuestros semejantes son individuos que piensan diferente, que tienen sus propios problemas y anhelos que debemos respetar.
Un buen diálogo está basado en el respeto mutuo y la tolerancia, nunca en el enojo y la terquedad.
La discordia y el odio que existe en el mundo son causados por la intolerancia, por pretender que los demás piensen igual en cuestiones políticas, religiosas y culturales y eso no es posible.
Estar de mal humor nada soluciona, todo lo contrario, incrementa los problemas y dificulta una comunicación coherente y bondadosa con nuestros semejantes.
El mal humor mata al amor, destruye hogares, amistades, relaciones personales y comerciales y lo peor, nos deja solos, porque nadie quiere tener contacto con una persona malgeniada.
El dinero y el malhumor son una pésima combinación, toda vez que si un malhumorado tiene riquezas, se convierte en un tirano con sus subalternos. Cuanto más dinero, más egoísmo para acumular poder, y cuanto más grande es el ego, más grandes son los deseos de imponer su voluntad y abusar de los subalternos.
Si las personas meditaran acerca de la brevedad de la vida y tuvieran en cuenta que la muerte no hace diferencia entre pobres y ricos, quizás así se percataran de que la riqueza más grande radica en la paz interior.
El mal humor es consecuencia del pesimismo y la frustración, por la desdicha de no estar conformes consigo mismos, por querer ser lo que no se es.
Pero podemos cambiar, si lo deseamos. Nadie nace con mal genio. Este es un defecto que se desarrolla por la intolerancia, por esperar que los demás piensen y actúen como nosotros queremos. Podemos cambiar, pero para que eso ocurra, necesitamos atrevernos a ser lo que somos y dejar que los demás sean como son.
La vida es breve, vale la pena meditar todos los días, y en vez de mostrar un rostro lleno de amargura y frustración, regalar una sonrisa.
Es bueno recordar que el buen humor es el mejor tratamiento para una prolongada juventud.
José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net
305-330-4355

Anuncios

1 Response to “EL MAL HUMOR”


  1. 1 Elsa M. Rodriguez
    25 febrero, 2013 en 19:20

    Amigo Burgos, es cierto que el mal humor es una tarjeta de presentación que dice muy poco del que la porta. Y aunque algunas veces es cierto que ese mal humor es producto de nuestra falta de aceptación del medio que nos rodea, también hay que aceptar que muchas veces aunque queramos hay quienes puede que con unsa sonrisa y hasta con muy buenas palabras nos ofendan de tal manera que la única salida es el mal humor, aunque sea peor. No es fácil ponerle buena cara a todo. Tendríamos que ser como el hijo de Dios, que ante la maldad puso su bondad. No todos somos así, como afortunadamente no todos somos los que ofrecemos una sonrisa falsa que es la que lastima más.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


febrero 2013
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

A %d blogueros les gusta esto: