15
Mar
13

Populismo

Zapatista. Foto: Galería de wallygrom

Por Mario Héctor Rivera Ortiz
México DF, 14 de marzo de 2013
I/II
El populismo fue en su origen una ideología y un movimiento social del campesinado y de la intelectualidad democrática rusa. Sus ideólogos fueron los llamados raznochinetz[1]. Lenin veía el contenido real de esta corriente como un síntoma de la lucha de los campesinos en contra de los terratenientes. La historia del populismo es larga. Cronológicamente fue algo que surge antes de la etapa de las revoluciones proletarias. En México tuvo su auge armado en la revolución de 1910 y ahora reaparece en la producción ideológica de la intelligentsia universitaria con el nombre de Teoría Crítica Renovada (TCR) y, en el movimiento social es encabezado por el EZLN y algunos partidos políticos populares de izquierda.
En su origen, el populismo amalgamaba la revolución campesina y el socialismo utópico, con el apoyo de los pequeños productores y la comuna campesina. Creció y se desarrolló en la lucha contra los terratenientes, y sus guardias blancas y ahora se ha complementado con algunos elementos ideológicos del llamado socialismo democrático. El viejo populismo se escindió en dos corrientes, el nuevo socialismo obrero y el populismo liberal pequeñoburgués.

La idea medular del populismo antiguo y posmoderno es el concepto genérico de “pueblo” con el cual se trata de suplantar el papel protagónico del proletariado en las luchas sociales de la modernidad. En otras palabras el populismo iguala dentro de él a los campesinos, los indígenas, los pequeños propietarios, los productores individuales, los intelectuales democráticos, los eclesiásticos, el lumpenproletariado y demás sectores sociales “pobres”. Más todavía, proponiéndoselo o no encubre las contradicciones existentes entre los vendedores de fuerza de trabajo y el resto de la población con un criterio formal y de casta, olvidando que la pobreza no es el único criterio para definir el papel de la clase y con ello negar las tesis centrales de la teoría marxista-leninista.

De esos viejos supuestos ideológicos se derivó la creencia de que “el pueblo” a partir del régimen comunal es capaz de lograr un mundo diferente a partir de la obshina[2], como sostenía el filósofo crítico ruso, Nikolas Chernishevski, en 1864.

Ahora bien, el neopopulismo del siglo XXI en México reviste dos variantes principales: la forma indígena revolucionaria y la forma pequeñoburguesa reformista de las grandes urbes. Ejemplo de la primera es el movimiento zapatista del sureste mexicano y ejemplo de la segunda, los partidos políticos populares de “izquierda” que han nacido y se han desarrollado a la sombra de caudillos como Andrés Manuel López Obrador.

En Chiapas se explica este fenómeno por la coexistencia de una gran masa de campesinos e indígenas oprimidos y una casta de terratenientes opresores, sectores ambos inmersos en un contexto histórico de antiguas reminiscencias: la hacienda aristocrática, el tribalismo, la fuerte presencia religiosa y la ausencia casi total de la clase obrera.

El neopopulismo urbano surge, en cambio, en un ámbito en el que priva la presencia de una masa pequeñoburguesa que recién perdió el abrigo del Estado de bienestar y fue golpeada brutalmente por el desilusionante desplome de los Estados socialistas y el repliegue universal del movimiento obrero. Esta forma de populismo goza, además, de un fuerte apoyo de la prensa liberal progress. Tal escenario no impide que los Estados burgueses apliquen en la práctica una política racista contra las minorías indígenas, sea tzotzil, tojolabal, yupka, lacandona, taraumara, cora, huichola y demás.

En América Latina existen inclusive ejemplos de populismo dentro de los movimientos bolivarianos “pluriculturales” y en el lópezobradorismo mexicano. A este respecto, el difunto presidente Hugo Chávez declaró en el año de 2009 que él no creía en “los postulados dogmáticos de la revolución marxista” y que tampoco “aceptaba que vivamos en un periodo de revoluciones proletarias”.[3] Indudablemente un factor que impulsa al populismo actual en esta región se localiza en las políticas anti-indigenistas de algunos Estados “uniculturales” y “pluriculturales”, afortunadamente también existen movimientos y partidos revolucionarios marxista-leninistas como son las FARC-EP y varios partidos políticos.

Ciertamente, el campo de la cultura política mexicana y mundial siempre ha sido terreno de choque y disputa entre el marxismo-leninismo y las teorías que le son hostiles como la “Teoría Crítica Renovada”, cuyos representantes para abrir boca empiezan tildando a toda opinión marxista como “dogmática”, “neandertaliana”, “panfletaria”, “cavernaria”, etc. Nosotros, intentando una parodia de sus rollos, con el mismo derecho a descalificar, podríamos situar a los populistas y a sus teóricos en la Edad de los Infusorios o tratarlos como lo hizo Nikolai Bujarin: “son unos dogmáticos anticuados…” “Tienen más emociones que inteligencia…” “Son necios sentimentales”… “No se aguanta su incienso de curas”, etc.[4] Pensamos, sin embargo, que con ese tipo de expresiones y mucho menos con el lenguaje racista de los terratenientes, se puede avanzar en una polémica seria y constructiva.

Ahora bien, no por ser el populismo de ayer y de hoy -movimiento e ideología-, una forma arcaica y superada del pensamiento y la acción política, desde la memorable crítica que G. V. Plejanov y V.I. Lenin, dejan de mostrar algunos aspectos positivos dignos de la más respetuosa consideración. Proseguimos.

[1] Raznochinets, intelectuales que no provenían de la aristocracia zarista y que a fines del siglo XIX vestían, debajo de la chaqueta, una camisa folclórica con cuello alto y abotonado a un lado.

[2] Obshina. Término con el que se designaba la asociación de campesinos unidos por lazos territoriales y familiares, propietarios colectivos de la tierra.

[3] La Jornada, 10 de marzo de 2013, citado en el artículo del articulista liberal Tariq Ali: Hugo Chávez y yo.

[4] Nikolai Bujarin, Cómo empezó todo, Editorial pre-textos, 2007, p. 309.


0 Responses to “Populismo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


marzo 2013
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses


A %d blogueros les gusta esto: