Archivo para 1/11/13

01
Nov
13

MANIPULACIÓN MENTAL

photo

La magia haciendo manipulación.

La manipulación mental tiene como objetivo distorsionar la verdad a fin de obtener beneficios personales.

Este tipo de manipulación mental, algunas veces va acompañada de intimidación, como por ejemplo, las tácticas que utilizan algunos individuos para que otros hagan o actúen de determinada manera, so pena de ser sancionados.

Esta práctica puede comenzar a ser utilizada con los niños. Una de las más empleadas para que realicen alguna tarea o se comporten de cierta manera, es cuando les dicen que si se actúa bien, El Niño Dios, Los Reyes Magos o Papá Noel les traerán lindos regalos en Navidad. Esta, naturalmente, es una manipulación menor, que no causa daño y que incluye una mentira blanca, pero una mentira, al fin y al cabo.

Una manipulación más grave se presenta cuando un líder político expone una versión distorsionada de la realidad para inducir al pueblo a determinado comportamiento y apela a argumentos como, por ejemplo, culpar a los inmigrantes de los problemas económicos del país.

El manipulador, a través de diversas técnicas, logra influir en las emociones y pensamientos de muchas personas.

El llamado ”lavado de cerebro” que se presenta en diferentes ámbitos, entre otros, los políticos y religiosos, comienza a partir de la manipulación.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

LOS VICIOS

“No vicio”. Foto: JACK TWO

Los vicios son la consecuencia de los malos hábitos que degenera a los seres humanos y los envilece.

Aristóteles, en el libro que le dedicó a su hijo Nicómaco -Moral a Nicómaco- dice que el vicio es lo opuesto a la virtud y explica que se puede pecar por exceso o por defecto.

Por ejemplo, el glotón peca por exceso, porque come demasiado, en tanto que el anoréxico peca por defecto, porque no come lo necesario.

La virtud, según Aristóteles, radica en el justo medio.

Los vicios son más comunes por hábitos de exceso. Los alcohólicos consumen licores que los lleva a la ruina; los drogadictos, narcóticos que degradan y entorpecen; los fumadores, tabaco que pone en riesgo sus vidas porque pueden terminar enfermos del terrorífico cáncer.

Si nos mantenemos alejados de los vicios, seremos más fuertes y saludables y podremos disfrutar la vida sanamente y con alegría.

Para lograrlo, solamente necesitamos un poco de fuerza de voluntad y mucho carácter.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

El repudio entre seres humanos

Alto a la Xenofobia.Foto; Bren

La xenofobia, es la aversión, el odio, el fastidio y la hostilidad hacia otros seres humanos por considerarlos inferiores debido a su origen étnico, su nacionalidad, o sus creencias religiosas, sin importar que tan inteligentes o bondadosos sean.

Las personas que sin motivo alguno, desprecian a otras son, por lo general, individuos con un ego inflado que los hace distorsionar la realidad al sobrevalorar su propia raza, cultura y tradiciones sobre todas las demás.

Hay muchas personas que no odian a muerte a los demás por pertenecer a otra raza, ideas políticas o religión y aseguran que aman a toda la humanidad, pero esto, en el fondo, es falso porque, aunque no albergan el rechazo y odio que sienten los xenofóbicos, en mayor o menor grado, discriminan sin odiar. Es que todos, aunque lo neguemos, de una u otra forma, discriminamos.

A muy pocos latinoamericanos o de cualquier nacionalidad que sean de piel blanca, les agrada la idea de que un hijo (o una hija) se case con una persona de la raza negra, como tampoco que lo hagan con alguien que pertenezca a otra religión o con un ateo. Tampoco ven con buenos ojos que se relacionen con personas de un estrato social más bajo. Esto es discriminación, pero no xenofobia.

A muy pocos estadounidenses, canadienses, europeos o australianos blancos, les llama la atención residir en un vecindario de negros, de asiáticos o de hispanoamericanos, así estos últimos también sean de la raza blanca.

Algunos dicen amar a toda la humanidad, hasta que se les cruza un asiático en su camino, o un negro se pasa a vivir al mismo vecindario, o peor aún, al mismo edificio.

Los supermercados de los chinos venden porque a la gente le conviene comprarles, pero la mayoría en el fondo piensa que son sucios, que no los entienden y que, además, comen ratas y animales raros.

Muchos miembros de religiones son tan sectarios, que se mantienen totalmente aislados de otros grupos y no admiten relaciones con quienes piensen diferente, ya que éste es el comportamiento que les ha sido inculcado desde su niñez.

Los judíos han sido perseguidos desde el principio de los tiempos y todavía existe discriminación hacia ellos, aunque no lo parezca. Durante la Segunda Guerra Mundial fueron exterminados millones de personas solamente por el hecho de ser judíos.

El holocausto fue algo que todavía hoy nos avergüenza casi a todos como seres humanos, que no sólo fue cometido por el ansia de poder de una sola persona sino que contó con la colaboración de muchos que se habían convencido que eran de una raza superior y sentían un profundo odio hacia otras.

La igualdad de oportunidades para todos, cualquiera sea su raza, religión, color de piel, cultura y tradición, debe ser un factor determinante para el progreso en un mundo día a día más globalizado en el cual existe una gran diversidad de criterios.

Existen poderosas empresas muy selectivas que veladamente discriminan porque desean destacarse sobre otras, en todos los campos, incluyendo la presentación física de sus empleados.

Está bien que conservemos nuestras raíces y tradiciones, pero sin odiar a otros seres humanos porque pertenecen a otra raza, a otra religión, a un partido político opuesto o porque, sencillamente, piensan diferente.

Es muy importante respetar las ideas políticas, las creencias religiosas y las costumbres de los demás, para que las nuestras también lo sean, y poder aspirar a vivir en un mundo más armonioso y ameno.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

LA INGRATITUD

Foto: Brindavoine 2002

De acuerdo a diferentes diccionarios de la lengua castellana, la ingratitud es ”el olvido o desprecio de los beneficios recibidos”. Además, se podría agregar, que es un sentimiento desagradable, cruel y despreciable.

Muchas veces, escritores, artistas y deportistas, políticos y militares, reciben reconocimiento, condecoraciones y hasta estímulos económicos, que ni siquiera necesitan.

Pero, por desgracia, no ocurre lo mismo con los trabajadores indocumentados que día a día trabajan duro y largas jornadas produciendo riqueza. Para estos abnegados héroes anónimos, que no matan, que no roban, ni causan daño a nadie, pero que también pagan impuestos, no pocas veces el pago a su sacrificio es la ingratitud, la humillación y el desprecio, y no sólo por parte de sus patrones, también por parte de ciudadanos legales que nunca han trabajado en verano bajo un ardiente sol en labores agrícolas, lavando baños, o techando casas.

Pero la ingratitud no sólo está presente en injusticias laborales. También ocurre entre familiares -que es la que más duele- y amigos, o mejor, ex-amigos, que olvidan muy pronto los favores recibidos.

Cuando alguien atraviesa por momentos críticos, se convierte en un ser dócil y lleno de buenas intenciones, pero cuando los soluciona, gracias a una mano amiga. olvida el favor y el amigo.

La maldad es el rugido de un león, que asusta; la ingratitud es el veneno de una serpiente, que mata.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

Dependencia de los hijos es acto de primera necesidad, no de amor

Jaume Soler y María Mercè Conangla, creadores del Instituto de Ecología Emocional.

* Jaume Soler y María Mercè Conangla llegaron a México para dar a conocer los conceptos básicos de la Ecología Emocional

El amor no existe, se construye a partir de una relación de respeto a la individualidad entre las parejas, de tal forma que “si yo soy yo y tú eres tú, podamos construir un nosotros” que vaya más allá del simple estar con otro y así evitar la basura emocional, incluso con los hijos, que culminen en actos de amor y no de primera necesidad.

Jaume Soler y María Mercè Conangla, creadores del modelo de desarrollo humano Ecología Emocional, ofrecieron en entrevista los primeros conceptos que trabajan desde 2003, el cual desarrollan a través de 18 libros y el entrenamiento a través del Instituto de Ecología Emocional.

Los visitantes españoles afirmaron que existe “gente que sabe por qué viven con una persona, pero no saben para qué, desconocen el sentido”, de esa unión, lo que a la larga terminará con la relación.

“El territorio, el espacio en que habitamos puede condicionar nuestro crecimiento personal, por eso hay personas que dicen ‘yo me siento asfixiada, qué hago en esta relación, yo no puedo crecer ahí’ y entonces saltan y cambian de pecera. Porque nuestra obligación como ser humano es crecer como personas, con o sin pareja”, destacaron en entrevista radiofónica.

El fenómeno se advierte por la cantidad de divorcios o parejas separadas, pero se acentúa más cuando los hijos se van. Existen quienes le dejan el sentido de su propia responsabilidad a sus hijos y cuando estos se van, quedan con el otro como dos extraños.

“Eso lo tratamos al final de uno de nuestros libros que se llama ‘Ámame para que me pueda ir´; tratamos esta posible crisis que surge en muchas parejas cuando los hijos se van de casa. Quedas tú con el otro, después de tantos de estar criando y educando a los hijos, y te quedas con esa sensación de extrañeza y bueno ¿esta persona quién es? ¿y ahora qué?”, afirmó María Mercè Conangla.

“No me refiero a que sea un error vivir para tus hijos, simplemente que sólo viven para los hijos; esto es una frase muy común, eso de ‘que mi hijo le dio sentido a mi vida’. Entonces, antes de que hubiera hijos estabas frito… no, entonces tienes un problema serio”.

Pero, además, agregó Conangla, cargas al hijo con una responsabilidad enorme, porque “si yo le digo a mi hijo gracias a ti o tú das sentido a mi vida, el hijo igual si tiene dos dedos de frente se pondrá a temblar porque dirá, pues que va a pasar aquí cuando yo me largue o tiene tanto miedo a una responsabilidad tan grande que dice, me voy a quedar porque sería irresponsable que mi mamá o mi papá acaben su vida; entonces esto es una mala jugada para los hijos”.

A los hijos deberíamos decirles “te quiero muchísimo, y como te amo tanto, te quiero libre, te quiero autónomo, te quiero capaz y valiente de irte a vivir tu vida, la tuya, no la que yo quisiera para ti, y si te vas estaré encantado de que la vayas a vivir y te echaré en falta, pero lo entenderé”.

Expresó Conangla que en el Instituto de Ecología Emocional “estamos hablando constantemente de crear relaciones de amor libres de dependencia, lo contrario, no son relaciones de amor, sino actos de primera necesidad”.

Así que varias de las premisas para generar relaciones libres de dependencia parten del propio individuo. “Ayúdate a ti mismo y encontrarás quien te ayude. Esta es la base, empezar con nosotros mismos”, destacó Jaume Soler.

Y recuerda que “de la pareja lo peor no son las discusiones, es el bostezo”. Así que en la construcción del amor “sufres, pero es mejor sufrir que enfermar como dijo Freud”.

Por esto mismo, uno de los consejos más importantes para generar una ecología emocional en el individuo como pareja es “no ir a dormir sin estar en paz; si no estás en paz con la persona que amas, con las personas que amas. Esto es muy importante en la vida porque luego las personas construimos muros, en lugar de tender puentes”.

-o0o-

Los creadores del Modelo de Desarrollo Humano Ecología Emocional estarán en México hasta el 12 de agosto para impartir el training dirigido para Profesionales Formadores, Educadores, Capacitadores, Facilitadores y Consultores, que se realizará con un entrenamiento de 80 horas presenciales de formación intensiva, que se desarrollará en la Unidad de Seminarios “Dr. Ignacio Chávez”, de la Universidad Nacional Autónoma de México.
.

-o0o-

El Instituto de Ecología Emocional, con sede en Barcelona, España, cuenta con 16 años de trabajo al servicio de las personas y es abanderado y referente en Crecimiento Personal y el desarrollo emocional humano. Tiene como marco de pensamiento las propuestas de la ecología emocional y como misión, darlas a conocer, desplegarlas y aplicarlas en las diferentes áreas de la vida y en la mejora de todo tipo de organizaciones.

-o0o-

México, D. F., a 17 de julio de 2013

CONTACTO: Renato Consuegra
Difunet (difunet@gmail.com)
04455-3578-0345;
5521-4229
Nextel: 1043-4492
ID: 72*14*5774

01
Nov
13

Miedo a la vejez y a la muerte

Foto: Jordi Puig

El miedo a la muerte afecta a miles de millones en el mundo. Unos temen a la agonía y otros al más allá, al viaje hacia lo desconocido.

El temor persistente, anormal e injustificado a envejecer se denomina gerascofobia.

Muchas personas intentan detener el proceso normal del envejecimiento recurriendo a diferentes métodos, se tiñen el cabello, usan costosas cremas y se someten a cirugías plásticas con el riesgo de quedar peor que antes.

El temor extremo al envejecimiento o gerascofobia acarrea mucha infelicidad a quienes la padecen. Esta fobia ha sido estudiada a partir de mediados del siglo pasado, cuando profesionales de la salud se percataron de la angustia expresada por algunos pacientes ante la inaplazable llegada a esta etapa que marca la proximidad a la muerte.

En el terror a envejecer influyen varios factores, como por ejemplo, no haber alcanzado determinados objetivos y sentir que el tiempo transcurre implacablemente.

Pero también quienes tuvieron una apariencia física destacada y fueron exitosas, sienten una gran pesadumbre ser conscientes de que todo se derrumba y se aproxima el final de la existencia.

Dante Alighieri dijo: “No hay dolor más grande que recordar el tiempo feliz en el infortunio”.

No se puede negar que vivimos en una era en la que prevalecen la juventud y los atributos físicos y en la que nadie quiere siquiera imaginar que va a envejecer y que si se tiene el privilegio de vivir muchos años, la condición es el envejecimiento que conlleva al deterioro físico y mental. Por lo tanto, esta condición debería ser aceptada con valentía, amor y dignidad.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

NUESTRO UNIVERSO

Universo: Foto: Nacho

¿Cuantas personas habitan en nuestro planeta tierra? ¿Siete mil millones? ¿Quizás ocho mil millones?

Qué número será mayor, ¿La cantidad de personas en el mundo o la cantidad de estrellas en el universo?

No se puede comparar, la cantidad de estrellas -que en realidad son soles, muchos de ellos más grandes que el nuestro-, es muchísimo más alta que la de los habitantes que hay en el mundo. Es más, el número de estrellas que hay en el espacio, supera el acumulado de personas que han vivido en el planeta desde que existe el hombre.

Tan solo una parte de las estrellas que alcanzamos a ver se encuentran en la Vía Láctea. Es más, hasta hace menos de cien años se creía que la nuestra era la única galaxia que existía. Sin embargo, los científicos actuales, ayudados por modernos observatorios con sus precisos y potentes telescopios, han demostrado que existen al menos cincuenta millones de galaxias, no cincuenta millones de estrellas sino de galaxias, dentro de las cuales hay millones de sistemas solares.

Pero no fue la colosal cantidad de galaxias lo que impactó a los científicos, sino el hecho de que todas estén en continuo movimiento.

Si la tierra es como un grano de arena del desierto ante la inmensidad del universo, ¿Qué es un hombre?

Tanta ambición de poder, tanta ambición de riquezas para saber que al final de nuestra corta existencia, nada nos llevaremos. Todo lo que creemos poseer se queda aquí, en este minúsculo planeta llamado Tierra

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

01
Nov
13

EL MIEDO AL INFIERNO

Detalle del lienzo “Las penas del infierno”, siglo XVIII. Pinacoteca de La Profesa, Ciudad de México. Foto: Alejandro Hernández García

La sola palabra infierno, llena de pánico a muchas personas que por este miedo incontrolable, sufren, se obsesionan, lloran y rezan para lograr el perdón de sus pecados.

La simple idea de pensar en ser condenados al fuego eterno sin la menor oportunidad de que algún día les sea levantado el castigo, les aterroriza.

Es que desde la más tierna edad, los adultos enseñan a los niños que hay un lugar bellísimo donde todo es dicha que se llama cielo y que allá irán las personas que se han portado bien en este mundo, pero que hay otro terrible, lleno de tormentos y llamas, donde irán para siempre los que se han portado mal.

Tanto los padres como otras personas les han metido en la cabeza a los niños estas ideas que en nada les hace bien, pues en lugar de miedo, deberían inculcarles amor incondicional a Dios y al prójimo.

El infierno es descrito como un lugar lleno de tribulaciones y de espantosos dolores gobernado por Satanás y sus demonios, donde los pecadores son quemados y torturados eternamente sin piedad por sus errores, o pecados.

Cuando el miedo al infierno se convierte en obsesión, recibe el nombre de hadefobia. Esta fobia se origina porque muchísimas personas creen en la existencia del infierno.

Cuando una persona centra sus pensamientos en el más allá, corre el peligro de obsesionarse y si siente la angustia de que ha cometido un error grave -pecado mortal-, se mortifica pensando en su posible condena al lago de fuego del que no es posible salir.

De acuerdo a especialistas, los síntomas de la hadefobia incluyen incontrolables ataques de pánico, tensión nerviosa, náuseas, insomnio y mal humor.

Un indicio de que alguien padece de hadefobia, es un excesivo fanatismo religioso y ansias constantes de rezar porque piensan que así podrán tener la posibilidad de ser absueltos y ganar la gloria eterna.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net




noviembre 2013
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Meses