Archivo para 19/11/13

19
Nov
13

LAS AGUAS FÉRTILES DE LA LIBERTAD

Lenin

París, 16 de agosto de 2013.

Querida Ofelia:

Te envío un interesante artículo de nuestro amigo poeta disidente cubano Yndamiro Restano. Como suele hacerlo, él sigue aportando ideas sobre el futuro de nuestra Cuba.

“El marxismo-leninismo como guía para la acción política padece una contradicción insalvable: su esencia antinacionalista. No se puede crear una nación o fortalecerla desde la lucha de clases, que precisamente divide las naciones y las destruye porque es una dinámica que emerge del espíritu de ruina. Por el contrario, la socialdemocracia y su concepción central de la colaboración de clases si hace posible un modelo de sociedad, que asentado en el amor patrio, al mismo tiempo resuelva de alguna manera las bolsas de miseria, que va dejando a su paso el capitalismo puro, sin sentido social.

Después que en la Primera Internacional, Bakunin detectó la esencia autoritaria del proyecto marxista, la izquierda democrática siguió intentando crear una formula humana capaz de guiar a la humanidad en la construcción de un mundo más libre y por tanto más justo. Ya en tiempos de la Primera Guerra mundial la Segunda Internacional sufre un cisma a causa del patriotismo de los socialdemócratas, que no aceptan la visión clasista de la guerra y priorizan sus naciones en contra de la tesis utópica de los marxistas leninistas, que apuestan por un universalismo abstracto.

En fin, el marxismo-leninismo y su república obrera universal es una utopía, que como tal tiene que ser instaurada mediante la represión y el genocidio. En fin es una cañona contra la burguesía. La Unión Soviética después de 50 años de dictadura burocrática, volvió a ser Rusia. Pensar que se puede imponer una ideología utópica a una sociedad por encima de su identidad nacional es un dislate. Los Estados Unidos constantemente apelan a sus fundadores y mantienen vigentes su base nacionalista original. La luz crepuscular de los dogmas no puede apagar por mucho tiempo la luz cenital de la vida. Nadie puede conocer completamente lo que no ha creado. Nos pasa con el universo. Pues, así también ocurre con las naciones. Los fundadores de los grandes países occidentales siempre se mantienen inamovibles en sus respectivos tronos. Sobrevienen románticos y realistas, pero Francia, por ejemplo, la Francia esencial, continúa siendo la base de cualquier proyecto.

En el caso cubano, es inminente transitar del fracasado comunismo totalitario producto del dogmatismo a una socialdemocracia nacionalista, que tenga como base a nuestros padres fundadores. Nadie puede conocer mejor el alma de Cuba, que José Agustín Caballero, Félix Varela y José Martí. Ellos conocen a fondo el alma de Cuba porque la crearon. Los falsos profetas enarbolan con astucia la superficie y hacen creer a los pueblos, por un tiempo, por supuesto, que la superficie es el fondo. Obviamente, al final dejan las naciones secas porque la savia viene de las verdaderas profundidades de la vida. Cuando se confunde la superficie con la profundidad, el espíritu de ruina se apodera de la nación. Cuba necesita volver a sus padres fundadores para que nuestro pueblo viva el impulso vital creativo. Son dos pulsiones que mueven a los seres humanos la ruina y el impulse creativa vital. No niego que es importante investigar las leyes de la historia, pero después que hayamos trascendido la superficie aterrorizante de los dogmas y encontremos los manantiales cristalinos y deslumbrantes de la profundidad, donde nace la sinfonía persistente de las aguas fértiles de la libertad. No dejemos que el tiempo nos devore ». Yndamiro Restano

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

.Félix José Hernández, frente al mausoleo de Lenin en la Plaza Roja de Moscú, fingiendo reverenciar al "lider de la revolución mundial"..

Félix José Hernández, frente al mausoleo de Lenin en la Plaza Roja de Moscú, fingiendo reverenciar al “lider de la revolución mundial”.

19
Nov
13

LA VIDA ES…

Arbol mexicano de la vida. Foto: Angélica Portales

 

 

La vida es una mezcla de momentos felices e infelices, siendo estos últimos la mayoría.
No es fácil tener que someternos como robots, a cumplir un horario estricto de trabajo, a veces, con un jefe injusto y compañeros intrigantes para al final de la jornada laboral salir presurosos a una jungla repleta de vehículos inmóviles o que avanzan muy lentamente. Pero es parte de la rutina diaria en un mundo lleno de angustia y escasa tranquilidad.
A veces parece que la vida fuera una perenne, desigual, e injusta carrera en la que el más fuerte se aprovecha del más débil ante la indiferencia de los poderosos. Una carrera donde triunfa la corrupción sobre la honestidad.
La vida parece una bacanal a la que todos asisten con el único fin de beber, embriagarse y sobornar.
La existencia humana se asimila a un carnaval de millones de seres humanos con caretas, que hablan idiomas diferentes y caminan presurosos hacia un destino desconocido en un mundo de sonrisas que se borran y de lágrimas que se secan.
En pocas palabras, la vida es un sendero sembrado de rosas con muchas espinas que invariablemente conduce hacia la muerte.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

19
Nov
13

LA EVASIÓN DE RESPONSABILIDADES

México, Huixquilucan, Estado de México, 24 de mayo del 2012, el entonces Presidente Felipe Calderón durante la Ceremonia de entrega de Premios CLARES a la responsabilidad social 2012. Foto:  Gobierno Federal Mexicano.

La evasión de responsabilidades es uno de los recursos que los seres humanos utilizamos con mayor frecuencia.

Buscamos múltiples pretextos para ello, no obstante, ninguno tiene el peso suficiente para darle validez a nuestra falta de responsabilidad.

Evadimos simple y llanamente porque no queremos hacernos responsables de nuestras obligaciones, porque frecuentemente nos preguntamos: ¿Por qué si no lo hacen otros, he de ser yo quien lo haga?

Este mal hábito, sinónimo de irresponsabilidad, se ha hecho muy común dentro de la sociedad y no nos percatamos de que, sin darnos cuenta, alteramos el compendio de valores de convivencia, pues ante la desidia generalizada, nos acostumbramos a incumplir nuestros compromisos y todos, de algún modo, tenemos que pagar las consecuencias por dejar a un lado las responsabilidades.

Incumplen los ciudadanos, las autoridades, los jueces, los maestros, los alumnos y todo se perturba, pues debido a la irresponsabilidad generalizada, el resultado es el caos en la coexistencia de los ciudadanos.

El miedo a asumir responsabilidades y retos, nos convierte en personas negligentes y este temor se convierte en una atadura moral de nuestras acciones.

Pretendemos justificar nuestros errores, señalando los de los demás como una forma de evadir nuestros deberes y compromisos.

Algunos jóvenes de hoy, se acostumbraron a recibir y pocas veces a dar. Lo reciben todo de sus padres que no les enseñaron a ser generosos y por esa razón, piensan que todo lo merecen. Les gusta ser halagados y les encanta criticar, les gusta la vida fácil y aprecian muy poco los valores morales y el sentido de familia porque sus progenitores no se los inculcaron.

De ningún modo se puede generalizar, pues hay jóvenes muy responsables y respetuosos.

El máximo valor de la libertad con responsabilidad es lo que hace a una persona digna de consideración y respeto porque sus actitudes lo hacen merecedor a estas deferencias.

Una persona responsable es aquella que toma sus propias decisiones y sabe afrontar las consecuencias que éstas impliquen.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net




noviembre 2013
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Meses