15
Ene
14

LA DECADENCIA DEL SER HUMANO

Foto:C. Mario del Río

Por consecuencia lógica de la naturaleza, todo ser humano que llegue a una edad avanzada, tiene que sufrir -unos más, otros menos- el declive tanto de sus facultades físicas como mentales. Por algo se ven los consultorios médicos repletos de ancianos y pocos jóvenes.

Es duro admitirlo, pero en la actualidad, los jóvenes ven a las personas de la tercera edad como objetos fastidiosos en su entorno.

Este problema del desprecio que muestran los adolescentes hacia las personas de la tercera edad, se origina en sus propios hogares, en los centros educativos, en los medios de comunicación y, por supuesto, por la influencia que ejercen los amigos.

Cuando los jóvenes empiezan a conocer la vida, su energía y dinamismo son vertiginosos, mientras la decadencia comienza a hacer estragos en jóvenes del pasado o, lo que es lo mismo, los ancianos de hoy y esto hace que la interacción entre dos generaciones, una que está comenzando y otra que está culminando, se deteriore y se pierda el respeto.

Los jóvenes no piensan en los ancianos y sólo algunas personas de edad mediana, próximas al umbral de la vejez, les prestan un poco de atención.

Es frecuente ver a ancianos solitarios con rostros tristes a los que asoma el llanto, sentados en las bancas de los parques, ignorados, como si la edad fuera un aviso de desecho, porque hoy en día así son las cosas.

El envejecimiento es un proceso en el cual el cuerpo se va desgastando cada vez más deprisa debido a que sus defensas son más débiles.

La vejez es la última etapa de la vida, el cierre del círculo de la vida, por lo cual, es cuando los ancianos tienen la necesidad de ayuda por parte de sus familiares más cercanos.
Desafortunadamente, algunas veces, son ignorados y olvidados, aunque en otras, -muy pocas-, los familiares los atienden de la mejor manera posible.

Los ancianos, en el aspecto físico van perdiendo la memoria, la audición y la vista, disminuye la fuerza física y el sentido de orientación.

Los jóvenes que piensan que ellos nunca llegarán a viejos, creen que los viejitos son una carga y que no vale la pena gastar en ellos si de todas formas están a las puertas del sepulcro.

Hay personas de la tercera edad que en ocasiones, están de mal humor, pero este factor puede tener explicación, quizás se sienten enfermos y agotados o simplemente se encuentran deprimidos y como ya no tienen ilusiones, el pesimismo los consume.

Es humano y necesario comprender que esta última etapa de la vida es quizás la más difícil de afrontar. La sociedad los abandona, han perdido comunicación con los amigos y los antiguos compañeros y prácticamente no tienen con quién hablar y las pocas veces que lo hacen, es en salas de espera de consultorios médicos y hospitales y el tema es el mismo: los quebrantos de salud.

La relación de los adultos mayores con los jóvenes, depende mucho de los valores inculcados por la familia y los sentimientos intrínsecos de caridad y compasión.

¿Qué hacer para que los jóvenes respeten a las personas de la tercera edad? Enseñarles el sentido de los valores morales y que comprendan que ésa es una etapa de la vida, que algún día la juventud termina y que cuando llegue ese momento, ellos también necesitarán que alguien los escuche y les regale una sonrisa.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net


0 Responses to “LA DECADENCIA DEL SER HUMANO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


enero 2014
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: