25
Ene
14

Bisexualidad

Foto: Nicolás Fuente.

En la actualidad, la homosexualidad y heterosexualidad son temas candentes y ya no se ocultan ni se consideran tabúes. También se habla del tercer sexo y transgénero. Recientemente, honraron a dos congresistas del sur de la Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Debbie Wasserman Schultz por sus firmes y apasionadas posiciones a favor de los derechos para los gays. Y hace pocos días en Miami Beach, seis parejas gays, hombres y mujeres, introdujeron una demanda en contra de la Florida pidiendo el derecho a casarse, colocando al estado en el centro de la polémica nacional en cuanto a los derechos para los homosexuales.

El esposo del republicano Dan Innis, candidato al Congreso por Nueva Hampshire, lo convenció para que se postule a la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Innis está entre tres republicanos abiertamente homosexuales en todo el país que piensan postularse en las elecciones de este año. No ha habido republicanos abiertamente homosexuales en el Congreso desde que el representante Jim Kolbe de Arizona se retiró en el 2006. Kolbe no reveló su orientación sexual, sino hasta 1996. Además, conocemos muchos políticos homosexuales de ambos partidos, algunos viven con su pareja o están legalmente casados; ya nada de esto es motivo de escándalo en la política. Sin embargo, si un político le es infiel a su esposa, o tiene una amante, se forma un gran escándalo y muchas veces se ve forzado a renunciar o lo destituyen del cargo. Indiscutiblemente, el mundo y la mentalidad de la gente en nuestra sociedad ha cambiado. Pero hay algo más que me llama la atención y se trata de otra orientación sexual de la que se habla muy poco, la “bisexualidad”.
La bisexualidad se caracteriza por alternar las prácticas homosexuales con las heterosexuales. No es nuevo, siempre han existido relaciones sexuales de todo tipo. En Grecia se practicaba la bisexualidad en todas las clases sociales, muchos reyes y emperadores romanos eran bisexuales, otros eran homosexuales que mantenían relaciones sexuales con hombres más jóvenes y era tolerada en hombres casados, con hijos y familia, y también entre jóvenes solteros. Y por siglos se consideró a la mujer un objeto sexual, únicamente para tener hijos y no para disfrutar del sexo.
Creo que hay varios problemas y entre ellos, que todavía no se ha definido bien la bisexualidad. Hay desacuerdos y contradicciones. Hay un rechazo hacia esa preferencia porque se consideran promiscuos y de alto riesgo para contraer enfermedades de transmisión sexual como el VIH. Ahora, con la tolerancia de la homosexualidad, los bisexuales no pertenecen a ningún grupo, se sienten marginados y son rechazados en un mundo donde la bisexualidad se practica cada día más.

Los homosexuales desean casarse con su pareja porque desean protegerse, tener los mismos derechos legales y gozar de la dignidad e igualdad que garantiza la Constitución de los Estados Unidos. Pero en el caso de los bisexuales, cualquiera se pregunta: ¿Cómo se puede resolver el problema? Creo que se puede ser bisexual, enamorarse y tener relaciones monógamas como cualquier persona con otra preferencia sexual.

Elsa I. Pardo
Miami


0 Responses to “Bisexualidad”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


enero 2014
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: