Archivo para 16/04/14

16
Abr
14

EL ORGULLO TIENE DOS CARAS

Foto: Rolo Juárez

No siempre el orgullo es sinónimo de arrogancia o de amor propio, muchas veces está vinculado a la satisfacción que se experimenta por haber alcanzado un objetivo personal o por el éxito de algún ser querido que se considere valioso. Por ejemplo, es normal que los padres se sientan orgullosos cuando sus hijos logran terminar con éxito sus estudios profesionales. Otras veces, se experimenta un gran orgullo por el deber cumplido, o por haber brindado ayuda oportuna a alguien que la necesitaba.

Pero muchas veces, el orgullo se relaciona con la soberbia y la prepotencia, lo cual significa que es un adjetivo que tiene dos caras, una buena y una mala.

Uno de los conceptos negativos del término, resulta del cristianismo, que relaciona al orgullo con la persona vanidosa y soberbia que suele dejar a Dios de lado. Es más, el orgullo o soberbia, en este caso, es uno de los siete pecados capitales a los que hizo referencia Santo Tomás de Aquino.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

Anuncios
16
Abr
14

LA BARBARIE

Momento en que Astana Arlans Khabibulla Ismail-Akhunov, Kazajstán, recibe un Knockouts de Braulio Avila, Estados Unidos. La imagen fue tomada el 31/01/2013, durante la celebración de la Serie Mundial de Boxeo en EE.UU. Foto: World Series Boxing

Sin necesidad de recurrir al origen de la palabra, la cual se remonta a tiempos muy remotos y más bien, aplicándola a los tiempos actuales, se entiende que la barbarie guarda estrecha relación con la ferocidad, la violencia y la crueldad de un individuo o de un grupo.

Resulta bastante común el empleo de esta palabra a la hora de querer dar cuenta de la ordinariez y la falta de cultura de algunas personas en su manera de actuar. Por lo tanto, se suele denominar como bárbaro a aquel individuo que presenta un comportamiento soez, violento y carente de todo tipo de civismo.

Vale la pena recalcar que su significado aún guarda relación con la interpretación que le daban los romanos, quienes llamaban bárbaros a los extranjeros que tenían costumbres diferentes a las suyas, las cuales eran tomadas como primitivas e incultas.

En la actualidad, la barbarie está relacionada con acciones crueles, violentas y al abuso de poder y fuerza.

Algunas personas consideran la fiesta brava, las peleas de gallos y el boxeo, entre otras ”aficiones”, como actos de barbarie.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

Pelea de gallos, Granada, Nicaraguaga. Foto: Néstor Baltodano

16
Abr
14

LAS APARIENCIAS

Foto: Tatiana Tebaldi

Las personas suelen decir que la primera impresión es la que vale. Es decir, la apariencia o el aspecto exterior de las personas y las cosas. De tal modo, que cuando hablamos de apariencia, nos referimos a la impresión que nos causa alguien o algo.

Como consecuencia de los prejuicios y los sobrentendidos, a los cuales, a veces, estamos sujetos o caemos los seres humanos, nos inclinamos, en la mayoría de los casos y sin razón aparente, sólo basándonos en los ademanes o la forma en que viste una persona, a juzgarla de acuerdo a como la vemos exteriormente.

Una persona que se arregla extremadamente formal y que, incluso, hasta para asistir a una reunión informal, se viste de traje y corbata, por lo general se piensa que se trata de una persona inteligente, seria y reflexiva, aunque se trate de lo contrario.

Por otra parte, cuando alguien le dedica demasiada atención a su estado físico, va todos los días al gimnasio, pero que viste con descuido, es vista como una persona superflua, hueca y poco inteligente, aunque no sea así.

Es importante tener en cuenta de que no siempre las apariencias engañan, como dice el dicho, por eso es conveniente conocer para después juzgar y no dejarnos impresionar por lo que primero vemos.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

16
Abr
14

EXPERTOS DEL ENGAÑO

“TRILEROS”, Rambles. Barcelona. 1977. Foto: Manel Armengol

Hay un engaño muy común, que frecuentemente practican los estafadores, lógicamente, con pérdidas enormes para los damnificados.

Se basa en algunos métodos muy sencillos:
Primero, el estafador debe ser alguien que se gana la confianza de sus víctimas.
Segundo, las víctimas son personas ingenuas e ilusas que se dejan seducir por una ambición exagerada, que cuando se percatan de su desgracia, se amargan y se desesperan, mientras otros, hasta aplauden secretamente al estafador.

Los estafadores montan oficinas muy elegantes que siempre están llenas de supuestos clientes -cómplices- y ofrecen tasas de interés muchísimo más altas que los demás, lo cual hace brillar los ojos de los codiciosos inversionistas que ven una gran oportunidad de hacer dinero fácilmente.

Como siempre, existe un margen de desconfianza. Al principio, las personas están muy atentas al cobro de los intereses, pero después, cuando ven que los pagan sin ningún problema, optan por dejarlos acumular.

Con el paso del tiempo, disminuye la desconfianza y la ambición se incrementa, y como crece la credibilidad, hacen más y más depósitos en la empresa del estafador.

Cuando la magnitud de depósito llega a determinado nivel, el estafador desaparece con todo el dinero, de la noche a la mañana, causando angustia, impotencia y frustración en sus víctimas.

No se puede confiar en empresas financieras que aparecen súbitamente y que ofrecen jugosas ganancias a los ingenuos que caen en sus redes.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net




Anuncios
abril 2014
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930