Archivo para 3/08/14

03
Ago
14

LA ADVERSIDAD

 "Toda adversidad la recibí con paciencia de!a mano del Señor" . Imagen de la página 368 del libro "Camino real de la cruz" publicado en Madrid  en 1785 , autores: Haeften, Benedictus van, 1588-1648 Albuerne, Manuel Moreno Tejada, Juan, fl y  Blas Roman. Foto: Internet Archive Book Images

 “Toda adversidad la recibí con paciencia de!a mano del Señor” . Imagen de la página 368 del libro “Camino real de la cruz” publicado en Madrid en 1785 , autores: Haeften, Benedictus van, 1588-1648 Albuerne, Manuel Moreno Tejada, Juan, fl y Blas Roman. Foto: Internet Archive Book Images


 
 
El vocablo adversidad, habitualmente, se ha utilizado para explicar aquellas circunstancias, acontecimientos o accidentes que se presentan con una gran cuota de infortunio y desgracia.
 
Sin embargo, además de describir sucesos desventurados, también suele ser utilizado por las personas para referirse a aquellas dificultades o problemas a los que todos, de una u otra forma, debemos enfrentar en la vida, es decir, todas aquellas cuestiones que significan una extrema dificultad y que requieren fortaleza de carácter, paciencia y perseverancia para vencerlos.
 
Un ejemplo de la adversidad, puede ser el caso de una persona que luego de sufrir un accidente, queda discapacitada y con gran dificultad para mover sus extremidades inferiores. Esto es sin dudas, una situación absolutamente adversa y desfavorable que requerirá de mucho esfuerzo, valor y coraje para  superarla.
 
La adversidad no respeta ni a pobres ni a ricos, pues cualquier persona puede, a pesar del dinero, sufrir un accidente, contraer una enfermedad o perder un ser querido.
 
Hay un proverbio ruso que dice: “caer está permitido, levantarse es obligatorio”.
 
Hoy estamos bien y mañana puede que la vida nos propine un doloroso golpe que nos puede derrumbar, pero lo importante es podernos levantar y seguir adelante.
 
 
José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

03
Ago
14

COMPETENCIA COMERCIAL

"COMPETENCIA" MADRID CALLE DUQUE DE MEDINACELI. Foto tomada por  Jose Javier Martin Espartosa el 24-1-2014

“COMPETENCIA” MADRID CALLE DUQUE DE MEDINACELI. Foto tomada por Jose Javier Martin Espartosa el 24-1-2014

Algo que desagrada a muchos comerciantes, especialmente a los dueños de pequeños negocios, es la competencia permanente que pone en riesgo sus inversiones y perderlo todo.

El alto nivel de estrés, el desgaste de energía tanto física como emocional que impone la competencia, es agobiante y tiene similitud a un estado permanente de guerra.

Cuando la competencia está formada por los que producen o venden artículos similares, optan por encontrar una solución que les permita trabajar con menos presión y mejores condiciones. Por lo tanto, para no pelearse entre sí, acuerdan que todos apliquen el mismo criterio en lo que a calidad y precios se refiere.

Pero a los consumidores o usuarios no les conviene que sus proveedores dejen de competir entre sí, porque eso tiene como consecuencia que los precios se eleven.

Está comprobado que a los comerciantes no les gusta la competencia, pero para los consumidores, es muy favorable.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

03
Ago
14

EL AGNOSTICISMO

México: Exigencia desde el Agnosticismo. Foto: Eneas De Troya

México: Exigencia desde el Agnosticismo. Foto: Eneas De Troya


 
 
El agnóstico está relacionado a dos usos reiterativos. Por una parte, se denomina agnóstico a todo aquello relativo al agnosticismo. Por otra, se utiliza para referirse a quien profesa esta doctrina.
 
El agnosticismo es una postura filosófica y personal que considera imposible e inaccesible para cualquier ser humano, el conocimiento de lo divino a través de libros escritos por hombres. La razón es que ésta es una disciplina que se basa en experiencias, análisis y observaciones. Por consiguiente, todo aquello que no puede ser experimentado u observado de manera directa, es declarado imposible e inaccesible.
 
Para los agnósticos, la veracidad y las afirmaciones religiosas respecto a Dios y al más allá, les resulta inescrutables y por esta razón, ni afirman ni niegan.
 
Pero es necesario recalcar que existen variaciones respecto al agnosticismo. Por ejemplo, el agnosticismo débil, el cual está íntimamente ligado al escepticismo, considera que se puede probar la inexistencia de asuntos relativos a la fe, pero que actualmente no hay pruebas al respecto. En cambio, el agnosticismo fuerte, afirma que el conocimiento de seres superiores no sólo no se ha conseguido, sino que jamás se conseguirá. Es decir, las puertas están cerradas en este sentido.
 
También existe el agnosticismo apático o  panteísmo, que sostiene que la existencia o no de seres superiores que rijan nuestras vidas, no solamente no es posible ni conocida, sino irrelevante para la condición humana.
 
El agnóstico, principalmente, cree que las religiones no son un aspecto esencial de la vida humana, pero sí lo son de la cultura y la historia.
 
Pero, por otra parte, el agnosticismo interesado, sí piensa que el conocimiento de las divinidades es relevante para el ser humano.
 
El agnosticismo de pensamiento, ha hallado una importante difusión en todo el mundo y, por lo tanto, sus seguidores son muchísimos y dentro de los más famosos se pueden contar Karl Popper -filósofo-, Milton Friedman -economista-, Mario Vargas Llosa  -escritor y ganador de un Premio Nobel de Literatura-, Ozzy Osbourne -músico- y Michelle Bachelet  -presidente de Chile-, entre muchos más.
 
 
 
José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net
 

03
Ago
14

LA ASTUCIA

"No contaban con mi astucia" El Chapulín Colorado" Foto: phillipexadai

“No contaban con mi astucia” El Chapulín Colorado” Foto: phillipexadai

La astucia sirve para engañar y también para defenderse, no siempre es buena ni mala.

El astuto es un individuo hábil para engañar o para evitar ser engañado o aquel que tiene la capacidad para lograr un fin de manera artificiosa. Por lo tanto, la astucia puede ser un artificio o un ardid.

Por ejemplo: “Aquel político mostró su astucia al lograr responder a su conveniencia y sin comprometerse, las preguntas más difíciles que le formularon los periodistas”. “Intentaron estafar a Juancho, pero él tuvo la astucia suficiente para descubrir la mentira a tiempo”. “Dos personas tocan la puerta en la casa de una mujer y le comunican que son trabajadores de la empresa de electricidad. Le piden que abra la puerta para poder pasar a revisar una instalación. La mujer, astuta, les informa que llamará a la compañía para confirmar lo que dicen. Ante su respuesta, los falsos operarios se marchan: eran ladrones que pretendían engañar a la dueña de la casa”.

Sin embargo, la astucia no suele asociarse de manera directa a la inteligencia o al nivel académico, es más bien una habilidad para actuar en determinada forma. El astuto puede advertir cuando está a punto de ser víctima de una trampa o, por el contrario, puede él mismo desarrollar un ardid para engañar a otros.

Dicen que el zorro es un animal muy astuto.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net




agosto 2014
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses