06
Ago
14

Una realidad que queremos ignorar

El beso de la muerte. Foto: MC SimonE

El beso de la muerte. Foto: MC SimonE

Aunque muchos pretendamos ignorarlo, la verdadera meta, objetivo y destino invariable del ser humano, es la muerte.

No obstante, el instinto de conservación predispone al hombre contra su único destino de la vida y se opone categóricamente a morir.

De tal forma que, si alguien sólo puede ir para un sitio y afectivamente no desea avanzar en esa dirección, se negará a recorrer ese camino. Pero como la vida no es otra cosa que el camino que nos conduce hacia la muerte, inevitablemente su rechazo implica el rechazo a la vida misma.

La mayoría de las personas no tolera las malas noticias. Se ponen de mal humor, nerviosos, se ofuscan y hasta quisieran estrangular al portador y estas reacciones corresponden a la creencia, ilusión o esperanza de que alguien pudo haber hecho algo para evitar un motivo que nos causa daño y dolor.

El sufrimiento, en mayor o menor grado, se inicia a partir del instante en que un espermatozoide -uno entre millones- fecunda un óvulo y comienza el proceso de la vida.

Resumiendo, atormentarse porque sabemos que irremediablemente un día moriremos, es una actitud errónea y totalmente inútil.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net


0 Responses to “Una realidad que queremos ignorar”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2014
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses


A %d blogueros les gusta esto: