Archivo para 16/08/14

16
Ago
14

NUESTRAS DECISIONES

Foto: Marius

Las personas podemos optar por vivir como queramos, siempre que con nuestra conducta, no restrinjamos esa misma oportunidad a otras personas.
Es decir, obedeciendo a los dictados de mi propia conciencia, soy yo quien puedo decidir si, por ejemplo, acepto un empleo a cambio de un salario, o si, por el contrario, decido comenzar un pequeño negocio que me brinde autonomía.
Si para lograr mi independencia económica se requiere disponer de cierta cantidad de dinero que poseo y que el producido por un negocio me alcance para cubrir los gastos necesarios para vivir, entonces estoy tomando una decisión que a nadie molesta.
Pero si me dedico a inspirar compasión, a chantajear emocionalmente con una actitud lastimera, a culpar a los demás por mi estado miserable, entonces mi actitud es moralmente delictiva, aunque no esté expresamente penada por la ley.

La fundación denominada Alcohólicos Anónimos fue fundada en la década de los años 30 del pasado siglo por dos hermanos enfermos de alcoholismo, lucharon, se apoyaron y salieron airosos. Fue tanto su éxito, que rápidamente atrajo el interés de muchos otros, hasta extenderse por todo el planeta y convertirse en el procedimiento terapéutico más efectivo que sólo requiere la buena disposición para enfrentar la destructiva adicción, y la buena voluntad para luchar contra ella, y vencerla.

Nuestras decisiones marcan nuestro destino.
José M. Burgos S.
16
Ago
14

ALCANZAR LA FELICIDAD RETANDO LA VOZ INTERIOR, PROPUESTA DE GUILLERMO LEVINE PARA LA FUL 2014

* “Ser uno mismo”, de Guillermo Levine, editado por Trillas, estará presente en la Feria Universitaria del Libro, FUL 2014. En “Ser Uno Mismo”,se  plantea un modelo de análisis, estudio e intervención para entender los procesos mentales y controlar la forma en que afectan nuestras vidas

* “Ser uno mismo”, de Guillermo Levine, editado por Trillas, estará presente en la Feria Universitaria del Libro, FUL 2014. En “Ser Uno Mismo”,se plantea un modelo de análisis, estudio e intervención para entender los procesos mentales y controlar la forma en que afectan nuestras vidas

Pachuca de Soto, Hgo., a 15 de agosto de 2014

Bajo la premisa de que la calidad de nuestros pensamientos repercute directamente en la calidad de nuestra vida, Guillermo Levine lanza una invitación a abandonar los infiernos personales y a través del trabajo interior “Ser uno mismo”, nombre de la obra editada por Trillas que estará presente en la Feria Universitaria del Libro, FUL 2014.

En palabras de Levine, su modelo podría definirse como “budismo racional”, que lejos de la raíz religiosa del budismo, propone averiguar cómo funcionan los mecanismos mentales con los que construimos la cotidianeidad, que dependen de nuestro estado de higiene mental y de la calidad de los pensamientos.

“Desde niño te hacen creer que la felicidad depende de satisfactores que a su vez no dependen de ti y hay pocos incentivos para que uno se enfrente al espejo con seriedad y cuestione quién es, qué hace, por qué lo hace y cuáles son sus consecuencias”, agrega Levine, quien considera que muchos de los problemas cotidianos de los individuos, como la inseguridad, la insatisfacción o la depresión, en muchos casos se deben a esquemas repetitivos en su mente.

Para el también ingeniero en computación, la obra que presentará durante la feria literaria organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y su Patronato, parte de las tradiciones orientales del budismo y yoga, y se complementa con la psicología analítica para ofrecer un modelo de análisis, estudio e intervención de los procesos mentales involucrados en el estado de satisfacción o insatisfacción de cada individuo.

“Se trata de averiguar las razones y los mecanismos mentales que utilizamos normalmente para hacernos la vida posible o imposible”, afirma Guillermo Levine, quien asegura que nosotros mismos somos responsables de construir nuestros infiernos y muchas veces esto ocurre sin que nos percatemos de ello, puesto que muy pocos reflexionan acerca de sus diálogos internos.

El escritor tapatío explica que su modelo parte de dos ideas guías: la primera alude a la construcción de la personalidad y sus diferentes capas, las cuales se van edificando a través del lenguaje y las palabras que nos decimos a nosotros mismos y a los demás; la segunda idea retoma el concepto oriental del Karma, entendido exclusivamente como la consecuencia directa de nuestros pensamientos que se convierten en acciones.

A partir de ambos conceptos, el docente plantea un método de higiene mental, un modelo de acción y trabajo interior que busca fragmentar lo que ocurre en nuestras mentes para averiguar los hábitos de nuestros pensamientos y descifrar los pensamientos que construyen nuestros cielos o infiernos cotidianos, “se trata de ir más allá de la reflexión, teniendo una guía, un modelo preciso que se puede emplear operativamente para mejorar el estado de satisfacción en la práctica cotidiana, dependiendo del trabajo interno que cada quien haga”, asegura.

Sin embargo, el escritor anticipa que no se trata de un libro de superación personal, que en sus páginas no encontrará recetas fáciles, oraciones o palabras mágicas para resolver la vida, por el contrario, “se trata de un libro difícil porque confronta nuestras zonas de confort. Es mucho más fácil abocarme a la protección de quien yo quiera creer que soy, a enfrentarme a las consecuencias de mis acciones y cambiarlas, por eso es un libro difícil, es filosofía del trabajo interior”, concluye.

“Desde niño te hacen creer que la felicidad depende de satisfactores que a su vez no dependen de ti y hay pocos incentivos para que uno se enfrente al espejo con seriedad y cuestione quién es, qué hace, por qué lo hace y cuáles son sus consecuencias”, afirma Guillermo Levine,.

“Desde niño te hacen creer que la felicidad depende de satisfactores que a su vez no dependen de ti y hay pocos incentivos para que uno se enfrente al espejo con seriedad y cuestione quién es, qué hace, por qué lo hace y cuáles son sus consecuencias”, afirma Guillermo Levine,.

.

-o0o-

CONTACTO: Renato Consuegra
Difunet (difunet@gmail.com)
04455-3578-0345;
5521-4229

16
Ago
14

SEGÚN LOS AFROS VENEZOLANOS…, los africanos no tienen la PIEL PIGMENTADA, PELOS RIZADOS, NARIZ ACHATADA Y LABIOS GRUESOS, solamente los tienen los negros

agro

“La Historia está hecha por hombres y mujeres, de igual manera que puede ser deshecha y reescrita, siempre con varios silencios y omisiones, siempre con formas impuestas y deformaciones toleradas”

                                                                                             Edward Said

 

 

Por Antonio José Guevara y Brunilde palacios
PRENSA ALTERNATIVA Y COMUNITARIA EL NEGRERO de San Agustín del Sur

 

            En toda comunicación debe existir empatía, en donde no se debe negarse al diálogo para asumir una conducta endorracista, mono centrista, etc., que deja muy mal parado a quienes encajan dentro de ese paradigma. Por encima de toda conducta fosilizada, debe de existir respeto para no toman una postura que irrespeta al otro, porque el otro, asumió una posición encontrada.

Postura que no ha permitido elevarnos por encima de la miseria humana, con la intención implícita de fortalecer nuestra ciudadanía venezolana, como robustecer nuestra presencia como sujeto histórico y fortificar nuestro derechos a expresar libremente nuestros pensamientos, ideas y opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier forma de comunicación, sin ser censurado por ningún emporio humano que se siente distinto y que buscan ser reconocido por quienes vendieron sus ancestros.

Puesto que ello, crea un ambiente engorroso producto de quienes buscan utilizar su ventajismo político para obtener presencia política y eso es sumamente delicado, ya que sentimos que no se está actuando bien y que no se han dado cuenta que los venezolanos de piel negra se convirtieron en una referencia nacional, ultramarina, mundializada para el fomento de las transpiraciones humanas que se aleja de quienes se arroparon con otras posturas, sin importarles que este es el momento para construir iniciativas que deben convertirse en opciones para redimensionar a este imaginario que se ha sedimentado y gestado en la conciencia colectiva de los diferentes emporios humanos que conformaron este país (Venezuela) y el mundo, transformándose en fuente de referencia para formular criterios y líneas de acción, como cultura de signos y símbolos que han hecho un aporte importante a la humanidad y que han sentido la indiferencia, marginalidad y discriminación de quienes no han podido superar sui individualismo, egoísmo, oscurantismo y posturas excluyentes que son producto de la décadas de exclusión  y que han conllevado a producir cambios profundo y peligrosos en la psiquis de quienes integran estos colectivo, ya que están alimentado el apetito depredador que no los deja darse cuenta que vivimos en un mundo marcado instintivamente.

      Actitud que tiene una gran connotación y que nos debe llevar a no seguir poniendo el acento en seguir acentuando la segmentación, porque se estaría negando   la importancia que tiene la Diversidad, Pluralidad y Multiplicidad cultural que se expresa en nuestra Constitución dela República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y es por ello que se hace necesario comprender la importancia que tiene el sujeto de transformación, y mucho más, cuando éste se convirtió en un apéndice de mucha importancia para el Gobierno Bolivariano, puesto que sin él, se hace imposible refundar la república, innovar políticas que saquen de la situación extrema a los emporios humanos que se encuentran en circunstancia especial de vulneración, convirtiéndose en estratos sociales que han sufrido con más rigor los efectos de la transculturización, disipándose la identidad, cosmovisión, valores y prácticas culturales (aunque quedan algunos vestigios, que aluden a sentimientos que son difíciles de conceptualizar), que en sus caras reflejan, el olvido y los cargadas que están de marcas, porque se perdió el aliento a la identidad, producto que han sido discriminados, vejados, excluidos y aprovechados por sus propia gente.

Mas cuando la verdad aflora y nos dice que los afro descendientes tienen que reconocer que representan el estrato que se caracteriza por ser el más minoritario, en el que se puede notar que muchos de sus acólitos se han convertido en fanáticos de la africanidad, puesto que hemos notados que se han encargado de imponer el termino por encima del rechazo  que le dio el pueblo venezolano en  el Censo de Habita y Vivienda en el 2011, lo cual nos lleva a fortalecer la premisa…, que con esos resultados, es imposible que se quiera imponer en Venezuela el etnónimo de Afro descendiente, pues, si la población total venezolana es de 28.946.101 aproximadamente (Según Censo de Vivienda y Habita 2.011), solamente se reconocieron como afro descendiente 181.157 (es decir 0.7 por ciento), presentes mayormente en los estados Miranda (42.264 de una población de 2.675165), Carabobo (21.281 de una población 2.245.744) y Aragua (19.874 de una población 1,630.306). Más de 15 mil en el estado Zulia de una población de 3.704.404, 18.675 se encuentran en el Distrito Capital de una población de 1.943.901, 3.369, en el estado Monagas 6.364 de una población de 905.443, en Vargas  (6.070 de una población de 352.920,) en Falcón (5.600 de una población de 9028479), en Bolívar (población 1.410.964 y 5.334 en Anzoátegui (de poblaciòn1.469.747), 5.287 se ubicaron en el estado Yaracuy, 4.286 en Sucre de una población de 896.291., 2.716 en Mérida, 2.287 en Nueva Esparta, 2.256 en Guárico, 2.122 en Portuguesa, 2082 en Táchira, 1.790 en Barinas, 1.383 en Cojedes, 1.206 en Trujillo, 956 en Delta Amacuro, 875 en Apure, 529 en Amazonas y 16 en Dependencias Federales (Ver Cuadro de la  Población Censada 2011 por entidad Federal y su Tasa de Crecimiento. Fuente INE).

Esto quiere decir que estas cifras son irrisorias y que no es posible que en nuestro país, no se quiera reconocer la presencia de los estratos negros y morenos, para darle reconocimiento al neologismo de “Afro descendiente” que nos presenta como anticonstitucional, antehistórico y rechazado por la población venezolana rechazó de manera notaria y transparente en el Censo de Habita y Vivienda del 2011 llevado a cabo por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Lo cual nos llevó a enarbolar la necesidad de empezar a desmontar nuestra propias concepciones, como las teorías que  incentivaron la colonización de la memorias de los países que ellos llamaron provincia, periferia y que hoy los EE:UU, nos llama su patio trasero y por ello no vimos con buenos ojos que no se haya incluido en el debate tales posturas (las culturas negras y la morenas), porque se está minimizando y se estaban olvidando que somos venezolanos, estamos en la patria de Bolívar y que estos estratos representan la población mayoritaria en Venezuela ( según los resultados del Censo de Habita y Vivienda 2011.), los cuales no se puede echar a un lado, para darle auge a un estrato social que solamente logró el 0.7 de la población, que representa que solamente se reconocieron en Venezuela, como afro descendientes 181.157 ), a pesar de que no se han dado cuenta que la diversidad cultural es una condición de convivencia y es por ello que la lucha por la autonomía admite la conciencia de la existencia de otras culturas, así como la conciencia de que el procesos mismo de experimentar la discriminación o de luchar contra ello, le suma algo a la cultura propia, en el que se debe ver las condiciones actuales en las cuales se producen la pérdida de tradiciones, costumbres, adaptaciones o asimilaciones a otras culturas en condiciones de inequidad, avasallamiento y cosificación cultural.

Por ello creemos que se debe ampliar el panorama de las conjeturas para darle libertad al desenvolvimiento, con propuestas productivas, que le den a nuestra imaginación, el papel que le corresponde en la construcción de ese nuevo actor histórico o gestor de la acción histórica (En vista que la historia de este país, no se puede escribir sin tomar en cuenta el aporte de la cultura negra a la diversidad venezolana y sería absurdo, que tengamos que llamar a la Negra Matea, Afro-Matea o a José Leonardo Chirino, Afro descendiente Chirino), porque consideramos que este no es el momento para fragmentarnos, en vista que no hay tiempo para retroceder, pero sentimos y nos oponemos a que se borre de la historia nuestra participación, contribución y principalmente nuestra presencia de forjadores de una patria libre y soberana para darle vida a un actor foráneo que tiene sus incidencias en un continente diferente.

En este sentido creemos, que “No podemos darle un premio a quienes convirtieron el vientre de la Mujer africana en un medio de producción para favorecer el sistema europeo y las cambiaban por cualquiera cosa. Hoy la mujer que posee una melanina negra es reivindicada por la revolución bolivariana. Por ello, somos caribeños y venezolanos creadores de la Cultura Negra y en nada nos parecemos a los africanos. Por ello nos reconocemos como hijos de la Patria de Bolívar”

En este sentido el Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes perteneciente a la Gerencia General de Estadísticas Demográficas del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, dejó ver su punto de vista, al  conceptualizar al negro dentro de la Pregunta Final Censal que ya están incluida en el instrumento de recolección de información (llamada Encuesta), como “… TODA PERSONA DE PIEL ´PIGMENTADA, PELO RIZADO, NARIZ ACHATADA Y LABIOS GRUESOS. PUEDE TENER PRACTICAS CULTURALES DE ORIGEN AFRICANO, AUN CUANDO NO LAS IDENTIFIQUE COMO TALES…” (Textual del documento censal), en el que deja despejado su posición y deja claro que es evidente que dicha postura responde a compromisos  adquiridos.

            Esto quiere decir, que a pesar que hay una postura endoracista, discriminatoria, segregacionista y xenofóbica, muy evidente en contra de los venezolanos creadores de la cultura Negra por parte de esta Institución Pública que llevó a cabo el Censo 2011 (cuestión que se nota, en la manera como está estereotipada y está hecha la pregunta), ésta no se caracterizar por poseer una conducta transparente, imparcial, responsable, autónoma, equitativa, sin dilaciones indebidas, sin formalismo y reposiciones inútiles (Art. 26. CRBV), porque  la actividad Censal que se desplegó  en Septiembre del 2011 y que tuvo tres meses, se desenvolvió con una serie de vicios (por la manera como se estigma el término negro), respondiendo a los intereses de determinados grupos que se encuentran representados en el referido Subcomité de Poblaciones Afro descendientes, los cuales jugaron limpio y sectorizaron la pregunta final a su favor, con el propósito de que la poblaciones que poseen una melanina negra no se identificaran con su melanina, sino con el de “Afro descendiente”[1], en el que se puede notar una alta carga de negatividad, en el que el color de la piel, la forma de la nariz y el tipo de cabello, se convierten en los elementos externos claves para que se vea como un ser feo, como un ser fenotípicamente despreciable.

     Esto conllevó, a que dicha  pregunta, tuviera una alta carga endoracista, segregacionista, discriminatoria y prejuiciosa, que buscó como propósito suprimir el Termino Negro y convertirlo en un perfil fenotípico, en una distinción Racial  o  en un motivo de perjuicio racial que buscaba su supresión del contexto geográfico espacial histórico venezolano, donde de manera muy solapada se estaba incentivando que esto sujetos, sintieran penal por el color de su piel y que no se auto reconocieran como negros, es decir…, que el Instituto Nacional de Estadística (INE), estaba menoscabando el goce del ejercicio censal, no en condiciones de igualdad, en vista pone en tela de juicio el  aporte que las culturas negras habían hecho  a la diversidad venezolana, en vista que la intención no estaba orientado a proteger, atender, mediante la promoción y difusión de medidas y mecanismos orientados a resguardar el reconocimiento y respeto a la diversidad cultural, su valoración como característica enriquecedora y propia de la sociedad venezolana  y es por ello que  en base al art. 51 Constitucional [2], le hicimos el siguiente petitorio:

  • Que el término Negro se perciba como una cultura que le ha hecho un aporte importante a la diversidad venezolana y que no se vea como un Perfil Fenotípico Racial Discriminatorio, o como una Distinción que conlleve a su prohibición dentro de la idiosincrasia venezolana.
  • Que no se vea el término negro, como una expresión peyorativa o como lo conceptualiza el Subcomité de Estadística de poblaciones “Afro descendientes” (Instituto Nacional de Estadística): “Es toda persona de piel fuertemente pigmentada, pelo muy rizado, nariz achatada, y labios gruesos. Puede tener prácticas culturales de origen africano, aun cuando no la identifique como tales” [3].   Distinción” y “Perfil Fenotípico Racial Discriminatorio” que no tiene cabida en la realidad venezolana que se ha convertido0 en una herramienta discriminatoria en contra del aporte que han hecho los sujetos de la acción que poseen una melanina  negra y otras culturas  a la diversidad venezolanas.
  • Que se reconozca a la cultura negra como parte de la venezolanidad y que se plasme de forma escrita y expresa de la siguiente manera:  Negro: Toda Persona nacidas en el territorio venezolano que se caracterizan por poseer una piel negra que se reconoce en sí mismo como venezolano sobre la base de su percepción, valoración y ponderación de los componentes históricos, generacionales, territoriales, culturales,  producto  del desarraigo y la imposición tribual africana, la cultura indígena y la cultura  europea,  teniendo como característica principal una identidad que en su núcleo central de sentido y periferia de sentido, sus estereotipos se identifican con el ejemplo, heroísmo y sacrificio de los precursores y forjadores de esta patria libre y soberana que dieron origen al Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Venezolano y que tiene como designio regirse por los principios de integridad territorial, solidaridad,  cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad.
  • Que se fortalezca el gentilicio y nuestra identidad venezolana (la cual no obviamos y ponemos en cada debate por delante de cualquier epíteto racial) en el que se ha querido de manera solapada imponer un sola postura, en vista que pareciera, quererse obviar y no aceptar, que en la construcción de la República de Venezuela (a partir de 1811), solamente contó con la presencia nuestros epónimos libertarios negros/negras, morenos/morenas indígenas, mantuanos/mantuanas y criollos, los cuales  jugaron un papel importante en la conformación de la venezolanidad e inspiraron, respeto por su bravura, destreza en el manejo de la armas, gran inteligencia en la planificación y organización militar, puesto que eran los únicos que tenían motivos para llevar a cabo su independencia, así como la eliminación de la esclavitud y la igualdad de las clases sociales.
  • Que se reconozca que el termino ·Afro descendiente” nació en el 2001, con la Conferencia Contra el Racismo que se dio en Sudáfrica, cuyo encuentro se originó con el propósito de limpiarle la cara a los africanos, por el delito de lesa humanidad, en el que fue inminente, notorio y transparente, su participación en tal Proceso de deshumanización, donde no hubo venta, sino “intercambio” con los barcos negreros europeos, por cualquier producto suntuario o banal (llámese licor, ropa nauseabunda, prendas suntuarias, etc.), para después ser llevado a tierras extrañas, donde eran vendidos, convertidos en una propiedad de los europeos y sometidos a un proceso de esclavización en tierras europeas y americanas, cuando más bien, se debió crear una resolución que avergonzara a los africano por tal actitud inhumana e impía  que elevara la presencia de los negros por haberse convertido en sujetos creadores de cultura. Esto quiere decir, que en Durban (2001) fueron a limpiarles la cara a los africanos por tales hechos que marcaron un paragón en la historia de la humanidad, puesto que se dieron el lujo de intercambiara a su propia gente, sin importarles que eran humanos y que eran africanos.
  • Que se reconozca que la discriminación racial, la xenofobia y otras formas de intolerancia, así como la depuración étnica son males que vienen alimentando la ideología de la superioridad racial, lo cual conllevó, a que en Durban se  propusiera la lucha para erradicar todas las formas de racismo y en ningún momento se mantuvo la erradicación del termino Negro, sino más bien,  su reconocimiento, en vista que se consideró que tiene una carga histórica de más de quinientos años y que en el caso de la población venezolana, representa el 51.4 del total de la población venezolana (según los resultados del Censo de Habita y Vivienda 2011.), los cuales no se puede echar a un lado, para darle auge a un estrato social que solamente logró el 0.7. y que se ha convertido en discriminatorio y xenofóbico
  •  Debe reconocerse que la diversidad cultural es una condición de convivencia y es por ello que la lucha por la autonomía admite la conciencia de la existencia de otras culturas, así como la conciencia de que el procesos mismo de experimentar la discriminación o de luchar contra ello, le suma algo a la cultura propia, en el que se debe ver las condiciones actuales en las cuales se producen la pérdida de tradiciones, costumbres, adaptaciones o asimilaciones a otras culturas en condiciones de inequidad, avasallamiento y cosificación cultural.
  • En vista que en la Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial, se reconoce el sentido de pertinencia que tiene en la idiosincrasia venezolana la cultura negra venezolana y que juega un papel importante en la idiosincrasia venezolana,  ya que viene siendo reconocido por la propia Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial [4] en la siguiente cita: “…las insurrecciones del “Negro Miguel” (1552); la impulsada por los negros en Margarita y costas de Cumaná (1525-1555, 1603)…”. Es decir, que se reconoce su sentido de pertinencia y su núcleo central de sentido, en la cultura venezolana, se debe revizar el concepto Descendencia y Ascendencia [5] dentro del marco jurídico venezolano.

Esto quiere decir, que el Instituto Nacional de Estadística (INE), se vienen caracterizando por su postura afro centrista y mono centrista, en el que la postura asumida, no los deja entender que sin la participación del Sistema Tribual Africano, jamás se fueran adueñado de tan vasto territorio; en el que hay que rescatar, que al momento de su llegada, éste era un territorio inhóspito, lleno de animales desconocidos, compuesto de múltiples enfermedades tropicales, etc., además que los europeos se encontraban físicamente en estado deplorable, desgastados producto de los vaivenes producidos por el desconocimiento y por la tenencia de una incipiente tecnología marítima.

La lógica nos dice que está claro que sin la participación del Sistema Religioso Tribual Africano, dicha expansión no se fuera dado, donde el jefe tribual jugó una parte importante en este proceso de desarraigo que vivió África, puesto que tenía la potestad sobre su territorio (llamado en el derecho contemporáneo jurisdicción) y consideraba a sus súbditos como el bodeguero que es dueño de su bodega.

Por ello hemos viniendo sosteniendo que ya basta de que la historia siga siendo vista desde una postura centrista y excluyente, que nos presenta a los europeos solamente como los malos y a los africanos como los buenos y  eso se debe a los sesgo históricos y personales que han influido y jugado un papel importante en nuestro desarrollo y manera de ver las cosas; lo cual ha traído como consecuencia que continuemos viendo la historia de nuestros países desde el discursos afro céntricos de la africanía y no desde la conformación de los distintos bloques que sirvieron de referencia para la conformación de la venezolanidad.

Por lo tanto, hay que desmitificar los diferentes campos del saber y empezar a crear nuevas postura para poder entender la influencia que tuvieron las diferentes dinámicas que interactuaron en ese proceso que llevó a que los negros se convirtieran en sujetos creadores de cultura, en el que pudiéramos decir, que los europeos eran los que poseían el mayor poder de fuego simbólico, y de esta manera estaríamos desmitificando los diferentes sistemas de representaciones que el hombre ha hecho del mundo y de sí mismo,  porque en la medida que se van haciendo transparente, las iremos percibiendo y esclareciendo es vasto sistema de interpretación  que las ha deforman y que trabajó como una especie de mecanismo subliminar que tienen como propósito que no se conozcan sus diferentes entramados y por ende, no vamos a entender el papel que juega  el pensamiento en el desarrollo de la personalidad, más…, cuando ésta está internalizado.

En este sentido, hay que aceptar que su debate se hace indispensable y no se puede obviar, porque la historia está allí, puesto que el tema no ha tenido el tratamiento adecuado, en el que se ha querido obviar que la caza de esclavos en África era común, la cual se había transformado en una institución donde se cazaban a blanco, negros etc., lo que quiere decir que era sociedades muy primitivas gobernadas por un sistemas de formas elementales, caracterizadas por culturas mecánicas, donde prevalecía la imposición del tótem, en base a un sistema de creencia impuesto y donde los jefes eran dueños de la vida de quienes estaban en sus predios por voluntad divina.

      Esto representa que los emporios que formamos parte de la venezolanidad, poco a poco hemos venido entendiendo el momento histórico que vivieron, donde la imposición de sus formas culturales por parte del europeo (…) fue relevante y conllevó a crear una propuesta de acción donde el impactos de estos hechos históricos debe  servir de principios y estar ligados a un propósito político que debe comprender el fortalecimiento de nuestro autoestima, con la finalidad de instaurar la convicción de que los esfuerzos colectivos y la participación organizada, se conviertan en la base para la materialización de la república que está naciendo y allí la cultura juega un papel fundamental, ya que es el lugar donde se recrea la unidad simbólica del pueblo, considerada como un valor universal de mucho calibre, compendio de las actividades espirituales y materiales de la sociedad, puesto que es el vehículo más eficaz y legitimo para estimular y enaltecer las posibilidades de expresión del pensamiento y las aspiraciones del hombre en sociedad (por ello, no podemos olvidar que hay que visibilizar la dinámica histórica que trajo como consecuencia el sanguinario e inhumano Sistema de la Trata Negrera, como no podemos seguir in visibilizando que sin la presencia o participación de los pueblos o culturas aristocráticas africanas, dicho sistema no se fuera dado, porque es imposible creer que un grupo de aventureros buscadores de oro y de piedras preciosas que cruzaron mares, en galeras construida con una incipiente tecnología, físicamente agotados y demacrados por la trayectoria, pudieron apropiarse de todo un continente y adueñarse de su patrimonio material y espiritual.

Lo cual permite deducir que el conquistador supo comprender la ingenuidad del contrario y dentro de ella, la incipiente cultura que habían alcanzado en comparación a la de ellos, la poca importancia que se le daba a la vida, a los estratos más pobres, papel social que tenían la aristocracia tribal dominante (su carácter inhumano), etc., permitiéndoles ganar tiempo, dividirlos, percibir su diferentes sistema de representaciones, las cuales consideraron extrañas a toda idea de divinidad que el europeo concebía, a las cuales miraron como especulación, maltrato y desprecio, manejándolas a su antojo, porque no se puede negar que hubo una tendencia por parte de las culturas africanas aceptar el nuevo estilo de dominación, como del componente idiosincrático, jurídico e ideológico que esto implicaba, en el que no predominó una dinámica cultural en el cual prevaleciera un libre intercambio de sus elementos interno, ni una lucha que les permitieran crear un bloque histórico como respuesta ante la presión aculturadora.

 Por ello sostenemos que el problema de la invisibilización del aporte a nuestra diversidad,  por parte del “negro venezolano”, no es un problema solo de sólo sector social, porque también lo es, de las culturas que vinieron a conformar la venezolanidad…, no es de razas, ni exclusivo de los  traídos como desarraigados a estas tierras americanas. Por eso la deuda social no es solo es con los “negros venezolanos” sino también con las otras culturas que engrandecieron la cuna de Bolívar…”

   Pero en el caso de la cultura negra,  la realidad de éstas,  es diferente, al de los otros emporios humanos (es una situación especial, que no se ha podido superar, puesto que el impacto que tuvo el ser cazado, vendido y traicionados por su propia naturales -por los propios africanos-, no ha sido superado y viene a corroborar lo que algunos investigadores en el área mantienen, donde a pesar que fueron visibles las crueldades, el sistema tribual africano, siguió intensificando la caza hasta posteriores del siglo XIX)  y que hoy, se quiere de manera ladina (maliciosa)  imponer el término “afro descendiente”, con la intención de invisibilizar tales hechos históricos, sin reconocer la capacidad, potencialidades e inteligencia del negro para convertirse de esclavo, mercancía o producto, en creador de una cultura propia, innovador de categorías y argumentos paradigmáticos que no se pueden ver aislados del resto del país, que tiene que verse integrada dentro del aporte que permitió la conformación de la venezolanidad, y en condiciones de igualdad, en el que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela lo asume como una condición especial, en vista que debe comprenderse su situación…, del cual depende la perpetuidad de su existencia y reconocimiento en el tiempo, en vista que fueron dejado a la deriva, sin ningún tipo de apoyo, ni representación jurídica que lo protegiera.

Esto representa que África jamás le interesó reclamar el trato inhumano que se le dio a nuestra ascendencia biológica (no cultural, en vista de la perdida de la geografía espacial y de la creación de una nueva por la intervención de otros factores, en el que no se puede hablar de la presencia de la ancestralidad africana, porque se perdió por la imposición europea), porque de un sólo golpe aceptaron  el sistema impuesto por el  extranjero que conllevaba a entregar y convertir a sus originarios en Pieza de Ébano o mejor dicho…, en productos que podían ser adquirido por cualquier ciudadano europeo por cualquiera vágatela en cualquiera de las vitrinas de sus poblaciones de origen o en sus provincias), porque no les importaban su situación y es por ello que se pusieron al lado de quienes detentaron el poder porque eran parte del sistema de acumulación que se estaba gestando en el mundo y de la forma tan descarada, como éste fue ganando espacios (véase el papel que jugó la nueva División Internacional del Trabajo) y para ello se necesitaban de insumos que se convirtiera en mercancías y una mano de obra barata que se consolidó a través del Sistema de la Trata Negrera (donde millones de humanos fueron convertidos en piezas para fortalecer una realidad que no era la suya, a los cuales no se le reconoció su inteligencia, como sus diferentes capacidades, porque eran cosa sin valor, no eran reconocidos por la institucionalidad africana y europea como humanos), lo cual debe explicarse por el carácter que tuvo su expansión y el papel que jugó, la heterogeneidad histórica y sociocultural que se constituyó a través de un constructo ideológico (en el sentido de la falsa conciencia), cuya finalidad sirvió para enmascarar dicha realidad y desentrañar sus condiciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de quienes en África se convirtieron en minorías, en el que se menoscabó el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de sus derechos y libertades (por ello los texto de carlós Marx no sirven para su estudio, puesto que al referido analista no le importó tal realidad,  a pesar que en el segmento de tiempo que vivió y que le dedicó al nacimiento del Capitalismo liberal, todavía se encontraba en boga los residuos de tales actos inhumanos).

     Por ello, siempre hemos dicho que somos venezolanos creadores de la cultura negra, ya que por encima de nuestras cadenas  (impuesto por el Sistema Tribal Afro europeo), nuestra ascendencia[6] fue capaz de entender lo que les estaba pasando, puesto que tenían conciencia de la dinámica histórica que estaban viviendo, como de la necesidad de su apropiación, porque se presentaba una oportunidad para ser reconocidos y la supieron aprovechar…, dentro de esa estructura de contradicciones, de explotación, dominación y agresión  simbólica que permitió que los constructos para la dominación y la dependencia se impusiera como tipos ideales, los cuales fueron utilizados para la imposición del logo centrismo y el afro centrismo, que los conllevó a negar su estética, construyendo hegemonía frente colectivos de menor impacto. Por lo tanto, no fue fácil nuestra aceptación como poblaciones que nos habíamos convertido en originarios de los incipientes estados nación que se estaban emergiendo en un ambiente donde no se reconocía que éramos el producto de los cambios que se dieron  y que vinieron a influir a la nueva estructura social  venezolana (aunque se siguió manteniendo los mismos paradigmas que mantenían al estado social europeo), lo cual conllevó a una serie de conflictos que trajeron como consecuencia que la esclavitud se remozara y adquiriera otro carácter, donde las ventajas fueron a favor de los caudillos y de los hacendados (Se abolió la esclavitud, con grandes pérdidas para el estado venezolano y un gran negocio para los caudillos y dueños de haciendas, en vista que los negros quedaron desprovisto de tierra y dineros para su sustento y sobrevivencia, lo cual conllevó a que el vínculo con los hacendados se acentuara, profundizándose el conuco como un sistema de explotación y de neocolonialismo, ya que se impulsó la figura jurídica del arrendamiento, donde la convención no fue a título oneroso para los negros venezolanos), aunque tardíamente se comprendió la importancia estratégica para que se incorporaran a las luchas de independencia que se venían gestando en nuestro país y por ello se promulgó una serie de decretos, leyes en Pro de su abolición y fue en 1854 (con la llegada al poder del General José Gregorio Monagas, el cual no estaba de acuerdo, porque sostenía que tal medida perjudicaba a sus propietarios) que se tuvo garantía de una acción jurídica que  puso en vigencia su liberación con la puesta en marcha de una justa indemnización que contribuyó acrecentar las arcas de los hacendados.

Es por ello que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término “afro descendiente”, es antijurídico,  intrascendente, anti histórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la República (1811), donde no se explica que se utilice este momento, en el que la Revolución Bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que favorezcan una generación de alternativas que auspicien un sistema que fomente procesos que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación conlleve a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación proactiva que a la vez pose a un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello… la lucha por su memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que la ancestral se perdió, no existe, se transformó y nació otra, puesto que la cultura negra no es producto de lo africano solamente, sino también de lo blanco y lo indígena, en el que ninguna de estas culturas se puede adjudicar su origen, aunque fenotípicamente la pigmentación sea parecida a la africana en algunos casos, pero en otros responden a colores matizados que deja entrever aspectos fenotípicos diferentes.

————————————————-

[1].- JUAN PABLO SOJO (1976). Oriundo de Curiepe del estado Miranda, En su sapiencia nunca habló de Afro descendientes, sino de Afro ascendientes e hizo mucha mención en sus escritos del hombre negro que se caracterizaba por las implicaciones que representaba y le daba  forma a través de su  idioma negro. Aporte que viene a representar un hito importante en la diversidad venezolana y que le da a  los venezolanos creadores cultura negra una facundia extraordinaria (término Utilizado Por Juan Liscano en la presentación del libro. Véase; Una Gran Voz Venida de los Ancestros y Mina, en su texto “Noche Buena Negra. Ed. Gobernación del Estado Miranda. Pp 143 a la 146”.

[2] “Toda persona tiene el derecho de representar o dirigir peticiones ante cualquier autoridad, funcionario público o funcionaria pública  sobre los asuntos que sean de las competencias de éstos o éstas,, y de obtener oportuna y adecuada respuesta. Quienes violen este derecho serían sancionados o sancionadas conforme a la ley, pudiendo ser destituidos o destituida del cargo respectivo”.

[3] Así lo conceptualiza la Gerencial General de Estadística Demográfica del Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Subcomité de Estadística de poblaciones “afro descendientes” y que consideramos que envuelve una alta carga de discriminación por aspectos fenotípicos, es decir que la Ley Orgánica de Discriminación Racial que se piensa implementar en el país nace violando sus propios preceptos jurídico que se encuentran plasmados en su arquitectura jurídica y entra en contradicción con el Art. 19 y 21 Constitucional por incompatibilidad .

[4]  Nótese en la Exposición de Motivo.

[5]  que aparece en el texto de Agustín R. Rojas (1992). Derecho Hereditario Venezolano. Editado por la Universidad Central de Venezuela, pp. 72 hasta la 75.

[6]  Termino Utilizado por Juan Pablo Sojo en sus diferentes escritos.




agosto 2014
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses