17
Sep
15

LAS MIGRACIONES NO CONTROLABLES

Por Germán CARRERA DAMAS
Historiador
Constituyen uno de los fenómenos masivos más importan¬tes de nuestro tiempo. Compromete el destino de pueblos enteros y amenaza la estabilidad social aun de los países más poderosos. Se presenta con rasgos y ritmo tales que reta la capacidad de acción de los gobiernos. Genera confrontaciones sociales que ponen en grave riesgo el orden democrático y el deseado imperio de los derechos humanos. No sólo la libertad se ve puesta en riesgo. El concepto mismo de derechos humanos estaría en entredicho, si admitiéra¬mos que el primero y más sagrado de esos derechos es el de no de¬jarse morir de hambre. Y es el ejercicio de este derecho, en ultima instancia, el que genera el fenómenos demográfico que denomino migraciones no controlables .
Tiene más de fenómeno nuevo que de variante de las mi-graciones conocidas. Es expresión vital de sociedades en las cuales han aparecido fenómenos como el nunca empleado. Este es el in¬dividuo que entra en su madurez no como desempleado sino como alguien que jamás ha tenido empleo. Y que seguramente no alcanzará a tenerlo…. La masificación de este fenómeno, sumada a las tradicionales causas de migración, -pobreza crónica, inamovili¬dad social, inseguridad grave y permanente, etc.-, nutre las migra¬ciones no controlables. Por lo profundo, lo persistente y lo genera¬lizado de sus causas, éstas alcanzan niveles de intensidad y de ma¬sificación que desbordan los medios empleados para controlarlas y o desalentarlas.
El fenómeno de las migraciones no controlables está pre¬sente hoy en regiones y áreas culturales muy diversas. Pero sobre todo en Europa, respecto del Magreb y de Asia; en Rusia respecto de las sociedades islámicas de la antigua Unión Soviética; en di¬versas partes de América Latina, y especialmente en Venezuela respecto de Colombia, el área andina y el Caribe; y en los Estados Unidos respecto, particularmente, de México, América central y el Caribe. Pero cabe advertir que no se trata de procesos migratorios forzados, como los generados por el conflicto árabe-israelí, por la crisis del socialismo autocrático y por las crueles guerras de los Balcanes y el Cáucaso. Tampoco de los generados por los genocidas enfrentamientos tribales centroafricanos.
De todos los casos mencionados quizá sea el más estudiado el de la frontera entre México y los Estados Unidos. Abundan los estudios realizados por organismos oficiales e instituciones aca¬démicas. Los publicados por El Colegio de la Frontera, en México, y por la Universidad de California en San Diego, son especialmente importantes. A estos esfuerzos de conocimiento se suman medidas legislativas, masivo empleo de recursos de todo género y prácticas frecuentemente nada compatibles con los derechos del hombre y hasta con la más elemental dignidad humana.
No obstante, el Presidente Clinton ha considerado necesa¬rio formular su estrategia de control de la inmigración. Lo ha he¬cho partiendo de la proclamación de un principio que mueve a re¬flexión: “Somos una nación de inmigrantes, y todos debemos estar orgullosos de ello. Pero no es bueno e incluso es autodestructivo para una nación de inmigrantes permitir el tipo de abusos que se ha visto en los últimos años”…. Sentado este principio, esbozó una política cuyos ejes son el control del empleo y la represión policial de la inmigración ilegal. El objetivo lo precisó el secretario del Trabajo, Robert Reich: …”en este país estamos creando lugares de empleo tercermundistas poblados por trabajadores tercermundis¬tas. Y tenemos que suprimirlos”.
Mientras tanto la Conferencia por la Seguridad y la Cooperación en Europa (CSCE), de la que forman parte los Estados Unidos, se ocupa de la conciliación de los peligros de las migracio¬nes no controladas con las necesidades de movilización de mano de obra. Pero también de los derechos de las minorías, -¿cuándo un grupo de inmigrantes ilegales se convierte en una minoría con de¬recho a protección?-, mientras se avanza hacia la cumbre social de Copenhague. ¿Llevará el presidente Clinton su doctrina a esos fo¬ros internacionales? Vale la pena recordar que el proclamado nuevo orden internacional atribuye gran importancia a la protec¬ción y al libre ejercicio de los derechos humanos.
Hace varios años fue aprobada en los Estados Unidos la Ley Simpson-Rodino. Tuvo por objeto establecer un celoso reglamento laboral, el cual probablemente se buscará ahora fortalecer. Me preo¬cupó entonces el que la eventual eficacia de ese instrumento pu¬diese desviar corrientes de migración no controlable hacia nuestro país. Consideré oportuno que fijásemos las bases de una doctrina en esta materia. Parecía igualmente necesario que Venezuela com¬prometiese en el tratamiento del problema a los países emisores de tales migraciones. El medio idóneo podía ser la celebración de una conferencia americana sobre migraciones no controlables. Buscar allí juntos, emisores y receptores, modos de tratamiento de la cues¬tión que superen, y quizá lo hagan innecesario, el enfoque cruda¬mente represivo. No parece que la inminente cumbre social de Copenhague sea el escenario propicio, pues probablemente allí nuestra problemática no recibiría la atención que requiere. En cambio, parece razonable pensar que una conferencia americana sobre migraciones no controlables encontraría actualmente una buena acogida.
El Nacional, Caracas, 20 de febrero de 1995.

Anuncios

0 Responses to “LAS MIGRACIONES NO CONTROLABLES”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: