29
Ago
17

LA BATALLA POR LAS IDEAS.

Relaterad bildJuan Perón

SOMOS LO QUE SOMOS…que vachaché.

Qué representa PERÓN para nosotros en la actualidad? Qué importancia le asignamos al PERONISMO para nuestro futuro?

Qué uso hacemos, los trabajadores, de esa formidable herramienta que es el PARTIDO JUSTICIALISTA (PJ) para dignificar nuestras vidas?

Liberación nacional, Justicia Social, Comunidad Organizada, Continentalismo, Universalismo…dónde las encontramos en nuestros dirigentes de hoy?

Desde la muerte del Gral. Perón todo parece desintegrarse. Es como un brote de ébola ingresando al cuerpo social descomponiendo todos nuestros sueños, realizaciones, nuestras luchas y capacidades de resistencias como el de generar nuestros propios anticuerpos.

Somos conscientes que la reconstrucción del Movimiento Justicialista no será con retardatarios ni con apresurados…el verdadero arte de conducir consiste precisamente en hacer todo a su tiempo y armoniosamente, estableciendo una perfecta relación de esfuerzo para engrandecer al país sin imponer a la comunidad sacrificios inútiles.

En primer lugar debemos tener en claro, en esta tarea, que la división entre peronismo de derecha y peronismo de izquierda fue una estrategia elaborada para fracturarnos y enfrentarnos, convirtiendo al Movimiento en una estructura estática, pesada, anquilosada y sin respuestas para dar ante las angustiantes situaciones en que se encuentra la Argentina.

En este diseños participaron tanto Inglaterra y la URSS, vía Cuba. Nuestros militares liberales jugando para los primeros preparando Montoneros y J.W. Cooke, luego Rodolfo Walsh, inician el juego para los segundos, armando a Montoneros.

Montoneros, una moneda de dos caras…

A mediados de la década de los ’60 se cuestiona la utilidad de la Doctrina Peronista y se plantea a la Comunidad Organizada como etapa previa hacia el socialismo. Pero no será por un socialismo nacional…será internacionalista.

Estos elementos RETARDATARIOS neutralizarán las propias tácticas de Perón, que deberá ir modificando permanentemente.

Perón es consciente que la situación es muy compleja tanto externa como internamente. Sabe que tiene dos aliados tácticos, USA e Israel. En lo interno debe ganar tiempo para buscar que el conjunto se equilibre y armonice.

Equilibrio que implica dar buenas señales a todo lo fragmentado: a los que están a favor como a los contreras; a la izquierda como a la derecha; a los curas tercermundistas y obispos conservadores; al pobre como al rico; al campo y a la industria; a las FF.AA tanto nacionales como liberales; al capitalista temeroso ante el avance comunista como al trabajador. En la tarea de hacer feliz al pueblo y labrar la grandeza de la Patria, debe empezar por equilibrar lo político, lo social y lo económico. Al hombre es preferible persuadirle que obligarle. Por eso el verdadero gobernante es un conductor.

Sobre el concepto armónico de la relación, “los gobiernos deben adoctrinar y organizar a las comunidades para reducirles en medio de la incomprensión de algunos y de los intereses de otros. Una legión de adulones lo influenciarán para desviarlo y otra de enemigos para detenerle. Esa es la lucha. Saber superarla no es cosa simple. Para lograrlo el pueblo es el mejor aliado, sólo él encierra los valores permanentes, todo lo demás es circunstancial”. Perón tratará de persuadirlos…y así ellos dirán: Perón está conmigo…y conmigo…y con nosotros…pero él está con todos!.

Necesita tiempo y ese tiempo se lo tiene que conseguir Héctor Cámpora, el nuevo presidente constitucional en Argentina. Para muchos un personaje de poco carácter, manipulable y sin ideas propias. Cuando Eva Perón estaba en su lecho de muerte (1952) le dice a su esposo “Juan, dale tu mano a Cámpora, nunca de separes de él. Es uno de tus mejores amigos”. Era el candidato indicado que no iba a desequilibrar la balanza para uno u otro lado del Movimiento; que no iba a provocar recelos o discordias entre los distintos sectores de poder. Perón y Cámpora habían acordado una serie de puntos de trabajo ha realizar una vez en la presidencia.

Pero cuando el Gral. Alejandro Lanusse, presidente de facto, amaga con suspender las elecciones porque sectores del peronismo estaban ligados a lo que llamaban “delincuentes subversivos” la respuesta de Cámpora fue desafortunada, marcando el principio de su fin “si anulan el llamado a elecciones del 11 de marzo, desde el 13, somos todos MONTONEROS…”. Fue un APRESURADO.

En la sede de la CGT, el 30 de julio de 1973, Perón dirá un discurso acerca de la revolución que debe llevar a cabo el Justicialismo, que no todos parecen concebir del mismo modo: “es indudable que en todos los movimientos revolucionarios existen tres clases de enfoques: de un lado, el de los apresurados, que creen que todo anda despacio, que no se hace nada porque no se rompen cosas ni se mata gente. Otro sector está formado por los retardatarios, esos que no quieren que se haga nada, y entonces hacen todo lo posible para que esa revolución no se realice. Entre estos dos extremos perniciosos existe un enfoque que es el del equilibrio y que conforma la acción de una política, que es el arte de hacer lo posible: no ir más allá ni quedarse más acá, pero hacer lo posible en beneficio de las masas, que son las que más merecen y por las que debemos trabajar todos los argentinos”.

Los peronistas de izquierda o revolucionarios fueron retardatarios al creer que podían llevar al Justicialismo hacia el campo socialista, cuando ese modelo de organización social y económica había fracasado mostrando sus verdaderas intenciones con Hungría y Checoslovaquia…colonias del nuevo Imperio Soviético.

Cámpora comete el pecado del apresurado. Tomó medidas antes de tiempo, no cumplió con lo establecido dentro del marco estratégico planificado por Perón. Se dejó influenciar por su entorno familiar y sus amigos Montoneros. Perón tuvo que cambiar la estrategia y de tácticas, pedirle la renuncia a Cámpora e involucrarse directamente en la política y el poder…agravando su ya deteriorada salud y acelerando su muerte.

Cooke y Cámpora son expulsados del Peronismo.

En segundo lugar, hay tres hechos que son fundamentales entenderlos para la reconstrucción del Justicialismo que intentemos hacer:

1.- la Revolución Cubana. Es cierto, Perón ve con agrado los acontecimientos que se sucintan en la isla caribeña. La revolución que se lleva adelante es nacional, luego será comunista pero nacional…luego cae en las redes del internacionalismo. Y esto a Perón lo preocupa, tanto la internacionalización de la misma como la fuerte influencia soviética. En ese sentido es reveladora la carta que le envía a Castro, el 24 de febrero de 1974, por medio de su Ministro Gelbard, al decir que: “las revoluciones no pueden ser idénticas en todos los países porque tampoco todos los países son iguales, ni todos los pueblos tienen la misma idiosincrasia. Es preciso que cada uno actúe dentro de su soberanía con sus propios métodos. Pero es indudable que la necesidad de una unidad latinoamericana será la única posibilidad de libertad real para nuestro continente. A esta meta debemos concurrir todos de inmediato, para poder elevar nuestra voz con seguridad y respaldo en el seno de ese Tercer Mundo que garantizará nuestro desarrollo futuro y la libertad en lo económico, político y social”…“Para ello, tenemos dos caminos: tiempo o sangre. Tiempo sobra. La historia nos enseña cómo los excesos vuelven finalmente a su cauce habitual. Sangre, falta. Puesto que somos un continente descapitalizado, que precisa su puesta en marcha por medio de la unidad fraternal, donde los intereses individuales sean considerados y respetados, cuando los mismos no afecten a la comunidad latinoamericana; y en ese desarrollo necesitaremos aumentar al máximo los habitantes en el continente”. Perón le pide a Castro que la revolución se mantenga dentro de sus fronteras y no involucre a potencias extracontinental y se abstenga a exportarla al continente de la América nuestra, porque sangre no sobra. Para el barbudo cubano, Perón es un burgués detestable por su carácter antirrevolucionario y por su capitalismo reformista.

2.- la figura del Che. Perón le escribe a su amigo, el mayor Pablo Vicente, el 23 de agosto de 1966, refiriéndose al nacionalizado cubano como un “un muchacho muy inteligente pero advertí enseguida que muy atolondrado… Tiene una visión muy interesante de las cosas y del mundo actual pero participa de la idea de la “revolución permanente de los pueblos”, un utópico inmaduro…Tiene una conversación muy interesante y una obsesión por el comunismo muy marcada. Pretende reunir fuerzas no sé de donde para “liberar” nuestros pueblos americanos”. Es llamativo las comillas en la palabra liberar.

Muchos podrán decir que la carta del 24 de octubre de 1967 es la que importa, porque implica el verdadero pensamiento de Perón con respecto al Che. Sin embargo esta carta es APÓCRIFA, escrita en los estudios del abogado Eduardo Luis Duhalde, militante del peronismo de izquierda, y según se dice fue el Mayor Bernabé Alberte quien la difunde. Alberte en aquel momento era delegado de Perón hasta marzo del ’68 cuando favorece la creación de la CGT de los argentinos, junto a Rodolfo Walsh.

3.- hechos pocos conocidos son las relaciones de Perón con los jefes de estado de la América nuestra. Perón tenía muy buena relación con el Gral. Pinochet, un dato relevante a tener en cuenta es cuando el militar trasandino le pide protección de su familia ante un posible fracaso de golpe de estado contra el gobierno socialista de Salvador Allende, lo cual el gobierno de Perón accede. Por el contrario, no sucedió lo mismo con el pedido del malogrado presidente chileno, cuyo embajador en argentina nunca fue recibido por nuestro gobierno para asilar a su familia. Las relaciones con el gobierno paraguayo de Alfredo Stroessner, con el nicaragüense Anastasio Somoza…hoy figuras desprestigiadas por la prensa de izquierda y americana.

Estas relaciones no implican para nada asimilar a Perón con el fascismo, las dictaduras, o su carácter militarista. Perón no era comunista internacionalista, y en segundo lugar, él ve que en su Movimiento hay muchos jóvenes que podían “dispararse” para cualquier lado, para la izquierda como para la derecha extrema, y debe hacer todo lo posible para contenerlos y que no caigan en manos de los cubanos, de Firmenich u otros bandos.

Intentará equilibrar las partes. Podrá estrechar la mano a Alberte, pero en su despacho le confía sus ideas a Julián Licastro. Podrá discutir con Galimberti pero será a los compañeros de Guardia de Hierro a quien le confiere la misión de adoctrinar a los jóvenes.

El 21 de junio de 1973, al día siguiente de su regreso a la Argentina, Perón dirá: “los peronistas tenemos que retornar a la conducción de nuestro Movimiento. Ponerlo en marcha y neutralizar a los que pretenden deformarlo desde abajo o desde arriba. Nosotros somos justicialistas. Levantamos una bandera tan distante de uno como de otro de los imperialismos dominantes… No hay nuevos rótulos que califiquen a nuestra doctrina ni a nuestra ideología: somos lo que las XX verdades peronistas dicen. No es gritando la vida por Perón que se hace Patria, sino manteniendo el credo por el cual luchamos…”. Juan José Hernández Arregui entendió el mensaje y cambiará el nombre de su revista “Peronismo y Socialismo” por “Peronismo y Liberación”.

El liberalismo inglés como el marxismo soviético son movimientos imperialistas. El maoísmo chino es un movimiento de liberación nacional como el peronismo. Cuba termina siendo un país satélite de los soviéticos. China no!

No solo Perón busca equilibrar la situación regional, también USA que impulsa una alianza táctica entre Perón y Aramburu, que concluye con el asesinato de este último por una facción de Montoneros (Lanusse?). También Inglaterra quiere equilibrar la situación a su favor y ellos son grandes jugadores de ajedrez porque saben cómo y cuándo mover sus piezas, en el momento justo y en el lugar indicado. Su objetivo es controlar la región.

“La violencia en cualquiera de sus formas no afirma derecho sino arbitrariedades. Recurrir a la fuerza para solucionar situaciones políticas es la negación absoluta de la democracia. Una revolución aun triunfante no presupone sino la sin razón de la fuerza. El gobierno se ejerce con la razón y el derecho. Doblegar violentamente a la razón y al derecho es un acto de barbarie cometido contra la comunidad. Recurrir al pueblo es el camino justo. Un gobierno es bueno cuando la mayoría así lo afirma. Las minorías tendrán su influencia pero no las decisiones, que corresponden a la mayoría. Una minoría entronizada en el gobierno mediante el fraude o la violencia constituye una dictadura, arbitraria y la antítesis de todo sentido democrático…” Juan D. Perón, La Fuerza es el Derecho de las Bestias.

Esta situación nos quitó el derecho a la libertad, a la autodeterminación como pueblos libres. Nos roban el derecho a la esperanza, imponiéndonos un modelo temporal del presente. No sólo sucedió en Argentina, fue regional.

Somos pueblos sin justicia, sin unidad y organización, sin historia y sin lucha…es un pueblo condenado a vivir a las sombras del Imperio, a comer las sobras de los civilizados europeos. Un pueblo que sacrifica a sus hijos a las desmesura del Mercado.

Desde México al Conurbano bonaerense podemos contabilizar un poco más de seis millones de niños deambulando por este presente sin un futuro tranquilo. La gran mayoría de ellos trabajan sin haber cumplido la edad mínima de admisión al empleo o realizan trabajos que deben ser prohibidos. Otra parte son reclutados a la fuerza para integrar los grupos de la guerrilla o grupos paramilitares, los carteles de drogas, las pandillas o la delincuencia…y la prostitución.

De México a la Argentina, para estos 6.000.000 de pibes, sus vidas no valen nada, sólo el valor de una bala.

Muchos de ellos no llegarán a la mayoría de edad, morirán en acción, en prisión, a manos del narco o agotados por el trabajo forzado o la trata. Y el que puede escapar de este infierno creado por nosotros, los mayores, pelearán una pelea muy dura, muy desigual, la de sobrevivir en una sociedad que exige capacidad, preparación, conocimiento, inteligencia…pero para eso se requiere una buena alimentación y educación.

Nuestras grandes ciudades son indiferentes a esta realidad. No dan segundas oportunidades. Si estuviste en la guerrilla, si fuiste narco, si te prostituyeron, si saliste a delinquir…seguirás siendo guerrillero, narco, delincuente o prostituta. Nuestro cristianismo termina cuando debemos poner la otra mejilla.

La América nuestra duele, y mucho.

El JUSTICIALISMO tiene su responsabilidad histórica en este escenario de la América nuestra… somos responsables de esta realidad.

En el S. XIX, de México a la Argentina, el enfrentamiento entre los pueblos, luego de las luchas por la Independencia, se producen entre conservadores y liberales, entre clericales y anticlericales, entre centralistas y federales. Uno y otro bando se endeudan con la banca londinense. Nuestros grandes patriotas son asesinados o mueren en el exilio…y nuestras riquezas (oro, plata, cuero, lana, trigo y maíz) fluyen con total libertad hacia la maquinaria capitalista inglesa.

Pero muchos pueblos empezarán a tomar conciencia de esta situación y lucharan, resistirán. La sangre del Mío Cid circula por nuestras venas. Sangre noble castellana, insurrecta, insumisa, que no se doblega ante el destino que parece imponer el Imperio. Es ella que levanta en armas a sus hijos criollos. Desde la Revolución del Parque (Argentina 1890) a la Revolución mexicana, del nicaragüense Augusto Sandino al uruguayo Luis Alberto de Herrera y muchos otros dirán basta!

Fueron estos grandes hombres que pensaron que estas tierras nos pertenecen por derecho propio. El derecho que se les asigna a los pueblos libres…ser dueños de lo que pisan.

De una tierra diferente a la europea, al África o a la asiática. La nuestra es una tierra que tiene conciencia de sí misma, que tiene vida, que manda al hombre a protegerla, de la que el hombre nuestro extrae sus recursos pidiendo su permiso. El hombre nuestro, es la Raza Cósmica de la que hablara el mexicano Vasconcelos. Es el hombre que no solo es materia y espíritu, porque también es tierra, como bien refiere Rodolfo Kusch, un argentino maldito.

Cuerpo, alma y tierra que cuando encuentra su equilibrio se convierte en PUEBLO, y cuando ese pueblo defiende su tierra y su cultura, su tradición y su historia, toma la categoría de PATRIA. Cuando la Patria, en su conjunto, decide seguir un objetivo en común se convierte en NACIÓN. Y cuando se logra la perfecta armonía entre Pueblo, Patria y Nación, junto a un Estado que comprenda y entienda las consignas de su tiempo, consigue el objetivo final de una COMUNIDAD ORGANIZADA, como bien lo señala Alejandro Ogando.

Es así como el Gral. argentino Juan Domingo Perón (tres veces presidente constitucional), toma distancia entre el liberalismo y del marxismo, ambos hijos del mercado deshumanizante, para dar a conocer su DOCTRINA. La misma nace de la IDEOLOGÍA del pueblo argentino. De una Argentina hija de la hispanidad. Síntesis cultural hispanomusulmáncriollo-mestizo. De esa amalgama nace esta estirpe que somos nosotros, mestizo-criollos, los que originamos esta cultura que se extiende del sur de Estados Unidos a la Patagonia Argentina.

Para la elite porteña y aporteñada, acostumbrada a venderle trigo y cuero a Inglaterra, hablar en francés y vacacionar en Miami, Perón era el hecho maldito del país burgués, de esa Argentina liberal y antihispanista. Ni el peronismo de Cooke o el de Vandor estaban proscripto, solo el peronismo de Perón.

El Lic. en Ccias. Políticas, Pablo Anzaldi, nos refiere “Perón comprende en el año ’55, primero hizo bien en retirarse para evitar una guerra civil, y lo que hace a partir de esa fecha es una larga marcha de persuasión de todos los actores de la vida nacional acerca de los objetivos de la Comunidad Organizada y de los objetivos trazados en la Doctrina Nacional, es decir, en lugar de retroceder al socialismo del S.XIX, Perón lo que hizo fue, con su Doctrina del S.XX, tratar de avanzar hacia el S.XX y el S.XXI, planteando la profundidad de la colaboración de clase, la profundidad de la comunidad organizada, no solo como método de elevación material y espiritual de nuestro pueblo, sino también como método de elaboración y metabolización de los conflictos sociales…el problema de la argentina liberal era, y es, el pensamiento de Perón”.

Pero nos dejamos ganar. Hoy existe un peronismo sin el pensamiento de Perón. No supimos continuar con este legado que heredamos el 12 de junio de 1974 cuando dijo “mi único heredero es el pueblo”. Nuestros padres no pudieron superar la muerte de su Conductor, quedando anclados en una especie de limbo. Nosotros, la generación que precede a la muerte de Perón, solo somos herederos de las emociones y sentimientos de nuestros padres y fueron esas emociones y sentimientos las que nos jugaron una mala pasada cuando nos hicieron creer en un Perón liberal. A la siguiente generación les fue peor, no hay formación de cuadros, no hay conocimiento de nuestra Doctrina, tampoco de la ideología de nuestro pueblo, no hay un sentido de pertenencia a la Patria y a una comprensión de lo que es una Nación, lo que los ha llevado a una nueva concepción del peronismo, a una sin Perón, a una que llamaron kirchnerismo -que es de base socialdemócrata-.

Por último, nuestros pueblos hermanos que observan nuestras idas y venidas, nuestro movimiento pendular de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, no pueden confiar en nuestro Movimiento como Liberador, como conductor de este proceso de unidad y organización que necesitamos para ser dueños de nuestras tierras y de sus recursos.

Nuestros propios dirigentes ya no les interesan estos objetivos y fines trascendentales de liberación y justicia social. Para ellos, tanto los ex presidentes y dirigentes Justicialistas Carlos Menem como Cristina Kirchner, solo somos un partido que va en alianza con otros para ganar votos. El PJ solo es un instrumento electoralista que gana elecciones. Ya pocos confían en nuestras consignas.

La América nuestra carece de liderazgo. La muerte del chavismo bolivariano dejó huérfanos a nuestros pueblos. Pueda o no gustar, era una ideología que unía.

Estamos muy lejos de vernos como pueblos hermanados por estas tierras. Como hermanos sin fronteras. No logramos comprender que juntos somos más fuertes ante las adversidades que el mundo presenta cada día, y lo más importante, porque todas nuestras tradiciones, comidas, nuestra forma de hablar etc. son demasiadas parecidas.

Nos espera un futuro grandioso si lo encaramos en ese sentido. La América nuestra es única en todo, pero unida.

Es por eso que necesitamos con urgencia definir hacia dónde queremos ir con el JUSTICIALISMO. Necesitamos de nuestra UNIDAD de concepción. Necesitamos asumir esta responsabilidad de conducción de los destinos de estas tierras dignificada por la sangre de nuestros padres, por aquellos que pelearon para que ella sea nuestra y nuestro destino solo sea elegido por los pueblos de estas tierras.

GOTTE LUIS E.
“la pequeña trinchera”-
AGRUPACIÓN GASPAR CAMPOS.
MAR DEL PLATA, AGOSTO DEL 2017.

Anuncios

0 Responses to “LA BATALLA POR LAS IDEAS.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2017
L M X J V S D
« May   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: