09
Nov
19

4 razones por las que el socialismo se está volviendo más popular

socialist.PNG
Fuente de la imagen: Getty

La nueva apertura de un gran número de estadounidenses al socialismo es, por ahora, un fenómeno bien documentado. Según una encuesta de Gallup de principios de año, el 43% de los estadounidenses cree ahora que alguna forma de socialismo sería algo bueno, en contraste con el 51% que todavía está en contra. Una encuesta de Harris encontró que cuatro de cada diez estadounidenses prefieren el socialismo al capitalismo. La tendencia es particularmente evidente en los jóvenes: otra encuesta de Gallup mostró que en 2010, el 68% de las personas de entre 18 y 29 años aprobaron el capitalismo, con sólo el 51% aprobando el socialismo, mientras que en 2018, mientras que el porcentaje de este grupo de edad a favor del socialismo se mantuvo sin cambios en el 51%, los que estaban a favor del capitalismo habían caído precipitadamente al 45%. La misma encuesta mostró que entre los Demócratas, la popularidad del socialismo se sitúa ahora en el 57%, mientras que el capitalismo está sólo en el 47%, una marcada diferencia con respecto a 2010, cuando los dos fueron juzgados en el 53%. Una encuesta de YouGov de principios de este año mostró que, a diferencia de las generaciones mayores, que todavía prefieren a los candidatos capitalistas, el 70% de los milenios y el 64% de los gen-Zers votarían por un socialista.

La pregunta es: ¿por qué socialismo ahora? En un momento en que la economía estadounidense bajo Trump parece estar avanzando a buen ritmo, ¿por qué hay tantos que desean una alternativa? Yo sugeriría cuatro factores que contribuyen a la situación.

Factor #1: ignorancia de la historia

La primera causa de la popularidad del socialismo, especialmente entre los jóvenes, es obvia: habiendo crecido en una época posterior al final de la Guerra Fría, el colapso del Bloque Oriental de Europa y la transición de China al capitalismo autoritario, «estos chicos de hoy» –aquellos de 18 a 29 años de edad que nacieron alrededor de la última década del siglo XX– no saben de qué se trata el socialismo. Cuando piensan en el socialismo, no piensan en Stalin; piensan en Escandinavia.

La ignorancia de los estadounidenses –y especialmente de los jóvenes estadounidenses– sobre la historia está bien documentada y es profunda. A partir de 2018, sólo uno de cada tres estadounidenses podría pasar una prueba de ciudadanía básica, y de los examinandos menores de 45 años, ese número se redujo al 19%. Eso incluía a personajes tan insignificantes como no tener ni idea de por qué los colonos estadounidenses lucharon contra los británicos y creer que Dwight Eisenhower dirigió las tropas durante la Guerra Civil. Hablando de la guerra durante la cual él dirigió las tropas, muchos milenios tampoco saben mucho de esa. No saben lo que fue Auschwitz (el 66% de los milenios en particular no pudieron identificarlo). Veintidós por ciento de ellos no habían oído hablar del Holocausto en sí. ¿La Batalla de las Ardenas? Olvídalo. Retrocede un poco más en el tiempo, y la falta de pistas se hace cada vez más profunda. Sólo el 29% de los estudiantes de último año de las 50 mejores universidades en Estados Unidos de U.S. News and World Report –el grupo demográfico preciso que pretende hablar con autoridad sobre la supuesta historia de supremacía blanca de Estados Unidos– tienen alguna idea de lo que era la Reconstrucción. Sólo el 23% sabe quién escribió la Constitución. Demasiado para cualquier noción de que esta es la generación más educada de la historia.

Más cerca del tema –socialismo– la misma compilación de los resultados de la encuesta incluye la atribución del Manifiesto Comunista «de cada uno según su capacidad; a cada uno según sus necesidades» a Thomas Paine, George Washington o Barrack Obama. Además, entre los estadounidenses en edad universitaria, aunque el apoyo al socialismo es bastante alto, cuando a estos mismos jóvenes adultos se les pregunta sobre su apoyo a la definición real del socialismo – una economía administrada por el Estado – el 72% resulta ser una economía de libre mercado y sólo el 49% una alternativa administrada por el Estado (sí, de esos números se desprende que hay muchos niños confundidos que están a favor de ambas alternativas mutuamente excluyentes). En comparación con un tercio de los estadounidenses mayores de 30 años, sólo el 16% de los milenios fueron capaces de definir el socialismo, según una encuesta de la CBS/New York Times de 2010. Y aunque no he visto encuestas sobre esto, estaría dispuesto a apostar que un buen grupo de estos mismos estudiantes, si se les pidiera que dijeran qué era la Unión Soviética, no tendrían ni idea ni lo considerarían como una especie de competidor derrotado de la Unión Occidental.

Para agravar aún más el problema, la historia que se enseña a los estudiantes cae cada vez más en la categoría de historia «despierta», la historia de opresión de Estados Unidos, tal como la imagina el influyente historiador socialista revisionista Howard Zinn. Cuando los socialistas escriben nuestros libros de historia, el resultado final está predeterminado.

Dada la ignorancia y la distorsión sistemática de la historia, ¿es sorprendente que los milenios que nunca vivieron gran parte del siglo XX no piensen que el socialismo es tan malo?

Factor #2: el fracaso del Estado

Cuando tratamos de explicar el impulso socialista, no podemos perder de vista el hecho de que nuestro Estado sigue interfiriendo en la economía en formas que dan a la gente razones para pensar que el sistema es corrupto y necesita ser destruido.

Por ejemplo, el costo de la universidad, que está por las nubes. A primera vista, esto parece como si las universidades capitalistas codiciosas siguieran subiendo la matrícula, y como la mayoría de los universitarios y sus padres no pueden pagar el precio de la etiqueta, casi el 70% piden préstamos, ensillando a los jóvenes que intentan empezar sus carreras con una montaña de deudas (casi 30.000 dólares en promedio). Esto hace que todas esas promesas socialistas de universidad gratuita o de perdón de préstamos suenen muy bien. Sin embargo, bajo la superficie, una gran parte del problema son las subvenciones federales y los préstamos subsidiados. Si el Estado dejara de pagar una gran parte de su factura, más estudiantes y padres se verían obligados a hacer pony, lo que significaría, a su vez, que las universidades no podrían seguir subiendo sus precios sin ver una caída precipitada en la matrícula. En lugar de ello, se verían obligados a fijarse un precio en algún nivel que los solicitantes podrían pagar de manera realista, lo que haría que la universidad fuera más asequible para un gran segmento de la clase media estadounidense.

Otro ejemplo simple del problema es la Ley de Estabilización Económica de Emergencia de Obama de 2008, coloquialmente conocida como el gran banco «Bailout». Cuando los niños crecen viendo al Estado tirar las cuerdas de salvamento gratuitas a las empresas que se encuentran en una situación desesperada, causan una crisis financiera masiva y, en el proceso, pierden muchos empleos y hogares, no podemos culparlos por concluir que el sistema está amañado.

Hay muchos más ejemplos de donde vinieron –nuestro gobierno desperdiciando billones en guerras extranjeras que aumentan la inestabilidad en todo el mundo y terminan costándonos aún más a medida que luchamos por limpiar nuestros propios desastres es un gasto que viene a la mente– pero el punto es este: cuanto más interfiere el Estado en la economía para ayudar a los intereses creados, más razones veremos muchos de nosotros para pedirle al Estado que interfiera en la economía para ayudar al resto de nosotros. Cuantas más razones le demos a alguien para pensar que el capitalismo significa capitalismo de amigos, más clamarán por el socialismo.

Factor #3: monocultivo ideológico de las universidades

Los partidarios del socialismo no son simplemente los jóvenes, sino más bien, de manera desproporcionada, los que tienen educación universitaria entre los jóvenes. Y cuanto más universidad tienen, más caliente se ponen por el socialismo. Según una encuesta realizada en 2015, el apoyo al socialismo aumenta del 48% entre los que tienen un diploma de bachillerato o menos, al 62% entre los graduados universitarios y al 78% entre los que tienen títulos de posgrado. Los de la izquierda probablemente dejen de pensar mucho ahora y lleguen inmediatamente a la conclusión de que el apoyo al socialismo es una consecuencia natural de los grandes cerebros y de la educación de las élites. Pero hay, de hecho, una explicación menos obvia, pero en última instancia mucho más convincente, que también logra explicar el hecho general de que más educación se correlaciona con más izquierdismo: algo –algo malo– está sucediendo en las propias universidades para atraer a los estudiantes hacia la (lejana) izquierda.

Ya hemos visto anteriormente que lo que no está sucediendo en las universidades, incluso en las universidades de élite, hoy en día es una gran cantidad de educación en temas importantes como la historia. Lo que estamos recibiendo en cambio es un montón de pensamiento grupal y adoctrinamiento. Las universidades siempre se han inclinado un poco hacia la izquierda. Pero desde principios hasta mediados de la década de 1990 (por razones que he explicado en detalle en otra parte), la diversidad ideológica comenzó a desaparecer por completo, a medida que la desviación hacia la izquierda se fue desviando. Como se documenta en un documento de Stanley Rothman et al. de 2005, en 1984, el 39% del profesorado universitario era de izquierda/liberal, y el 34% de derecha/conservador. Para 1999, esas cifras habían experimentado un cambio sísmico: la facultad era ahora del 72% izquierda/liberal y del 15% derecha/conservador. Desde 1999, el desequilibrio se ha vuelto aún más marcado. Un informe completo de la Asociación Nacional de Académicos de abril de 2018 del Prof.

Mitchell Langbert, del Brooklyn College, haciendo un seguimiento de las inscripciones políticas de 8.688 profesores con título de doctorado de 51 de las 66 universidades de artes liberales más importantes de U.S. News & World Report para 2017, encontró que «el 78,2 por ciento de los departamentos académicos de su muestra no tienen republicanos o tienen tan pocos como para no hacer ninguna diferencia». Como era de esperar, dada la composición del profesorado, los datos de la encuesta también indican que los puntos de vista políticos de los estudiantes van más a la izquierda entre el primer y el último año.

A la luz de estos datos, no debería sorprendernos que los estudiantes que han ido a la universidad en esta era de extremismo ideológico hayan salido radicalizados y…. socializados.

Factor #4: niños mimados

Los jóvenes siempre han estado más inclinados a abrazar sueños imposibles – una falta de familiaridad con la complicada forma en que el mundo funciona realmente, junto con el arreglo universitario descrito anteriormente, hará eso a casi todo el mundo – pero hay una razón por la que la mentalidad de los jóvenes de hoy en día es particularmente susceptible a la amenaza roja. En el libro del año pasado The Coddling of the American Mind, el prominente psicólogo social Jonathan Haidt y Greg Lukianoff de FIRE describen las especies de crianza sobreprotectora e inculcación de autoestima sin fundamento y sin crítica por parte de padres y educadores por igual que llegaron a prevalecer cuando los niños crecían en las décadas de los noventa y los 2000. Cuando nos criamos en la creencia de que somos maravillosos tal como somos, nunca aprendemos las habilidades críticas de la vida para tranquilizarnos a nosotros mismos, trabajar a través de la ansiedad, enfrentarnos a los obstáculos y superar la adversidad. El resultado predecible, como observan Haidt y Lukianoff, es una demanda que hay que salvaguardar: espacios seguros, restricciones a la libertad de expresión, etc. A muchos les parece que el Estado es la institución adecuada para proporcionar este tipo de «seguridad».

Si estas cuatro son las causas principales del rápido surgimiento del socialismo entre nosotros, entonces la siguiente pregunta lógica es qué hacer al respecto. No hay una respuesta fácil, por supuesto, pero yo sugeriría que la radicalización de la academia es la cuestión central. Si pudiéramos revertir ese tsunami, caerían muchos dominós: estaríamos abordando la monocultura universitaria que distorsiona sistemáticamente la investigación, enviando a los estudiantes a girar a la izquierda y a los graduados generaciones de clones ortodoxos de izquierda que encuentran su camino en el periodismo, el Estado, la educación, el entretenimiento y otros sectores influyentes que impulsan a la opinión pública y dan forma a los otros tres temas de la corriente descendente que influyen en el ascenso del socialismo: la política del Estado, la filosofía de la educación y la enseñanza y la forma en la que se enseña la historia. Muchos han observado que nuestras universidades están en crisis, pero esa crisis también representa una oportunidad para evitar el cataclismo socialista mucho mayor que amenaza con envolvernos a todos.

11/08/2019

 

*Alexander Zubatov es un abogado en ejercicio especializado en litigios comerciales generales. También es escritor de poesía, ficción, drama, ensayos y polémicas.

 


0 Responses to “4 razones por las que el socialismo se está volviendo más popular”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: