Archivo para 27 diciembre 2019

27
Dic
19

ESPAÑA – ¿ES “TERRORISMO JURÍDICO” LAS PENAS QUE SOLICITA LA FISCALÍA CONTRA LAS FIGURAS VISIBLES DEL PROCÉS? — InterMedia Press

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término eutopía o utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal. Así, distopía sería “una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”. Las distopías se […]

a través de ESPAÑA – ¿ES “TERRORISMO JURÍDICO” LAS PENAS QUE SOLICITA LA FISCALÍA CONTRA LAS FIGURAS VISIBLES DEL PROCÉS? — InterMedia Press

26
Dic
19

Semiótica según Marcel Danesi — ciberestética

En su introducción al texto de Thomas Sebeok, Signos: una introducción a la semiótica (1994), el profesor canadiense Marcel Danesi, de la Universidad de Toronto, define la semiótica de esta forma: “La semiótica es el término comúnmente utilizado para referirnos al estudio de la capacidad innata de los seres humanos para producir y comprender signos de todas […]

a través de Semiótica según Marcel Danesi — ciberestética

20
Dic
19

Ejemplos de disertaciones: Platón — Recursos de filosofía

Ejemplo de dos de las reflexiones escritas por alumnos y alumnas de 2º Bachillerato del IES El Brocense en las que se relacionan aspectos de la filosofía de Platón con la actualidad. Ejemplo 1: Tema elegido por el alumno: La educación Ejemplo 2: Tema elegido por la alumna: La sociedad

a través de Ejemplos de disertaciones: Platón — Recursos de filosofía

19
Dic
19

La meditación de no-acción (III) — El blog de 道

Ese engacharse emocionalmente de forma intensa, no pasa con las otras consciencias (los cinco sentidos), por varias razones. La primera es que en meditación nos sometemos a una deprivación sensorial notable (silencio, oscuridad, nadie nos habla, a veces hasta ojos cerrados) cosa que no podemos hacer con el pensamiento. Ya nos gustaría, ¿verdad? Y lo […]

a través de La meditación de no-acción (III) — El blog de 道

17
Dic
19

EL AFEMINADO

Resultado de imagen de Por Guy de Maupassant

Cuántas veces oímos decir: “Es encantador este hombre, pero es una mujer,
una mujer auténtica”.

Vamos a hablar del afeminado, la peste de nuestro país.

Ya que nosotros, en Francia, somos todos afeminados, es decir, cambiantes,
o extravagantes, inocentemente pérfidos, sin orden en las convicciones
o la voluntad, violentos y débiles como las mujeres.

Pero el más irritante de los afeminados es seguramente el Parisino y
de los bulevares, en el que las apariencias de inteligencia son más acusadas
y que reúne en sí mismo, exageradas por su temperamento de hombre,
toda las seducciones y todos los defectos de las encantadoras mujerzuelas.

Nuestra Cámara de Diputados está poblada de afeminados. Ellos forman
el gran partido de los oportunistas amables que podríamos
llamar los “hipnotizadores”. Estos son los que gobiernan con palabras
dulces y promesas engañosas, que saben dar la mano de forma que se creen
lazos de afecto, decir “querido amigo” de una manera delicada a las personas
que menos conocen, cambiar de opinión sin ni siquiera sospecharlo, exaltarse
ante cualquier idea nueva, ser sincero en sus variables creencias, dejarse
engañar de la misma forma que ellos engañan, no recordar al día siguiente
lo que dijeron la víspera.

Los periódicos están llenos de afeminados. Tal vez sea aquí donde más
encontramos, pero es también aquí donde son más necesarios. Hay que
exceptuar algunas voces como “Los Debates” o “La Gaceta de Francia”.

Evidentemente, todo buen periodista debe ser un poco mujer, es decir,
estar a las órdenes del público, servil, sirviendo inconscientemente los
derroteros de la corriente de opinión pública, voluble y versátil, escéptico
y crédulo, malvado y servicial, bromista y experimentado, entusiasta
e irónico y siempre convencido sin creer en nada.

Los extranjeros, nuestros antimodelos como decía la Sra. Abel, los tenaces
ingleses y los pesados alemanes, nos consideraron y considerarán hasta
el final de los siglos, con un cierto asombro mezclado de desprecio.
Nos ven superficiales. No es eso, nosotros lo que somos es mujeres.
He aquí el por qué de que se nos ame a pesar de nuestros defectos,
que regresen a nosotros a pesar de todo lo malo que de nosotros
se dice; son discusiones amorosas…!

El afeminado, tal y como lo encontramos por el mundo, es tan encantador
que os engancha en una charla de cinco minutos. Su sonrisa parece
hecha para vosotros; no podemos pensar que no haya en su voz
entonaciones particularmente amables en honor a vosotros. Cuando
nos abandona, tenemos la sensación de conocerle desde hace veinte años.
Estamos totalmente dispuestos a prestarle dinero,
si nos lo pide. Nos ha seducido como una mujer.

Si tiene modales dudosos, no se le puede guardar rencor, ¡tan gentil como
es él cuando volvemos a verle! ¿Que se disculpa? ¡Nos entran ganas de
pedirle perdón! ¿Que miente? No podemos creerle! ¿Que os engaña
indefinidamente con promesas siempre falsas? Le sabemos tan convencido
de sus propias promesas como si hubiera removido el mundo para haceros
un favor.

Cuando admira algo, se emociona con expresiones tan sentidas que os
mete en el alma sus convicciones. Ha adorado a Victor Hugo y hoy día
lo trata de beodo. Se hubiera batido en duelo por Zola y lo abandona
por Barbey d´Aurevilly. Y cuando admira, no admite restricciones de
ningún tipo; os abofetearía por una palabra; pero cuando se pone
a despreciar no conoce límites en su desdén y no acepta protesta alguna.

Si tiene modales dudosos, no se le puede guardar rencor, ¡tan gentil como
es él cuando volvemos a verle! ¿Que se disculpa? ¡Nos entran ganas de pedirle
perdón! ¿Que miente? No podemos creerle! ¿Que os engaña indefinidame
promesas como si hubiera removido el mundo para haceros un favor.

Cuando admira algo, se emociona con expresiones tan sentidas que os mete
en el alma sus convicciones. Ha adorado a Victor Hugo y hoy día lo trata
de beodo. Se hubiera batido en duelo por Zola y lo abandona por
Barbey d´Aurevilly. Y cuando admira, no admite restricciones de ningún
tipo; os abofetearía por una palabra; pero cuando se pone a despreciar no
conoce límites en su desdén y no acepta protesta alguna.

En suma, no comprende nada.

Escuchen charlar a dos mujeres:

-“Entonces, ¿estás enfadada con Julia? Yo te creo, yo la abofeteé.

-¿Qué te había hecho?

-Le había dicho a Paulina que yo estaba en la miseria trece meses de cada
doce. Y Paulina se lo dijo a su vez a Gontran. ¿Entiendes?

-¿Vivíais juntas en la calle Clauzel?

-Hemos vivido juntas durante cuatro años en la calle Bréda; después nos
enfadamos por un par de medias, que ella pretendía que yo había puesto,
-no era verdad-, unas medias de seda que ella había comprado a la madre
Martin. Entonces le largué un guantazo. Y me abandonó así. La reencontré
casucha dos veces más grande.”

No escuchamos el resto, pasamos.

Pero como íbamos el domingo siguiente a Saint-Germain, dos jovencitas
subieron en el mismo vagón. Reconocimos a una de ellas enseguida, la
enemiga de Julia. La otra…? ¡¡Es Julia!!!

Y se hacían carantoñas, caricias, proyectos.

“-Dime, Julia.

-Escucha, Julia etc.”

 

El afeminado tiene amistades de esta naturaleza. Durante tres meses
no puede dejar a su viejo Jacques, su querido Jacques. No existe
nadie más que Jacques en el mundo. Solo él tiene ingenio, sensatez, talento.
Solo él es alguien en Paris. Se les encuentra por todas partes juntos, cenan
juntos, van juntos por las calles, y cada tarde se acompañan diez veces de
la puerta de uno a la de otro sin decidirse a separarse.

Tres meses más tarde, si se habla de Jacques:

“Ya está ese crápula, ese vago, bribón. He aprendido a conocerlo, vamos.
Ni siquiera honesto, y mal educado, etc., etc.”

De nuevo tres meses después, y viven juntos; pero una mañana sabemos
que se han batido en duelo y después abrazado, llorando, sobre el campo.

Ellos son, conviviendo, los mejores amigos del mundo, enfadados hasta la
muerte la mitad del año, calumniándose y queriéndose a ratos, intensamente,
apretándose las manos hasta romperse los huesos y listos para partirse el vientre
por una palabra mal entendida.

Ya que las relaciones de los afeminados son inciertas, su humor sufre
altibajos, su exaltación nos sorprende, su ternura va y viene, su
entusiasmo se eclipsa. Un día, os quieren, al día siguiente os miran con
pena, porque tienen, en suma, una naturaleza femenina, una seducción
femenina, un temperamento femenino; y todos sus sentimientos se parecen
al amor femenino.

Ellos tratan a sus amigos como las mujerzuelas a sus perritos.

Ese perrito adorado que abrazamos infinitamente, que alimentamos con
azúcar, que acostamos sobre la almohada de la cama, pero que arrojaremos
enseguida por la ventana en un movimiento de impaciencia, que hacemos
girar como una honda sujetándolo por la cola, que apretamos con los brazos
hasta estrangularlo y que zambullimos, sin razón, en un cubo de agua fría.

Por eso qué extraño espectáculo la ternura de una verdadera mujer y la de
un afeminado!

Él le pega y ella le araña, se detestan, no pueden verse y no pueden
dejarse, enganchados el uno al otro por no se sabe qué lazos misteriosos
del corazón. Ella le engaña y él lo sabe, solloza y perdona.

El acepta la cama que paga otro y se cree, de buena fe, irreprochable.
El la desprecia y la adora sin distinguir que ella tendría el derecho de
devolverle su desprecio. Sufren los dos atrozmente el uno por el otro sin
poder desunirse; se lanzan de la mañana a la noche a la cabeza cantida
en exceso, vibrantes de rabia y de odio, caen en los brazos el uno del otro
y se abrazan perdidamente, enredando sus bocas temblorosas y sus almas
de mujerzuelas.

El afeminado es valiente y cobarde al mismo tiempo; tiene, más que
cualquier otro, el sentimiento exaltado del honor, pero le falta el sentido
de la simple honestidad, y, si las circunstancias ayudan, tendrá flaquezas
y cometerá infamias de las que no se dará cuenta alguna; ya que él
obedece, sin discernimiento, a las oscilaciones de su pensamiento
siempre arrastrado.

Engañar a un proveedor le parecerá cosa permisible y casi impuesta.
Para él, no pagar sus deudas es honorable, a menos que sean de juego,
es decir, un poco sospechosas; timará en ciertas condiciones que la ley del
mundo admite; si se encuentra escaso de dinero, pedirá prestado por todos
los medios no teniendo escrúpulos por jugar un poco con los prestamistas;
pero mataría de un sablazo, con una indignación sincera, al hombre que
pusiera en duda solamente su falta de delicadeza.

Por Guy de Maupassant (1883)

17
Dic
19

¿PARA QUÉ SIRVE LA FILOSOFÍA? by F.MOA

Focus / Masticadores Editores: Carlos Usín & j. re crivello

Aristóteles miró a Tales de Mileto y llegó a la conclusión de que éste había demostrado que la filosofía no es una cosa inútil[1]. Aproximadamente dos siglos después de que el filósofo de Estagira llegara a la mencionada conclusión, la República Romana llegó a la misma conclusión cuando ésta decidió ponerse en manos de unos filósofos griegos para llevar a cabo una renovación del derecho[2]. En efecto, era el año 156 a.C. cuando una embajada de filósofos griegos “aterrizó” en Roma con la misión de desplegar su ciencia del derecho (un método deductivo), esto es, la constitución de unas reglas que pudieran ser aplicadas a nuevas situaciones. Gracias a la intervención filosófica griega, la justicia romana se deslindaba de la religión y el derecho asumía, por decir así, un lema de radical importancia: igualdad para casos iguales.

Por tanto, sirva lo anterior como “pequeño” ejemplo para…

Ver la entrada original 239 palabras más

15
Dic
19

La meditación de no-acción (Chán Wu Wei, 禅無為, 禅无为) I — El blog de 道

Hoy, como complemento a la anterior serie, hablaremos de esta forma de meditación que no es una forma de meditación diferente, sino otra forma de expresar lo que aquí se ha dado por llamar meditación Mahayana. La llamemos de una forma un otra, Shikantaza, Mahamudra, incluso la conocida “meditación auténtica” de Adyashanti es lo mismo […]

a través de La meditación de no-acción (Chán Wu Wei, 禅無為, 禅无为) I — El blog de 道

08
Dic
19

Merlín: Sapere Aude. El fraude continúa. — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Si Kant levantara la cabeza y se sentara –a su hora rigurosamente- a ver la nueva etapa de la serie Merlí, se caería de su butaca víctima de un colapso cardiaco. SAPERE AUDE, atrévete a saber, es el clamor que el pensador prusiano lanzó en su texto ¿Qué es la Ilustración?, con la voluntad de […]

a través de Merlín: Sapere Aude. El fraude continúa. — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

07
Dic
19

Ver “MARCO ANTONIO AGUIRRE: La enfermedad del izquierdismo” en YouTube — Semiología de la Comunicación

a través de Ver “MARCO ANTONIO AGUIRRE: La enfermedad del izquierdismo” en YouTube — Semiología de la Comunicación

02
Dic
19

¿Por qué han fracasado las democracias formales?

 


Imagen publicada bajo licenciaAtribuciónNo comercial Algunos derechos reservados por Rafael Edwards

Como explica el escritor Samuel Huntington en su libro “The Third Wave,” (Tercera Ola, 1.991), el mundo ha pasado por tres olas de desestabilización y democratización. Según Huntington, una ola de democratización sería “un conjunto de transiciones de un régimen no democrático a otro democrático que ocurren en determinado período de tiempo y superan a las transiciones en dirección opuesta durante ese período y que también implica la liberalización o la democratización parcial de sistemas políticos”. Así, en el mundo moderno se habrían producido tres olas de democratización y cada una de ellas habría afectado a un número escaso de países y durante su transcurso algunos regímenes de transición fueron en una dirección no democrática; pero no todas las transiciones hacia la democracia ocurren durante las olas democráticas.

Primera y Segunda Ola

La primera ola comenzó en el siglo XIX y se extendió hasta la Gran Guerra y la segunda se produjo en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y ambas fueron seguidas por una ola inversa, con países como Brasil, España, Portugal, Grecia, Granada, Brasil y Panamá que debieron realizar una posterior transición hacia la democracia , completado en la década de los 90 con la democratización de los países de la extinta URSS y Sudáfrica.

Tercera ola de democratización (1974-1990)

En su análisis de la tercera ola mundial de las transiciones a la democracia (iniciada en 1974 con la Revolución de los Claveles en Portugal), Samuel Huntington observó que las posibilidades de democratización aumentaron cuando estos países salieron de la pobreza y alcanzaron un nivel intermedio de desarrollo socio-económico, momento en el cual ingresaron en una zona de transición política. Recordar que entre 1974 y 1990, mas de treinta países en el sur de Europa, América Latina, el este de Asia y la Europa del este pasaron de un régimen autoritario a disfrutar de un sistema democrático de gobierno, todo ello en el marco de un tsunami global que quizá sea el acontecimiento político más importante de las postrimerías del siglo XX.

Según la tesis de Huntington, dicho sprint democrático se explicaría porque tras darse por finiquitada la distopía virtual de la Guerra Fría las dictaduras militares habrían dejado de ser de ser un instrumento útil para EEUU en la lucha contra el comunismo y ya no serían la solución sino el problema. Además, a pesar de que en los citados países no existía una tradición de cultura democrática, rápidamente entendieron que si el poder continuaba residiendo en una élite que desconfiaba del sistema igualitario exportado por EEUU, siempre gravitarían alrededor de la égida de los intereses de dicha élite, lo que imposibilitaría sine die la asunción del poder por la sociedad civil. Así, en 15 años la ola democratizadora se trasladó por Europa del Sur, saltó a Latinoamérica, se trasladó a Asia y finiquitó los sistemas autoritarios de los países postsoviéticos, (de lo que sería paradigma el hecho de que en 1974, ocho de los 10 países sudamericanos tenían gobiernos no democráticos y en 1990, 9 tenían ya gobiernos democráticamente elegidos), y según Freedom House, el 39% de la población mundial vivía en países libres en 1990, disminuyendo por primera vez la cantidad absoluta de estados autoritarios.

Cuarta ola democratizadora (2003-2013)

La llamada “Primavera árabe” (que tuvo su detonante en Túnez y se extendió por mimetismo al resto de países árabes del arco mediterráneo, Yemen e Irak durante la década 2003-2013), sería la primera oleada de protestas laicas y democráticas del mundo árabe en el siglo XXI, movimiento popular sin precedentes caracterizado por la exigencia de libertades democráticas frente a regímenes corruptos y dictatoriales y la mejora de las condiciones de vida de una población sumida en una pobreza severa y un desempleo estratosférico, contando además en el caso de Túnez y Egipto con el apoyo del Ejército. Con dicha revolución asistimos a la llegada a los países árabes del arco mediterráneo de la Cuarta Ola mundial de transiciones a la democracia , aunque Huntington no otorgó en la década de los 90 ningún potencial revolucionario a los países islámicos, a pesar de reconocer “la fuerza de la revuelta islámica y las raíces tan débiles de sus respectivas democracias”. Sin embargo, el golpe de mano realizado por el Ejército egipcio contra Morsi podría tener como efecto mimético la traslación a las calles turcas y tunecinas de una campaña de presión contra los últimos Gobiernos islamistas del arco mediterráneo para lograr la intervención del Ejército con lo que asistiríamos al ocaso de la primavera árabe y a su posterior inmersión en la nueva estrategia de EEUU para la zona tras el fracaso para EEUU del experimento de exportación del régimen islamista moderado y pro-occidental de Erdogan a todos los países que componen el tablero gigante del arco árabe-mediterráneo.

¿Nueva ola involucionista? (2013-2023)

Muchas de las elecciones democráticas de la última década han estado marcadas por acusaciones de fraude electoral (Nigeria, Ucrania, México, Bielorrusia, Honduras, Costa de Marfil, Tailandia, Pakistán y Afganistán), aislamiento internacional de los gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Franja de Gaza); pseudo-elecciones para intentar edulcorar golpes de mano blandos (Honduras, Ucrania, Egipto, Paraguay y Vietnam) y aceptación por la comunidad internacional de sistemas políticos devenidos en meros gobiernos autocráticos ( Georgia y Bielorrusia).

De todo ello se deduce que estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de la nueva ola desestabilizadora mundial originada por causas económicas (el ocaso de la economía global); culturales (el declive de las democracias formales occidentales debido a la cultura de la corrupción; el déficit democrático de EEUU y la pérdida de credibilidad democrática de incontables gobiernos de países occidentales y del Tercer Mundo) y geopolíticas (la irrupción de un nuevo escenario geopolítico mundial tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU y Rusia).

Dicha estrategia consistirá en la implementación de “golpes de mano blandos“ que tendrían a Honduras, Paraguay, Egipto, Ecuador, Bolivia, Ucrania, Irak ,Tailandia y Yemen como paradigmas, con el objetivo inequívoco de sustituir a los regímenes insensibles a los dictados de Washington por regímenes autocráticos, produciendo un goteo antidemocrático que terminará deviniendo en una nueva ola involucionista mundial que alcanzará a todos los continentes y que tendrá especial virulencia en Oriente Medio (Líbano, Turquía, Túnez, Pakistán y Azerbaiyán) y América Latina ( Brasil, Ecuador, Nicaragua, Haití, El Salvador, Panamá y Venezuela).

GERMÁN GORRAIZ LOPEZ- Analista

 




diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Meses