Archivo para 27 octubre 2020

27
Oct
20

La pandemia que se combatía como si fuese una guerra -¿lo es?- — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

La que subscribe este texto no es docta en medicina, ni en derecho, ni en economía. En algunos aspectos no soy menos ignorante que cualquier ciudadano medio. Ya dijo Platón que sin conocimiento no puede ejercerse adecuadamente la política, ya que desconociendo la Justicia no puede realizarse un Estado Justo —recordado sucintamente— Sin embargo, lo […]

La pandemia que se combatía como si fuese una guerra -¿lo es?- — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO
20
Oct
20

Delito: oponerse a la “autodeterminación de género”

pexels-photo-4761319.jpeg

Photo by Jameson Mallari Atenta on Pexels.com

a) {La Fiscalía contra los Delitos de Odio de Barcelona ha abierto una investigación contra la histórica feminista Lidia Falcón. Su presunto delito consiste en expresar unas opiniones políticas contrarias a la “autodeterminación de género”. La investigación fue iniciada a petición de la Plataforma Trans, que por segunda vez intenta censurar voces de teóricas feministas (el año pasado la Plataforma acusó penalmente a prestigiosas ponentes de la escuela Rosario de Acuña).}
Pues, es necesario comprender los procesos de estos cambios inherentes a la narcisista paranoica transexual ecuménica perversa civilización patriarcal, que una vez logrado diseñan los mecanismos que reflejen su adaptabilidad a la “diversidad”, y así la “creatividad” del narcisista paranoico transexual ecuménico perverso patriarca le asegurará que nada cambie, para satisfacer su irresoluble perversión y ambigüedad sexual con la imposición Trans. El narcisista paranoico transexual ecuménico perverso patriarcado, generaría así otra clase de “liderazgo” Trans que le facilite emerger como “novedosa” creando, con su enredo “leguleyo”, condiciones “institucionales” de nivel internacional vinculadas con los sectores nacionales “prometiendo” alternativas de igualdad con la finalidad de eliminar el feminismo (mujer).b) {Es llamativo que la misma Plataforma que pretende reducirnos a las mujeres al estatus de “personas gestantes” (y a vasijas de explotación reproductiva) sea la que acusa a las feministas de discurso de odio, beneficiándose de que la sociedad puede ver la transfobia pero está ciega ante la omnipresente misoginia.}Pues, la narcisista paranoica transexual ecuménica perversa civilización patriarcal crea de esta manera una suerte de “condicionamiento”, que encubre la autoritaria metodología de imponer direcciones en el uso de su autoridad, para confiere poder al liderazgo Trans eliminando lo femenino (la mujer). El poder de la narcisista paranoica transexual ecuménica perversa civilización patriarcal se relaciona con su creatividad para crear “visiones”, que condicionen al feminismo en el significado de ir adonde ninguna mujer ha ido antes; subalterna del liderazgo Trans.Un penoso conflicto que la mujer padecería sería; ¿Cómo admitir que el patriarcado es el padre, el hermano, el compañero, el dirigente, el ecuménico, etc., y que en esta regla no habría excepción?El sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual“El feminismo es única y absolutamente la mujer”El discurso de la acción femeninológica, de mi ciencia de lo femenino (Femeninologia), expone al varón frente a aquello que ha silenciado en el pasado; el fundamento agresivo que encubre con su hipócrita moral y ética patriarcal, que se demuestran insostenibles en el presente.Por Osvaldo Buscaya (OBya)Psicoanalítico (Freud)Femeninologia (Ciencia de lo femenino)Lo femenino es el caminoBuenos AiresArgentina19/10/2020

************
La nueva mordaza
18/10/2020

AUTORA

Tasia Aránguez Sánchez

Resposable de Estudios Jurídicos de la Asociación de Afectadas por la Endometriosis (Adaec) y profesora del Departamento de Filosofía del Derecho de la Universidad de GranadaImagen integrada

El delito de discurso de odio puede convertirse en una forma moderna de blasfemia. Permite el castigo de opiniones maleducadas u ofensivas pero que no han generado ningún daño específico. Es decir, pueden restringirse libertades para no herir sentimientos. Para evitar caer en un clima populista, la intervención penal debería limitarse a aquellos supuestos en los que el comentario incite a la comisión de un delito concreto.

La Fiscalía contra los Delitos de Odio de Barcelona ha abierto una investigación contra la histórica feminista Lidia Falcón. Su presunto delito consiste en expresar unas opiniones políticas contrarias a la “autodeterminación de género”. La investigación fue iniciada a petición de la Plataforma Trans, que por segunda vez intenta censurar voces de teóricas feministas (el año pasado la Plataforma acusó penalmente a prestigiosas ponentes de la escuela Rosario de Acuña).

la intervención penal debería limitarse a aquellos supuestos en los que el comentario incite a la comisión de un delito concreto.

El delito de discurso de odio castiga las opiniones de contenido sexista o tránsfobo, entre otros. Sin embargo, la existencia de este delito es dañina para la democracia porque oscurece el ambiente de libertad de expresión en el que se pueden manifestar incluso las ideologías intolerantes. La democracia se basa en la crítica libre y el pluralismo ideológico.

El derecho no debería forzar a la ciudadanía a aceptar un posicionamiento ideológico o metafísico determinado, como la creencia en “almas femeninas” que nacen atrapadas en “el cuerpo equivocado”. Negar la “identidad de género” o llamar a alguien por los pronombres correspondientes a su sexo biológico no debería ser considerado delito, pues una cosa es que cada persona se auto-perciba como quiera y otra bien distinta es imponer penalmente a los demás una determinada perspectiva sobre la realidad del sexo y el género. La cuestión de los pronombres puede ser un tema de modales, pero meter la tijera penal vulnera la libertad de conciencia.

El discurso de odio se está empleando como excusa para la represión selectiva de la divergencia ideológica. La censura contra las feministas en las redes sociales se ha vuelto una práctica tan habitual que incluso existe una muletilla de silenciamiento: “calla, terf”. Con la etiqueta “terf/tránsfoba” se expresa que las feministas somos escoria y merecemos que nos peguen en las manifestaciones. Resulta llamativo que quienes golpean y asesinan a las personas transexuales sean hombres, pero seamos las mujeres feministas el grupo sistemáticamente acusado de “transfobia”. La acusación de “discurso de odio” no se está empleando para impedir los delitos contra las personas trans, sino para impedir que las mujeres seamos escuchadas en el debate acerca de qué significa ser mujer. Y el borrado legal del sexo biológico tiene importantes consecuencias sobre nuestros derechos.

Un importante problema que presenta la figura del discurso de odio es que la comunidad solo percibe una ofensa si previamente considera que algo está mal, de modo que no se perciben las formas de discriminación cotidianas. Es llamativo que la misma Plataforma que pretende reducirnos a las mujeres al estatus de “personas gestantes” (y a vasijas de explotación reproductiva) sea la que acusa a las feministas de discurso de odio, beneficiándose de que la sociedad puede ver la transfobia pero está ciega ante la omnipresente misoginia.

Mientras se anula una obra teatral como los “Monólogos de la vagina” para no ofender a nadie (el cuerpo de las mujeres es muy ofensivo para el colectivo trans), nadie se plantea hacer algo contra la pornografía que, lejos de ser mero discurso, es una industria criminal fundada sobre la trata y la explotación de miles de adolescentes sin recursos. No es que la pornografía nos lance palabras de odio, es que construye sus películas con nuestra sangre y llama a nuestra carne “fantasía”. Nuestra sociedad castiga unos discursos de odio pero no otros. En efecto, si consultamos los “Informes sobre la Evolución de los incidentes relacionados con los delitos de odio en España”, observamos que las detenciones e imputaciones por delitos vinculados a la homofobia y la transfobia representan seis veces más que las imputaciones por motivos sexistas.

Estas leyes permiten la imposición de multas de miles de euros sin necesidad de procedimiento judicial. Se consideran infracciones los mensajes “tránsfobos”, como la afirmación de que el sexo biológico existe,

La Plataforma Trans parece pensar que a la judicatura le tiembla demasiado la mano para castigar penalmente tuits y artículos de opinión. El colectivo ya ha logrado introducir la censura administrativa en unas leyes autonómicas que han pasado casi desapercibidas pero constituyen una auténtica mordaza. Estas leyes permiten la imposición de multas de miles de euros sin necesidad de procedimiento judicial. Se consideran infracciones los mensajes “tránsfobos”, como la afirmación de que el sexo biológico existe, expuestos en redes sociales, memes, artículos de medios de comunicación o en materiales docentes.

En el procedimiento administrativo se invierte la carga de la prueba, de modo que la persona que exprese, por ejemplo, “hormonar a un niño por ponerse un vestido es maltrato infantil” o “las mujeres tienen derecho al aborto” tendrá que demostrar que no tenía intención discriminatoria. Paremos aquí un segundo: es la persona acusada la que tendrá que demostrar que no sentía odio en su interior, ¿cómo se demuestra eso? El procedimiento es tan inquisitorial que contempla una rebaja de la sanción si la hereje se retracta públicamente.Imagen integrada
Imagen integrada

16
Oct
20

Los nuevos medios de comunicación se han convertido en los viejos medios de comunicación, y eso significa el sesgo habitual

social

Una mayoría considerable de adultos estadounidenses dice —cuando son encuestados— que las organizaciones de medios de comunicación social «censuran» los puntos de vista políticos:

Una encuesta del Centro de Investigación Pew realizada en junio encuentra que aproximadamente tres cuartas partes de los adultos de EEUU dicen que es muy (37%) o algo (36%) probable que los sitios de medios sociales censuren intencionalmente los puntos de vista políticos que encuentran objetables. Sólo el 25% cree que esto no es probable.

En este punto, por supuesto, es difícil ver cómo esto es incluso discutible. Si bien «censurar» no es quizás el término más exacto para utilizar aquí —dadas las connotaciones de la palabra de intervención estatal— es evidente que las empresas de medios de comunicación social, como mínimo, limitan la discusión y el alcance de ciertos puntos de vista políticos al prohibir a ciertos usuarios. Estas empresas también admiten abiertamente que predisponen a los lectores contra ciertos contenidos mediante el uso de «verificadores de hechos». La evidencia anecdótica también sugiere firmemente que estas empresas de medios sociales también se dedican a tácticas como la «prohibición en la sombra», que oculta ciertos mensajes y contenidos a ciertos usuarios.

Esto tampoco es un sesgo casual o «neutral». Está claro que las prohibiciones de uso y las advertencias de «comprobación de hechos» contra ciertos puestos están diseñadas para recaer más a menudo en grupos que podrían ser descritos como «conservadores» o «libertarios», o que abogan a favor de Donald Trump y sus aliados.

En lo que respecta a las empresas de medios de comunicación, esto es sólo una parte del curso. Lo que es quizás tan inusual en este caso es que tantos auto-identificados conservadores y libertarios parecen sorprendidos de que las cosas hayan resultado así.

Esto puede deberse al hecho de que muchos siguen creyendo la falsa noción de que las empresas de medios de comunicación social son una especie de «utilidad pública». Las propias compañías de medios sociales promueven este mito y les gusta dar la impresión de que son foros abiertos que facilitan la comunicación abierta. En realidad, las empresas son esencialmente sólo compañías de medios de comunicación como CNN, NBC, o el New York Times. La única diferencia significativa aquí es que las empresas de medios sociales no producen su propio contenido como lo hacen ABC News o el Washington Post. Más bien, las compañías de medios sociales han convencido a sus usuarios para producir todo el contenido. Las compañías de medios sociales entonces cosechan las recompensas en términos de venta de información personal a los anunciantes y curar el contenido producido por el usuario para satisfacer la propia visión y necesidades de las compañías.

En última instancia, la lección que hay que aprender aquí es que cualquiera que tenga opiniones fuera de una narrativa de centroizquierda o de extrema izquierda debe esperar tanta «justicia» de las empresas de medios sociales cómo se podría esperar de las noticias de la CNN o la NBC. En otras palabras, debemos esperar que las empresas de medios sociales ignoren y marginen las mismas opiniones y grupos que han sido ignorados y marginados por las empresas de medios establecidas durante décadas.

Esto también significa que las organizaciones, los escritores y los editores de estas opiniones verboten deben hacer lo que siempre han hecho: crear sus propias publicaciones y encontrar métodos eficaces para difundir su contenido fuera del control de los guardianes del establecimiento.

Una breve historia de los prejuicios de los medios de comunicación

Los observadores más experimentados del comportamiento de los medios, por supuesto, no se sorprenden ni se escandalizan cuando escuchan que las compañías de medios sociales han tomado medidas para restringir los parámetros del debate aceptable o silenciar ciertas voces.

Los medios de comunicación del establecimiento, sus reporteros y sus editores han considerado este tipo de «censura» como necesaria y loable al menos desde principios del siglo XX. Fue en ese momento que los progresistas americanos comenzaron a avanzar con la idea de que los periodistas debían actuar como guardianes de la verdad y que «la prensa» debía determinar por sí misma qué era lo que se debía permitir que la gente leyera y conociera.

Como señalé el año pasado, esta idea fue promovida con especial fuerza en el libro de Walter Lippmann de 1922 Opinión Pública. Lippmann sostenía que la gente común es incapaz de leer acerca de los eventos de diversas fuentes y tomar sus propias decisiones. Más bien, era necesario que los expertos proporcionaran sólo «informes controlados y análisis objetivos».

¿Pero cómo se logrará este «análisis objetivo»? La respuesta, según Lippman, está en hacer el periodismo más científico, y en hacer los hechos «fijos, objetivados, medidos, [y] nombrados».

Así nació la idea del periodista «objetivo» que estaba por encima de los prejuicios y que comunicaba al público la única verdad. Naturalmente, esto implica que todas las narraciones «falsas» deben ser silenciadas.

[RELACIONADO: «El “periodismo objetivo” siempre ha sido un mito» por Ryan McMaken]

En realidad, por supuesto, los propios periodistas y editores, como todos los seres humanos, trajeron consigo sus propios prejuicios y simpatías partidistas. A medida que avanzaba el siglo XX, las escuelas de periodismo de las facultades y universidades consolidaron ciertos prejuicios entre los que trabajaban para las grandes empresas de medios de comunicación. A mediados de siglo, los cambios en el panorama tecnológico y de los medios de comunicación redujeron el número de medios de comunicación y el público pasó a depender cada vez más de un número cada vez menor de editores y periodistas en un número cada vez más reducido de empresas. Como Bruce Thornton ha explicado en la Institución Hoover:

El segundo acontecimiento que aumentó la influencia partidista maligna de los medios de comunicación en el período de posguerra fue el aumento de la televisión y la disminución del número de periódicos. Con ello, había cada vez menos fuentes de información entre las que los lectores podían elegir, dando a las tres cadenas de televisión y a los grandes periódicos metropolitanos, especialmente al New York Times, un poder desmesurado e indiscutible sobre la información pública. Al mismo tiempo, los que buscaban puntos de vista alternativos tenían cada vez menos diarios, mientras que los que quedaban dependían de unos pocos servicios de noticias como la Associated Press, que representa un punto de vista. Hablando en términos madisonianos, una facción de los medios de comunicación se había expandido hasta el punto de desplazar y marginar los puntos de vista alternativos.

Creación de alternativas a los medios de comunicación del establishment

Esta transformación no pasó desapercibida. En la década de los cuarenta, era cada vez más evidente que había surgido una distinción entre los medios de comunicación del «establecimiento» y lo que se conocería como «medios de comunicación alternativos». Como Moira Weigel señaló en su reseña del libro de Claire Potter sobre medios alternativos, «Political Junkies»:

Potter no define con precisión lo que quiere decir con «medios alternativos». Pero el término en realidad sólo tiene sentido en oposición a los «medios principales» o de masas que surgieron en la primera mitad del siglo XX, en forma de periódicos y revistas nacionales, estudios de cine de Hollywood y estaciones de radio y televisión. Estos medios crecieron con nuevas normas de información objetiva y nuevos organismos y leyes federales que prohibían a las emisoras participar en un partidismo abierto. En 1927, el Congreso aprobó la Ley de Radio, que exigía a los organismos de radiodifusión que dieran a los candidatos políticos igualdad de oportunidades para presentar sus opiniones. En 1949, la Comisión Federal de Comunicaciones ampliada (creada en parte en respuesta a la popularidad de la estrella de radio antisemita Padre Coughlin) estableció la «Doctrina de la Equidad», que exige que los organismos de radiodifusión de todo tipo ofrezcan múltiples puntos de vista sobre cuestiones controvertidas. A medida que más estadounidenses se sintonizaban, un medio de comunicación de la Guerra Fría cuidadosamente regulado los empujó hacia lo que el historiador Arthur Schlesinger Jr. famosamente llamó «el centro vital».

Aunque el nuevo régimen reglamentario estaba supuestamente dedicado a la «equidad», observadores más hábiles entendieron que la equidad era en realidad lo que las principales empresas de medios de comunicación definían como «corriente principal», mientras que todo lo demás llegó a definirse como algo que estaba fuera del alcance de la discusión civilizada.

Naturalmente, muchos grupos conservadores opuestos al «centro» —que a mediados del siglo XX realmente significaba un centroizquierda que reflejaba las opiniones de los profesores universitarios de mediados de siglo y otros «expertos» como el propio Schlesinger— entendieron que la nueva justicia excluía sus ideas.

En la década de los cuarenta, los grupos «conservadores», es decir, casi todos los que se oponían al New Deal y su legado, se dieron cuenta de que necesitaban fundar sus propias organizaciones. Como señaló Nicole Hemmer en The Atlantic:

La idea de unos medios de comunicación partidistas «justos y equilibrados» tiene sus raíces en los años cuarenta y cincuenta. Human Events, el semanario de derecha fundado en 1944, se dedicó a publicar los «hechos» que otros medios pasaron por alto.

Estos «medios alternativos» incluían otras publicaciones, muchas de las cuales salieron de la «Vieja Derecha», como el inimitable análisis de publicaciones de Frank Chodorov, fundado en 1944. Chodorov lo describió como «una publicación individualista, la única de su tipo en Estados Unidos», y continuaría editando otra nueva revista alternativa llamada The Freeman, fundada en 1954.

Sin embargo, las organizaciones derechistas como éstas no eran las únicas en el panorama de los medios alternativos. Weigel señala que los periodistas independientes de la izquierda también se oponían a la visión dominante que promovían los grandes medios de comunicación como el New York Times. Específicamente, el trabajo del periodista de izquierda Izzy Stone se hizo influyente a través de su acólito Seymour Hersh:

Hersh se encontró con el trabajo de Stone por primera vez en 1964. En ese momento, Hersh trabajaba en la Associated Press; para 1966, él y Stone se habían hecho amigos. Hersh recordaría más tarde que Stone le ayudó a reconocer cómo los principales medios de comunicación marginaban a los periodistas que se atrevían a avergonzar al gobierno, y fortaleció su convicción de que el público tenía derecho a la información que tanto los medios de comunicación como el gobierno trataban de ocultarles.

Estas organizaciones se solidificaron aún más en esta creencia cuando se hizo evidente que el gobierno federal estaba dispuesto a utilizar explícitamente la «doctrina de la equidad» para silenciar a los disidentes. Paul Matzko cuenta cómo, «La radiodifusión conservadora surgió a principios de los años sesenta como resultado de la aparición de estaciones de radio independientes no pertenecientes a la red que no tenían dinero y estaban dispuestas a transmitir a personas cuya política era demasiado radical para la radio de la red».

Estas emisoras de radio independientes criticaron al gobierno de Kennedy en una amplia variedad de temas, desde el comercio hasta la política exterior.

La administración se dio cuenta, y

El plan de la administración para hacer frente a estos irritantes conservadores implicaba, entre otras medidas, utilizar el poder regulador otorgado al poder ejecutivo para intimidar a sus donantes y anfitriones. En primer lugar, una campaña especial de auditorías selectivas del Servicio de Impuestos Internos que cuestionaba su condición de exentos de impuestos, frenó el flujo de donaciones a las emisoras infractoras. Luego, la aplicación selectiva de la Doctrina de la Equidad de la Comisión Federal de Comunicaciones presionó a los propietarios de las emisoras para que abandonaran por completo la programación conservadora. Todo esto fue coordinado desde la Oficina Oval y la oficina del Fiscal General, parte de ello incluso fue grabado.

A finales de los años sesenta, estaba claro quién estaba a cargo de los medios de comunicación: un pequeño número de grandes medios de comunicación respaldados por el gobierno federal. Eran estos actores los que decidirían lo que era «justo», lo que era «el centro» y lo que era un debate político aceptable.

Naturalmente, esto no se hizo a través de ningún anuncio explícito. Más bien, los medios de comunicación utilizaron tácticas tales como lo que los politólogos llaman «establecer la agenda», «enmarcar» y «preparar» para establecer los términos de un debate aceptable. Estas tácticas implican que los medios de comunicación hacen hincapié en determinados acontecimientos más que en otros, crean normas por las que se deben juzgar los acontecimientos y simplifican las cuestiones presentando sólo un pequeño número de puntos de vista opuestos. Esto tiene naturalmente el efecto de limitar qué puntos de vista acaban siendo percibidos por el público como «normales». Los puntos de vista fuera de los presentados como normales, entonces golpean al espectador o al lector como «extremos». Además, a medida que los medios de comunicación eligen y escogen los acontecimientos que van a cubrir, algunos acontecimientos y personas ganan prominencia en el debate nacional mientras que otros se desvanecen en el fondo. Esta es una forma fácil de manipular la forma en que el público ve qué hechos son pertinentes y cuáles no.

El efecto de todo esto es que muchas ideologías, personas y hechos son «censurados» simplemente como resultado de ser ignorados o excluidos por las historias de los medios de comunicación en las emisiones y textos impresos.

El auge de internet

A pesar de todo ello, muchas organizaciones de medios de comunicación independientes siguieron incursionando en el ámbito de los medios de comunicación establecidos a través de emisiones de radio. Esto fue especialmente cierto en el caso de las emisiones conservadoras y de derecha, que se hicieron inmensamente populares durante la década de los noventa y principios de la década de 2000 e influyeron considerablemente en el panorama de los medios de comunicación. La más exitosa de ellas fue probablemente The Rush Limbaugh Show, aunque hubo muchos imitadores como Michael Medved, Sean Hannity y Michael Savage.

Tan lucrativa se había convertido esta «alternativa» conservadora que Fox News, que empezó a emitir en 1996, intentó capitalizar la noción de presentar noticias «imparciales» que se apartaran del sesgo de organizaciones como CNN y NBC News. «Nosotros informamos, ustedes deciden» se convirtió en el lema, y muchos seguidores de la radio conservadora sintonizaron para escuchar la versión supuestamente imparcial de las noticias de la televisión.

El panorama cambió de nuevo cuando los sitios web de Internet se volvieron cada vez más influyentes. El Drudge Report, que comenzó como un boletín electrónico en 1995 y se puso en línea en 1997, atrajo un enorme número de lectores después de que se convirtió en una fuente de información sobre el escándalo Clinton-Lewinsky, que los medios de comunicación establecidos se habían negado inicialmente a difundir.

En 1999, numerosos editores, administradores de sitios web y organizaciones —que por lo general son ignorados por los medios de comunicación establecidos— fundaron sus propios sitios web y produjeron su propio contenido. Sitios como LewRockwell.com, Antiwar.com y mises.org-entre muchos otros-estaban obteniendo acceso a una audiencia mucho mayor que la que había estado disponible en los días de los boletines de noticias por correo. Mientras tanto, publicaciones más establecidas como National Review trasladaban gran parte de su contenido en línea, captando una audiencia mucho mayor que la que había sido posible en los días de las revistas enviadas sólo a suscriptores de pago.

El auge de los medios sociales

Durante este período, es comprensible que muchos seguidores de los medios de comunicación alternativos comenzaran a creer que finalmente sería posible competir con los medios de comunicación del viejo establecimiento en sus propios términos.

Después de todo, por primera vez, cualquier organización podría adquirir un nombre de dominio a bajo costo, crear un sitio web y hacer accesibles al público en general los materiales y opiniones de la organización. En la mayoría de los casos, estos sitios web eran gratuitos para los lectores. Esto representaba una gran diferencia con los días de los boletines, revistas mensuales y periódicos que eran costosos de producir y que llegaban a audiencias que a veces eran sólo de cientos de personas.

Ahora, los mismos puntos de vista que antes se escondían en oscuros boletines de noticias podían ser leídos por cualquiera, y podían ser enlazados desde otros sitios web. Estos artículos podían ser fácilmente citados, reproducidos e incluso promovidos a través de anuncios en línea y a través de listas de correo establecidas.

Ser una fuente alternativa de noticias de repente se hizo mucho más fácil, incluso si una organización todavía tenía que comprometerse en el duro trabajo de construir una audiencia.

Sin embargo, a principios de la década de 2000, estaba claro que los medios de comunicación del establecimiento no estaban a punto de desaparecer. De hecho, muchas grandes organizaciones de noticias nacionales aumentaron su poder. Esto ocurrió porque la proliferación de las fuentes de noticias gratuitas en línea y los anuncios clasificados diezmaron los ingresos de los periódicos y las organizaciones de noticias más pequeñas. Los periódicos medianos y pequeños comenzaron a reducirse o a desaparecer por completo. Y el poder relativo del Washington Post y el New York Times aumentó. Además, los viejos hábitos de ver televisión eran difíciles de cambiar, y la radiodifusión televisiva seguía dominando el ciclo de noticias, aunque los comentarios y los puntos de vista alternativos se podían encontrar fácilmente en línea de forma gratuita.

Aunque Internet había facilitado mucho la entrega de otros puntos de vista a los lectores, éstos todavía tenían que hacer un esfuerzo para visitar y leer realmente estos sitios. Para muchos, seguía siendo más fácil simplemente encender el televisor y consumir cualquier información que apareciera en la pantalla antes que ellos.

Sin embargo, con el auge de los teléfonos inteligentes y los medios de comunicación social, parecía que incluso las organizaciones pequeñas podrían colocarse frente a los lectores con aún menos esfuerzo. Todo lo que se necesitaba era que a los usuarios de los medios sociales les «gustara» su organización y entonces el lector recibiría actualizaciones en las noticias a medida que la nueva información llegara en línea. Parecía que los medios de comunicación alternativos podrían utilizar los medios sociales para atraer al lector cada vez que éste se desplazara casualmente por la «fuente de noticias» de su escritorio o teléfono inteligente.

Sin embargo, para 2016, estaba claro que no iba a ser tan simple como eso. Para entonces era cada vez más evidente que las compañías de medios sociales estaban usando su software para controlar lo que los lectores veían en sus noticias, más allá del uso del botón «Me gusta» por parte de los lectores. Además, continuaron las acusaciones de que empresas como Facebook y Twitter estaban conservando el contenido dentro de sus temas «de moda» y dentro de los canales de noticias para enfatizar ciertas historias y ocultar otros puntos de vista.

No es sorprendente que los multimillonarios, editores y curadores de las empresas de medios de comunicación social —muchos de los cuales trabajaban dentro de culturas corporativas muy similares a las de las empresas de medios de comunicación establecidas— estuvieran interesados en presentar a los lectores un flujo de noticias controlado. Las empresas de medios sociales continúan pretendiendo ser «plataformas», pero son, de hecho, empresas de medios que editan y controlan lo que el público puede ver.

Esto, por supuesto, era de esperar. Nunca hubo ninguna razón para asumir que los administradores de contenido que se reunían en las oficinas de Facebook serían más imparciales que los reporteros de una sala de redacción del Washington Post. Estos guardianes tenían sus propios prejuicios y estaban más que felices de usar su poder para favorecer su inclinación ideológica preferida.

Los medios alternativos —y sus lectores— habían cometido el error de pensar que los medios sociales eran un jugador imparcial y objetivo. No lo era. Y no lo es.

El juego no cambia

Lejos de cambiar el juego de manera fundamental, los medios sociales han ayudado a continuar una tendencia que ya se estaba acelerando a mediados del siglo XX. Ha ayudado a centralizar aún más el poder de control sobre la narrativa de los medios en manos de un número relativamente pequeño de personas.

Las empresas de medios de comunicación social están actuando como las grandes empresas de medios de comunicación antes que ellas, que comenzaron a consolidar el poder en las primeras décadas de la radiodifusión. Excluyen puntos de vista «peligrosos» y alternativos, mientras que favorecen los puntos de vista expresados por los «expertos» del establishment.

Además, los medios de comunicación social simplemente han añadido su peso al monolito general de los medios de comunicación del establecimiento, que, aunque en declive, es todo menos irrelevante. De hecho, los medios tradicionales como la televisión probablemente siguen siendo más influyentes que los medios sociales. Si bien las empresas de medios sociales ejercen una influencia considerable sobre sus numerosos usuarios, el hecho es que las empresas de medios sociales no controlan realmente el acceso a la información en Internet. Cualquiera es libre de visitar los sitios web que las empresas de medios sociales actúan para ocultar a los ojos de sus lectores. Además, las barreras de entrada cuando se trata de crear contenido en línea accesible al público siguen siendo bastante bajas.

Con la televisión, sin embargo, no se puede simplemente cambiar a un número aparentemente interminable de nuevas fuentes independientes y alternativas. La radiodifusión televisiva sigue siendo prohibitivamente cara para las empresas fuera del pequeño número de grandes empresas de medios de comunicación. El acceso es aún más restringido para las emisiones en directo, que siguen estando estrictamente controladas por los reguladores federales. En lo que respecta a la radiodifusión, la competencia sigue estando mucho más controlada que en el caso de Internet.

Y las noticias de la televisión siguen siendo muy influyentes, especialmente entre la gente que realmente vota. Aunque los jóvenes estadounidenses ven cada vez menos televisión, la población mayor de 40 años, que vota más a menudo que los jóvenes, sigue recibiendo una gran cantidad de sus noticias de organizaciones como CNN y Fox News. Las noticias de la televisión pueden ser para «gente mayor», pero el hecho es que la participación de votantes para la cohorte de más de 60 años es aproximadamente el doble de la del grupo de edad de 18 a 29 años. Mientras tanto, casi el 50 por ciento de los estadounidenses de 65 años o más siguen recibiendo las noticias de la televisión tradicional. El 58 por ciento del grupo de mayores de 65 años «a menudo» recibe noticias de la televisión por cable. Las noticias televisadas también son relativamente más importantes en los hábitos mediáticos de los no blancos y las mujeres.

Podríamos contrastar esto con Twitter, que los medios de comunicación del establishment a menudo lo tratan como si fuera una rebanada representativa de Estados Unidos. Sin embargo, las encuestas sugieren que sólo el 22 por ciento de los estadounidenses utiliza Twitter en absoluto, y el abrumador número de publicaciones en Twitter son producidas por sólo el 10 por ciento de los usuarios. Twitter es principalmente el dominio de personas que tienen títulos de postgrado, son blancos y se quedan en el centro de su política.

Podría ser que Twitter sea la fuente de noticias del futuro, pero por ahora, la gente que realmente vota recibe muchas más noticias de la televisión u otras fuentes.

En cualquier caso, debe quedar claro que el juego de ofrecer puntos de vista alternativos y disidentes no ha cambiado mucho con el auge de los medios de comunicación social. Cualquier periodista, comentarista u organización que desee proporcionar puntos de vista y críticas «alternativos» debe luchar por alejar a los lectores de las empresas de medios dominantes, que gozan de todas las ventajas de los bolsillos profundos y del apoyo de los profesores universitarios, los burócratas del gobierno y los ricos.

En los medios de comunicación social —como en los viejos medios establecidos— los editores, curadores y gerentes trabajan para promover sus propias opiniones autodescritas como «generales», mientras que excluyen como «extremas» las opiniones de todos los demás. Este es el statu quo al que nos hemos enfrentado durante mucho tiempo, y no parece que vaya a cambiar pronto.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Publicado originalmente en el sitio de Mises Institute.
15
Oct
20

Locuras pandémicas: la tiranía no nos mantendrá a salvo

mas

Los políticos han destruido más de 13 millones de puestos de trabajo este año en un diluvio de edictos destinados a luchar contra la pandemia covid-19. Más de doscientos mil estadounidenses aún murieron por el coronavirus, pero las medidas enérgicas del gobierno contra el virus probablemente causaron mucho más daño que el virus. La crisis de la cobardía también ha demostrado lo fácil que es para los políticos avivar los temores para tomar el poder casi absoluto.

En marzo, Donald Trump proclamó que «estamos en guerra con un enemigo invisible». También declaró, «Soy un presidente en tiempo de guerra…. Esta es una clase de guerra diferente a la que hemos tenido». El gobernador de Maryland, Larry Hogan, afirmó que «cada ciudadano de Maryland puede ser un héroe, con sólo quedarse en casa» después de que dictó una orden de «refugio en casa» amenazando con una multa de 5.000 dólares y un año de prisión para cualquier ciudadano de Maryland que saliera en violación de su edicto.

Casi el 40 por ciento de los hogares que ganan menos de 40.000 dólares al año tienen a alguien que perdió su trabajo en los últimos meses, según la Reserva Federal. La Línea de Ayuda para Desastres, una línea federal de crisis, recibió casi un 900 por ciento más de llamadas telefónicas en marzo en comparación con el año pasado. Un reciente análisis de la Psiquiatría de la JAMA advirtió que los pedidos de permanencia en el hogar y el aumento del desempleo son una «tormenta perfecta» para los altos índices de suicidio. Una organización de salud de California estimó recientemente que setenta y cinco mil estadounidenses podrían morir de «desesperación» como resultado de la pandemia, el desempleo y las restricciones gubernamentales.

En nombre de la salvación de vidas, los políticos se han dado el derecho de destruir un número ilimitado de medios de vida. Los políticos de muchos estados respondieron al covid-19 lanzando el equivalente a una bomba de neutrones inversa, algo que destruye la economía y que supuestamente deja a los seres humanos ilesos. Pero la única forma de asumir que la gente no ha sufrido daños es creer que su existencia está totalmente desvinculada de sus trabajos, cuentas bancarias y pagos de hipotecas y alquileres.

Los políticos del covid han escrito ellos mismos la carta que el Cardenal Richelieu dio a uno de sus agentes en la novela Los tres mosqueteros: «El portador de esta carta ha actuado bajo mis órdenes y por el bien del Estado». Esta carta era suficiente para poner los asesinatos y otros crímenes por encima de la ley y más allá de todo reproche en Francia. En la América contemporánea, la misma exoneración se logra invocando la «ciencia» y los «datos».

La tiranía del gobernador

La gobernadora de Oregón, Kate Brown, prohibió a los residentes salir de sus casas excepto para realizar trabajos esenciales, comprar alimentos y otras exenciones limitadas, y también prohibió todos los viajes recreativos. Seis condados de Oregón tienen sólo un caso confirmado de covid, y la mayor parte del estado tiene infecciones mínimas. Pero las escuelas, negocios y otras actividades fueron cerradas de golpe por el comando del gobierno.

El gobernador de Michigan, Gretchen Whitmer, impuso algunas de las restricciones más severas, prohibiendo a cualquiera salir de su casa para visitar a su familia o amigos. Whitmer también restringió severamente lo que las tiendas podían vender; prohibió la compra de semillas para la siembra de primavera después de que decretó que era una actividad «no esencial». (Sin embargo, la compra de billetes de lotería estatal seguía siendo una actividad «esencial»). Las infecciones por covidáceos se concentraban en el área metropolitana de Detroit, pero Whitmer cerró todo el estado—incluidos los condados del norte con casi cero infecciones y cero muertes, lo que aumentó el desempleo al 24 por ciento en todo el estado. Su represión provocó feroces protestas, y Whitmer respondió afirmando que sus dictados salvaron 3.500 vidas. Se exoneró a sí misma con una fórmula estadística que era dolorosamente etérea comparada con la dura devastación física de Michigan.

La orden de paralización del gobernador de Kentucky, Andy Beshear, dio como resultado la tasa de desempleo más alta de la nación—un 33 por ciento. Pero según el senador Rand Paul, el impacto de Covid en Kentucky «no ha sido peor que una temporada de gripe promedio». Pero eso no impidió que Beshear prohibiera a la gente asistir a los servicios de la iglesia y que enviara a la policía estatal de Kentucky a pegar avisos en los parabrisas de los autos ordenando a los asistentes de la iglesia a autocuarentena por catorce días y reportándolos a los departamentos de salud locales.

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo impuso un bloqueo estatal y justificó su edicto: «Si todo lo que hacemos salva una sola vida, seré feliz». ¿Así que el gobernador tiene derecho a congelar las vidas y el movimiento de 20 millones de personas, subvirtiendo sus esfuerzos por mantenerse a sí mismos y a sus familias para salvar a una persona? La mayoría de los condados del Estado de Nueva York tenían cinco personas o menos que dieron positivo en el test de coronavirus en el momento de su decreto, y la mayor parte del estado ha evitado la tasa de bajas estratosféricas del área de la ciudad de Nueva York. La ridícula fórmula de Cuomo ejemplifica cómo los políticos cosechan el aplauso de los medios por acciones dramáticas que tienen poco o nada que ver con la seguridad pública.

Los políticos de Maryland han destruido más de cuatrocientos mil puestos de trabajo en respuestas dictatoriales que dicen frustrar la pandemia de coronavirus. «Casi uno de cada cinco trabajadores de Maryland ha solicitado una compensación por desempleo», informó el Baltimore Sun. La situación es tan mala que incluso el Washington Post reconoció que las codiciosas «restricciones de Maryland han paralizado la economía y paralizado la vida diaria desde mediados de marzo». Pero los cierres no impidieron que los casos de covid se multiplicaran por cincuenta o que la tasa de mortalidad se multiplicara por cien. Ese dictado nunca tuvo sentido para gran parte del estado. El condado de Garrett, por ejemplo, sólo ha tenido diez casos de calamidad y ninguna muerte, pero sus escuelas y negocios fueron cerrados al mando de Annapolis.

Matar a los ancianos

El secreto y la hipocresía han impregnado las políticas de la nación. Maryland está ocupado contratando mil «rastreadores de contacto» para localizar a cualquiera que haya interactuado con alguien que haya dado positivo en un test de cobertura. La privacidad no será una excusa para no revelar los contactos personales. Sin embargo, al mismo tiempo, el Departamento de Salud de Maryland ordenó a los departamentos de salud de los condados locales que dejen de revelar qué hogares de ancianos han sido asolados por brotes de covid, alegando que tal información «”no sirve a ningún propósito de salud pública” y viola las leyes de privacidad», como informó WJLA-TV. La mayoría de las muertes en casas de reposo en todo el estado han ocurrido en casas de reposo. Uno podría pensar que los niños tendrían un interés legítimo en saber dónde sus padres enfrentan el mayor riesgo de morir, pero no hay tal suerte en el Estado Libre.

¿Por qué el secreto? Reabrir Maryland solicitó y se le negó «información sobre si… el estado obligó a los asilos a aceptar a los pacientes positivos de COVID-19 dados de alta de los hospitales, como lo sugiere la orden ejecutiva del Gobernador del 5 de abril y las directivas correspondientes del Departamento de Salud de Maryland».

Políticas similares en otros estados ayudaron a enviar la tasa de mortalidad del covid a la estratosfera. El Gobernador Cuomo, que cruelmente obligó a los asilos de ancianos a aceptar a los pacientes de la covid, no tendrá ninguna culpa legal por una política que contribuyó a más de cinco mil muertes en asilos de ancianos en su estado. La zarina de la salud de Pensilvania, Rachel Levine, emitió una orden similar, contribuyendo a miles de muertes en asilos, y luego sacó a su propia madre de 95 años de un asilo para mantenerla a salvo.

La pandemia también reveló la lujuria de algunos políticos por perpetuar su poder el mayor tiempo posible con cualquier pretexto poco convincente. El 15 de mayo, la Gobernadora Hogan rescindió la orden de permanencia en el hogar de todo el estado de Maryland, pero permitió que los condados la ampliaran con sus propios decretos. El anuncio de Hogan de poner fin a la paralización del estado provocó una fiesta de lástima política por parte de los funcionarios demócratas en los suburbios de Washington y en la zona de Baltimore. «Todos nos quedamos sorprendidos por su anuncio. Nos dejaron colgados para que nos secáramos», se quejó el ejecutivo del condado de Montgomery, Marc Elrich, quien se enfrentó a la carga de justificar la perpetuación del cierre para el millón de residentes de su condado. Elrich se lamentó de que la decisión de Hogan «hace que suene como si fuera una decisión arbitraria…[Hogan] como que encendió esta rebelión contra lo que estábamos haciendo».

El Washington Post resumió la respuesta de Elrich: «El condado de Montgomery se apresuró a crear su propio tablero de datos la semana pasada, para que los líderes electos pudieran justificar ante los electores por qué siguen atascados en una paralización por el coronavirus». Pero los funcionarios del condado aparentemente están siendo escurridizos, confiando en la selección arbitraria y la manipulación de datos para justificar la perpetuación del poder arbitrario. Las muertes diarias en Maryland han disminuido en más de un 50 por ciento, pero los políticos no quieren perder el control. El condado de Anne Arundel alcanzó el oro burocrático cuando declaró que su emergencia pandémica continuaría hasta que se lograra la «equidad en salud»—lo que sea que eso signifique.

Dictados federales

Mientras que gran parte de los medios de comunicación han respondido a la pandemia pintando a los políticos de proconfinamiento como salvadores, la carnicería de los calamares se multiplicó por las agencias federales incompetentes. Científicos incompetentes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades contaminaron muestras clave para crear una prueba en febrero.

Mucho después de que las naciones extranjeras fueran devastadas y se detectaran muchos casos en Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos siguió bloqueando las pruebas privadas innovadoras. La FDA obligó a las empresas más innovadoras de la nación a someterse a su enfoque de mando y control sin importar que los federales tuvieran poco o nada que ofrecer. El comisionado de la FDA Stephen Hahn se encogió de hombros ante las desastrosas políticas de su agencia: «Siempre hay oportunidades para aprender de situaciones como ésta». Trump hizo un montón de declaraciones falsas o inexactas sobre la disponibilidad de las pruebas desde el principio, lo que contribuyó a la confusión y el miedo durante la pandemia. En lugar de un rápido acceso a los resultados médicos que salvan vidas, los estadounidenses se vieron obligados a conformarse con la absurda afirmación de Trump de que «todo aquel que necesite una prueba se la hará». Mientras Trump condenaba a las personas que compraban más alimentos y suministros de los que necesitaban a corto plazo, los funcionarios de la administración también presentaron una propuesta de un decreto presidencial para cancelar todos los vuelos a nivel nacional y encerrar a todos en sus casas durante dos semanas o más.

Aunque esa extraña propuesta fue rechazada, la pandemia estimuló a otros «globos de prueba» para ver cuánto poder adicional podría tomar el gobierno. En marzo, los informes de los medios de comunicación indicaron que el Departamento de Justicia de Trump estaba considerando pedir al Congreso que aprobara la suspensión del hábeas corpus mientras durara la pandemia, que según algunos expertos podría durar dieciocho meses. Pero Norman L. Reimer, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Criminal, advirtió que la política propuesta «dice “afectando el pre-arreglo”». Eso significa que podrías ser arrestado y nunca ser llevado ante un juez hasta que decidan que la emergencia o la desobediencia civil ha terminado». El mismo tipo de poder pre-detención podría ser ejercido para detener a cualquier persona sospechosa de estar infectada o de no obedecer las órdenes de encierro. El senador republicano de Utah, Mike Lee, uno de los miembros con más principios del Senado, twiteó en respuesta a la noticia de la toma de poder, «SOBRE MI CUERPO MUERTO».

Debido a que los políticos no tienen responsabilidad por el daño económico que infligen, no tienen ningún incentivo para minimizar los trastornos que decretan. Trillones de dólares de nuevos gastos deficitarios molestarán a los trabajadores estadounidenses durante muchos años. Como señaló Matt Welch de Reason, «El precio estimado de 3 billones de dólares de los primeros cuatro lotes de estímulo covid-19, dividido por 330 millones de residentes estadounidenses cada vez más subempleados, equivale a 9.000 dólares per cápita, lo que ha terminado donde los pagos del gobierno suelen ir: a entidades con mejores conexiones que usted».

Permitir que los gobiernos tomen el poder ilimitado en base a extrapolaciones inestables de las tasas de infección destruirá nuestra nación. El alarde de Trump de ser un «presidente en tiempo de guerra» debería retroceder después de que el gobierno lanzara un ataque preventivo a la prosperidad estadounidense. Pasarán años hasta que sepamos cuánto daño permanente causaron las respuestas de pánico de los políticos a la pandemia.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición de agosto de 2020 de Future of Freedom.

Author:

James Bovard

James Bovard is the author of ten books, including 2012’s Public Policy Hooligan, and 2006’s Attention Deficit Democracy. He has written for the New York TimesWall Street JournalPlayboyWashington Post, and many other publications.

Publicado originalmente del sitio de Mises Institute.
14
Oct
20

“Aquellos que no son vulnerables, deberían reanudar inmediatamente su vida con normalidad.”

pexels-photo-821037.jpeg

Photo by mali maeder on Pexels.com

La Declaración De Great Barrington

Como epidemiólogos de enfermedades infecciosas y científicos de salud pública, nos preocupan los impactos en la salud física y mental de las políticas que predominan en relación a la COVID-19 y recomendamos un abordaje que llamamos Protección Focalizada.

Provenientes tanto de izquierda como de derecha, y de distintas partes del mundo, hemos dedicado nuestra profesión a proteger a los demás. Las actuales políticas de confinamiento (lockdown) están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo. Los efectos (para mencionar sólo algunos) incluyen tasas de vacunación más bajas, empeoramiento en los resultados de enfermedades cardiovasculares, menores detecciones de cáncer y deterioro de la salud mental—lo que conducirá a un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad aquellos sobre los que recaerá el peso más grande de estas medidas. Dejar a los niños sin escuelas es una grave injusticia.

Mantener estas medidas en pie hasta que haya una vacuna disponible causará un daño irreparable en los menos privilegiados, quienes terminarán siendo afectados de manera desproporcionada.

Afortunadamente, nuestro conocimiento sobre el virus está creciendo. Sabemos que la vulnerabilidad a la muerte por COVID-19 es más de mil veces mayor en los ancianos y débiles que en los jóvenes. En efecto, para los niños, la COVID-19 es menos perjudicial que muchos otros peligros, incluyendo la influenza.

A medida que se desarrolla inmunidad, el riesgo que todos tienen de infectarse —incluyendo los vulnerables— desciende. Sabemos que, eventualmente, todas las poblaciones alcanzarán la inmunidad de rebaño –es decir, el punto en el que la tasa de infecciones nuevas se mantiene estable— y que esto puede beneficiarse de (pero no depende de) una vacuna.

La manera más humana de abordarlo, midiendo los riesgos y los beneficios de alcanzar la inmunidad de rebaño, es la de permitirle a aquellos que están bajo un mínimo riesgo de muerte, vivir sus vidas con normalidad para alcanzar la inmunidad al virus a través de la infección natural, mientras se protege mejor a aquellos que se encuentran en mayor riesgo. Esto lo llamamos Protección Enfocada.

Adoptar las medidas para proteger a los vulnerables debería ser el objetivo central de las acciones de salud pública dirigidas contra la COVID-19. Por ejemplo, los asilos de ancianos deberían emplear personal con inmunidad adquirida y realizar test PCR al personal y los visitantes con frecuencia. La rotación del personal debería limitarse. Las personas jubiladas que viven en casa deberían contar con provisiones y otros elementos esenciales enviados a sus casas. En cuanto fuera posible, deberían reunirse con sus familiares en exteriores en lugar de interiores. Una lista exhaustiva y detallada de las

medidas, incluyendo un abordaje particular para hogares multigeneracionales, puede ser desarrollada, lo que se encuentra perfectamente dentro del ámbito y las capacidades de los profesionales de la salud pública.

Aquellos que no son vulnerables, deberían reanudar inmediatamente su vida con normalidad. Medidas sencillas de higiene, como lavarse las manos y quedarse en casa cuando se esté enfermo, deberían ponerse en práctica por todos para reducir el umbral de inmunidad de rebaño. Las escuelas y universidades deberían abrir para una enseñanza presencial. Las actividades extracurriculares, como los deportes, deberían reanudarse. Los adultos jóvenes de bajo riesgo deberían trabajar con normalidad, en lugar de hacerlo desde casa. Los restaurantes y otros negocios deberían abrir. Las artes, la música, los deportes y otras actividades culturales deberían reanudarse. La gente que se encuentra en mayor riesgo podría participar, si así lo desea, mientras la sociedad en conjunto disfruta de la protección otorgada a los vulnerables por aquellos que han desarrollado inmunidad de rebaño.

4 de octubre del año 2020. Esta declaración fue escrita y firmada en Great Barrington, Estados Unidos, por:

Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina en la Universidad Harvard, especialista en bioestadística y epidemiólogo experto en la detección y monitoreo de brotes de enfermedades infecciosas y evaluaciones de seguridad de vacunas.

Dr. Sunetra Gupta, profesora de la Universidad de Oxford, epidemióloga experta en inmunología, desarrollo de vacunas y modelación matemática de enfermedades infecciosas.

Dr. Jay Bhattacharya, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, médico, epidemiólogo, economista de la salud y experto en políticas de salud pública, enfocado en enfermedades infecciosas y poblaciones vulnerables.

Translated by Dr. Carlos Herrera de la Fuente, Ph.D and Juan Manuel Martínez Guerrero

14
Oct
20

Esta es la única manera de volver a la normalidad, según Bill Gates

pexels-photo-3951381.jpeg

Photo by cottonbro on Pexels.com

a) {Antes, Gates ya había hablado al respecto. A finales de abril, el empresario confesó al medio francés Le Figaro, que el mundo necesitará un año o dos para superar los estragos de la pandemia. Sin embargo, no es la primera vez que toca el tema. En su blog personal también ha hecho público su pensar sobre el coronavirus.} Pues, el nihilismo intelectual/seudocientífico aplicado en la globalización, irradia en nuestros tiempos un anarquismo político, propio de la perversión paranoica narcisista de la civilización de nuestra especie, utilizando los conocimientos que provee la tarea científica, pero componiéndola para impulsarla sobre la anulación de la persona, dictándole la misión de suprimirse a sí misma, sometida a las reglas del narcisista paranoico poder mundial globalizado en este inevitable e irreversible programa de reducción de la población mundial

b) {Las teorías de la conspiración Por supuesto que no todo ha sido miel sobre hojuelas, ya que hay innumerables teorías de conspiración en su contra. Estas van desde acusarlo por la pandemia, hasta que él controlará las vacunas y estás te implantarán un chip 5G. En México hasta hubo una marcha en el estado de Chiapas, que aseguraba que él inventó el COVID-19 para matar adultos mayores.} Pues, los narcisistas paranoicos diseñadores de este inevitable e irreversible programa de reducción de la población mundial, en este nuevo orden, actúan sobre la psique de las personas, invadiéndolas por medio de una reacción adecuada despersonalizándolas al límite en este nuevo orden mundial, como un impulso único, como una fuerza constante.

c) {En su momento Gates explicó que “la gente busca una explicación simple, ¿quién es el villano?”. Además de afirmar que él “nunca ha tenido nada que ver con un microchip. Es difícil desmentir esto porque es tan estúpido y extraño… Repetirlo tantas veces casi parece que le otorga credibilidad”. Por otro lado, Bill Gates tiene una fundación la cual ha estado invirtiendo dinero para la compra de vacunas. “Eventualmente, cuando tengamos la vacuna, querremos desarrollar inmunidad colectiva, que abarque a un 80 por ciento de la población”, dijo en un programa de radio de la BBC.} Pues, para un psicoanalítico como el suscripto, el atentado contra el principio mismo de la realidad es una falta más grave que la agresión real, en la lograda inmensa incertidumbre en el corazón mismo de la euforia tradicional de la civilización de la especie humana, manipulada mundialmente con esta conformación de sustituciones, contaminaciones, contradicciones y “equivocaciones” mediáticas, en este irreversible e inamovible programa de reducción de la población mundial. Vivir es un experimento, pues sigamos en él.

Osvaldo V. Buscaya (OBya)

Psicoanalítico

*FEMENINOLOGÍA

*Ciencia de lo femenino

14 de octubre de 2020

CABA

Argentina

************

Health

Esta es la única manera de volver a la normalidad, según Bill Gates

Entrepreneur en Español
Entrepreneurlun., 12 de octubre de 2020 6:55 p. m. GMT-3
  • No es la primera vez que el empresario habla sobre la pandemia del coronavirus y las vacunas.

Bill Gates, declaró este domingo durante una entrevista con la NBC News, que solo podremos volver a la normalidad luego de la pandemia cuando exista una vacuna efectiva y asequible.

“La única forma de volver completamente a la normalidad es obtener una vacuna que sea superefectiva y esté disponible para muchas personas. Esto acabará con la enfermedad a escala mundial”, comentó el magnate.

Antes, Gates ya había hablado al respecto. A finales de abril, el empresario confesó al medio francés Le Figaro, que el mundo necesitará un año o dos para superar los estragos de la pandemia. Sin embargo, no es la primera vez que toca el tema. En su blog personal también ha hecho público su pensar sobre el coronavirus.

Las teorías de la conspiración

Por supuesto que no todo ha sido miel sobre hojuelas, ya que hay innumerables teorías de conspiración en su contra. Estas van desde acusarlo por la pandemia, hasta que él controlará las vacunas y estás te implantarán un chip 5G. En México hasta hubo una marcha en el estado de Chiapas, que aseguraba que él inventó el COVID-19 para matar adultos mayores.

Más de mil chiapanecos marcharon asegurando que Bill Gates inventó el CO…

Entrepreneur en Español

Esta semana, cerca de 1,500 personas se manifestaron diciendo que la Fundación Bill y Melinda Gates y la trasnac…

En su momento Gates explicó que “la gente busca una explicación simple, ¿quién es el villano?”. Además de afirmar que él “nunca ha tenido nada que ver con un microchip. Es difícil desmentir esto porque es tan estúpido y extraño… Repetirlo tantas veces casi parece que le otorga credibilidad”.

Imagen integrada
Bill Gates / Imagen: Depositphotos.com

Por otro lado, Bill Gates tiene una fundación la cual ha estado invirtiendo dinero para la compra de vacunas. “Eventualmente, cuando tengamos la vacuna, querremos desarrollar inmunidad colectiva, que abarque a un 80 por ciento de la población”, dijo en un programa de radio de la BBC.

Las vacunas van en camino

El 11 de agosto, se registró la primera vacuna contra el coronavirus, se trata de Sputnik V, hecha en Rusia. Actualmente se encuentra en la tercera fase de los ensayos clínicos. México está en negociaciones para obtenerla además de estar en el programa para las pruebas en humanos.

Entrepreneur en Español

11
Oct
20

“El Gran Reinicio o la vuelta a toda la porquería anterior”. Un comentario

“el capital viene al mundo chorreando sangre y lodo 

por todos los poros, desde los pies hasta la cabeza”

C. Marx ([1])

         

          En el amanecer del capitalismo, durante el llamado periodo de la Acumulación Originaria de Capital, la naciente burguesía, a través del tráfico de esclavos desde África hacia  America, logro una importante acumulación de capital. En aquel entonces, asegurar la carga de esclavos por parte de los negreros ingleses, holandeses, portugueses y franceses, era una parte importante de los “costos del negocio”. El aseguramiento de la carga humana, se convirtió en una necesidad por cuanto las condiciones infrahumanas, sanitarias y alimenticias del traslado de los esclavos durante los meses de travesía producían inevitablemente la muerte de muchos de ellos. De acuerdo a la  cantidad de muerte, el negrero calculaba la ganancia en relación con los sobrevivientes,  si las muertes eran muy altas,   no cubriendo los costos del viaje y la ganancia esperada, los traficantes, sencillamente lanzaban al mar al resto de esclavos vivos, declarando al llegar al puerto la “pérdida total de la carga”, cobrando el respectivo seguro. ([2])

          Cinco siglos después, en el momento que estamos al inicio de la IV revolución industrial, donde el poder social del trabajo mundial, es capaz de alimentar y suplir varias veces las necesidades básicas de todo los habitantes del planeta, los modernos negreros de hoy, la Elite del Poder Global ([3])  ha decidido que el planeta Tierra, nuestro único navío espacial, se encuentra en “peligro de naufragar”, por el “exceso de población que crea el calentamiento global y el catastrófico cambio climático”,([4]) por lo tanto es urgente despoblarlo hasta en un 95% para Mantener a la humanidad bajo 500,000,000 en perpetuo equilibrio con la naturaleza. Y. Guiar sabiamente a la reproducción, mejorando la idoneidad y la diversidadtal como rezan los dos primeros mandamientos de la nueva Tabla de Moisés establecida por el nuevo dios del dinero y  grabados en las tenebrosas Piedras de Georgia.([5])

          El  meollo de la  situación mundial, radica en el objetivo más importante para esta elite mundial, como es comenzar a “lanzar al océano”  la sobrecarga de esclavos asalariados y pobres de todo tipo, pasajeros y tripulantes de nuestra única nave espacial, para salvarse ellos y sus esclavos de confianza ([6]). Para ellos, esta medida se inscribe claramente en su “ética y moral” donde sostienen «Si no hay suficiente comida para alimentar el excesivo número de gente (los pobres, las masas) ellos deben ser lanzados fuera de la borda (asesinados por guerras o epidemias). Estos “razonamientos” proveen una justificación para controlar la curva del crecimiento poblacional y la destrucción del exceso de población por cualquier medio, incluyendo las guerras, los genocidios, las epidemias, las hambrunas, las depresiones económicas y hasta el terrorismo».([7])  A través del coronavirus han provocando la mayor crisis económica en la historia del capital, permitiéndole a los  millonarios del mundo, aumentar sus riquezas a una velocidad de 2900 millones de dólares diarios, sin contar los billones de dólares en subsidios, créditos no retornables o a cero % de interés, transferido desde los organismos financiero mundiales, lo que le ha permitido barrer con millares de fábricas y establecimientos financiero, dejando sin empleo a unas 400 millones de personas en el mundo.

          Estamos en presencia de una transformación planificada y consciente por parte de la Elite del Poder Global, de la sociedad mundial, transformación cuyos orígenes más remotos se pueden ubicar a finales del siglo XVIII, y los más inmediatos y suficientemente documentados datan de los principio del siglo XX. La necesidad de la expansión mundial del capitalismo es la inevitable consecuencia de toda civilización y modo de producción bajo el dominio de la propiedad privada, basada en la esclavitud del trabajo. Todo Estado bajo la dirección de la clase propietaria dominante tiende a través de la guerra y otros medios, conquistar y expandir su dominio territorial. La acumulación de riqueza y de poder la obliga a ello. Y si en el pasado, todos los imperios se expandían en búsqueda de tierras, riquezas, tributos y mano de obra, el capital financiero en esta etapa del crimen organizado,  una vez logrado su expansión a nivel mundial, se plantea en virtud de esa lógica de acumulación de capital y riqueza,  reducir drásticamente la creciente población sobrante,  convertida en una masa desposeída donde solo crece el desempleo con sus eternos acompañantes hambre, pobreza, miseria y muerte.

         

          Esta masa desposeída, sin futuro bajo el capitalismo, se ha convertido para el capital financiero y su elite gobernante  en una verdadera carga social inútil, no productiva, creadora de problemas. En pocas palabras una fuente de “gastos sociales” que deben ser suprimidos. Representa a los ojos de la burguesía una verdadera carga para el Estado, generando conflictos, disturbios, enfermedades, gastos innecesarios y como lo advirtiera Brzezinski “ Para decirlo sin rodeos: en épocas anteriores, era más fácil controlar a un millón de personas que matar físicamente a un millón de personas; hoy, es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlar a un millón de personas “. ([8])

          La actual situación mundial, fue pintada con bastante nitidez por dos jóvenes alemanes, cuando ajustando cuentas con su conciencia filosófica anterior y analizando la expansión del capitalismo como condición necesaria para suprimir la desigualdad social y la enajenación que ella provoca, en aquella oportunidad escribían:

          Condiciones de la liberación real de los hombres

           Como es lógico, no tomaremos el trabajo de ilustrar a nuestros sabios filósofos acerca de que la «liberación» del «hombre» no ha avanzado todavía un paso siquiera si han disuelto la filosofía, la teología, la sustancia y toda la demás porquería en la «autoconciencia», si han liberado al «hombre» de la dominación de estas frases, a las que jamás ha estado sometido ; acerca de que la liberación real no es posible si no es en el mundo real y con medios reales, que no se puede abolir la esclavitud sin la máquina de vapor y la mule jenny, que no se puede abolir el régimen de la servidumbre sin una agricultura mejorada, que, en general, no se puede liberar a los hombres mientras no estén en condiciones de asegurarse plenamente comida, bebida, vivienda y ropa de adecuada calidad y en suficiente cantidad. La «liberación» es un acto histórico y no mental, y conducirán a ella las relaciones históricas, el estado de la industria, del comercio, de la agricultura, de las relaciones…

          Más adelante refiriéndose al mismo tema lo aclaran con más precisión

          Desarrollo de las fuerzas productivas como premisa material del comunismo

          Con esta «enajenación», para expresarnos en términos comprensibles para los filósofos, sólo puede acabarse partiendo de dos premisas prácticas. Para que se convierta en un poder «insoportable», es decir, en un poder contra el que hay que hacer la revolución, es necesario que engendre a una masa de la humanidad como absolutamente «desposeída» y, a la par con ello, en contradicción con un mundo de riquezas y de educación, lo que presupone, en ambos casos, un gran incremento de la fuerza productiva, un alto grado de su desarrollo; y, de otra parte, este desarrollo de las fuerzas productivas (que entraña ya, al misma tiempo, una existencia empírica dada en un plano histórico-universal, y no en la existencia puramente local de los hombres) constituye también una premisa práctica absolutamente necesaria, porque sin ella sólo se generalizaría la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzaría de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaería necesariamente en toda la porquería anterior; y, además, porque sólo este desarrollo universal de las fuerzas productivas lleva consigo un intercambio universal de los hombres, en virtud de lo cual, por una parte, el fenómeno de la masa «desposeída» se produce simultáneamente en todos los pueblos (competencia general), haciendo que cada uno de ellos dependa de las conmociones de los otros y, por último, instituye a individuos histórico-universales, empíricamente universales, en vez de individuos locales. Sin esto, 1) el comunismo sólo llegaría a existir como fenómeno local, 2) las mismas potencias de relación no podrían desarrollarse como potencias universales y, por tanto, insoportables, sino que seguirían siendo simples «circunstancias» supersticiosas de puertas adentro, y 3) toda ampliación de la relación acabaría con el comunismo local. El comunismo, empíricamente, sólo puede darse como la acción «coincidente» o simultánea de los pueblos dominantes, lo que presupone el desarrollo universal de las fuerzas productivas y el intercambio universal que lleva aparejado.

 Por lo demás, la masa de los simples obreros —de la mano de obra excluida en masa del capital o de cualquier satisfacción de sus necesidades, por limitada que sea— y, por tanto, la pérdida no puramente temporal de este mismo trabajo como fuente segura de vida, presupone, a través de la competencia, el mercado mundial. Por tanto, el proletariado sólo puede existir en un plano histórico-mundial, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal. Existencia histórico-universal de los individuos, es decir, existencia de los individuos directamente vinculada a la historia universal. ([9]

 

          Este valioso párrafo profético de los creadores del método histórico basado en el materialismo y la dialéctica para el análisis de la historia y la sociedad, será nuestro  punto de partida,  para analizar, en primer lugar, la situación mundial de cara a las elecciones de EEUU y al Gran Reinicio anunciado para enero del 2021, por el Foro Económico Mundial y en segundo lugar, sacar las debidas experiencias luego de 172 años de derrota sufrida por el movimiento del trabajo y los trabajadores desde la aparición de El Manifiesto Comunista, punto de arranque de la lucha de clases entre obrero y burguesía, salario y capital, que ha terminado con un triunfo de la burguesía y el capital. Y como dice Warren Buffet “hay una lucha de clases, está bien, pero es mi clase, la clase rica, la que está haciendo la guerra y nosotros estamos ganando”.

          Hoy el capitalismo está en los inicios de su IV Revolución Industrial, alcanzando el desarrollo del poder social del trabajo, vale decir de las fuerzas productivas mundiales, la capacidad productiva suficiente para  solucionar los problemas de la desigualdad social de todos los integrantes de la humanidad viviente, esta premisa no necesita ser demostrada.

          Este inmenso desarrollo de las fuerzas productivas logradas bajo el dominio poder del dinero, de la propiedad privada, en la actual crisis provocada por un arma biológica y la crisis que lo acompaña, ha engendrado un “poder insoportable” en la vida de la mayoría de la “humanidad desposeída”. Esta “crisis” ha   lanzados al desempleo a más de 400 millones de persona,  engrosando la mayoría de ellos a esa humanidad desposeída moribunda con menos de 5 dólares diario. Sin embargo, en el seno de esa humanidad desposeída, sin futuro inmediato, aun no nace la conciencia de una revolución que le ponga fin a esta milenaria civilización de la desigualdad y la esclavitud del trabajo, la cual hace 200 años, Fourier la resumía con su lapidaria frase” En la civilización, la pobreza brota de la misma abundancia”.

          Para enero del 2021, el capital financiero mundial en una reunión simultanea del Foro Económico Mundial y un encuentro de presidentes de los países del mundo, tiene previsto de bautizar solemnemente el Gran Reinicio, donde ya conocemos sus consecuencias, si los trabajadores, asalariados y pobres del mundo no adquieren conciencia de la necesidad de una revolución:  sin ella sólo se generalizaría la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzaría de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaería necesariamente en toda la porquería anterior;Y si alguien quiere conocer en que consiste ese Gran Reinicio, ese Nuevo Orden Mundial, simplemente lo invitamos a venir a Venezuela, verificando en vivo y en directo, como funciona un Estado fallido al servicio del poder privado internacional, basado en el más amplio desarrollo del crimen organizado. Donde todos  los recursos naturales y activos públicos del país, incluyendo los expropiados sin indemnización, han sido puestos en subasta  al mejor postor ([10]).

Al capitalismo le están sobrando miles de millones de personas que deben ser exterminados, para garantizar su acumulación de capital y riquezas. A los miles de millones de trabajadores desposeídos de los frutos de su trabajo, le sobra capitalismo para vivir dignamente..

Y no hay opción, o Ellos o Nosotros.

 

Pablo Hernández Parra

10/10/2020

sofiaesteves44@gmail.com.

 


[1] C. Marx. El Capital, capitulo XXIV La Llamada Acumulación Originaria  http://webs.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/oe2/mrxoe209.htm.

[3] Para conocer quién es quién en dicha elite véase  http://theglobalelite.org/globalists/.      http://theglobalelite.org/george-soros-exposed-as-a-rothschild-agent-in-1990s/https://www.alainet.org/es/articulo/194920.  Como controlan al mundo a través de 147 empresas Vease The Network of Global Corporate Control Stefania Vitali, James B. Glattfelder, Stefano Battiston. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0025995#s3.  https://hipertextual.com/2011/10/cientificos-revelan-1-que-domina-economia-global.

[4] Desde la invención de la religión con su inmenso engaño del paraíso, la resurrección y la vida eterna, la clase propietaria no había inventado una mentira semejante, hoy vendida como una “verdad científica” indiscutibles y fundamento ideológico del genocidio en marcha. Y para que no quede duda un alto funcionario de la ONU declaro recientemente Para detener el aumento del calentamiento global promedio a 1.5°C (respecto a las temperaturas de la época preindustrial) necesitamos alcanzar cero emisiones netas para 2040 (2055 a más tardar)”, dice Pascal Peduzzi, director de PNUMA / GRIDGinebra y gerente de programa de la Sala de Situación del Medio Ambiente https://www.lavanguardia.com/natural/20200512/481123650267/concentracion-co2-pnuma-incendios.html.

[6] Como lo aclara el Sr. Kissinger. Sí, mucha gente va a morir cuando se establezca el nuevo orden mundial, pero será un mundo mucho mejor para los que sobrevivan

[7] Como vemos lanzar al mar a los esclavos sobrevivientes para salvar al negocio, sigue siendo, un principio moral para el dueño de CNN. Otras frases y sentencias de la elite sobre su desprecio por  la humanidad desposeída, recomendamos https://www.mediterraneodigital.com/historia/historia-2/coronavirus-guerra-biologica. Sobre despoblación https://www.bibliotecapleyades.net/esp_sociopol_depopu.htm#menu-

[9]  C. Marx – F. Engels Primer Capítulo de La Ideología Alemana     https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/feuerbach/1.htm.

 
————————————————————

 

Comentario al texto  anterior del psicoanalista Osvaldo V. Buscaya 

a) {En el amanecer del capitalismo, durante el llamado periodo de la Acumulación Originaria de Capital, la naciente burguesía, a través del tráfico de esclavos desde África hacia América, logro una importante acumulación de capital. En aquel entonces, asegurar la carga de esclavos por parte de los negreros ingleses, holandeses, portugueses y franceses, era una parte importante de los “costos del negocio”. El aseguramiento de la carga humana, se convirtió en una necesidad por cuanto las condiciones infrahumanas, sanitarias y alimenticias del traslado de los esclavos durante los meses de travesía producían inevitablemente la muerte de muchos de ellos. De acuerdo a la cantidad de muerte, el negrero calculaba la ganancia en relación con los sobrevivientes, si las muertes eran muy altas, no cubriendo los costos del viaje y la ganancia esperada, los traficantes, sencillamente lanzaban al mar al resto de esclavos vivos, declarando al llegar al puerto la “pérdida total de la carga”, cobrando el respectivo seguro.}
Pues, en los antecedentes de la civilización las tribus en sus luchas eliminaban totalmente a los vencidos hasta, que surge la “brillante idea” de no liquidar los vencidos sino utilizarlos como esclavos. En este procesamiento de la civilización amo/esclavo, señor/siervo, etc., se “evoluciona” en los métodos de poder hasta la revolución industrial, donde la masa servil se transforma en consumidor mediante lo denominado representante/representado, en la corriente económica oferta/demanda llegando a esta etapa de reducción de la población mundial.
b) {Cinco siglos después, en el momento que estamos al inicio de la IV revolución industrial, donde el poder social del trabajo mundial, es capaz de alimentar y suplir varias veces las necesidades básicas de todo los habitantes del planeta, los modernos negreros de hoy, la Elite del Poder Global  ha decidido que el planeta Tierra, nuestro único navío espacial, se encuentra en “peligro de naufragar”, por el “exceso de población que crea el calentamiento global y el catastrófico cambio climático”, por lo tanto es urgente despoblarlo hasta en un 95% para Mantener a la humanidad bajo 500,000,000 en perpetuo equilibrio con la naturaleza. Y. Guiar sabiamente a la reproducción, mejorando la idoneidad y la diversidad, tal como rezan los dos primeros mandamientos de la nueva Tabla de Moisés establecida por el nuevo dios del dinero y grabados en las tenebrosas Piedras de Georgia.}
Pues, esta “evolución” de los precedentes siglos, sistemáticamente, lleva a una superproducción inconmensurable de bienes y servicios de todo uso, y orden sobre la creciente superpoblación, que le permite al paranoico narcisista poder mundial globalizado con su control mediático, utilizar la carencia de un pensamiento crítico de una masa mundial adormecida y conformista, para retornarla a su rol real de esclavitud, mediante la irreversible mundial destrucción económica/social con el siniestro exitoso experimento del discurso del elemento denominado coronavirus, para esta etapa de reducción de la población mundial.
c) {Estamos en presencia de una transformación planificada y consciente por parte de la Elite del Poder Global, de la sociedad mundial, transformación cuyos orígenes más remotos se pueden ubicar a finales del siglo XVIII, y los más inmediatos y suficientemente documentados datan del principio del siglo XX. La necesidad de la expansión mundial del capitalismo es la inevitable consecuencia de toda civilización y modo de producción bajo el dominio de la propiedad privada, basada en la esclavitud del trabajo. Todo Estado bajo la dirección de la clase propietaria dominante tiende a través de la guerra y otros medios, conquistar y expandir su dominio territorial. La acumulación de riqueza y de poder la obliga a ello. Y si en el pasado, todos los imperios se expandían en búsqueda de tierras, riquezas, tributos y mano de obra, el capital financiero en esta etapa del crimen organizado, una vez logrado su expansión a nivel mundial, se plantea en virtud de esa lógica de acumulación de capital y riqueza, reducir drásticamente la creciente población sobrante, convertida en una masa desposeída donde solo crece el desempleo con sus eternos acompañantes hambre, pobreza, miseria y muerte.}
Pues, el siniestro paranoico narcisista poder mundial globalizado, en esta 3ra etapa, perfecciona las experiencias de la 1ra y 2da guerras mundiales, cuyos antecedentes los tenemos desde antiguo con las elites sociales validadas mediante el adoctrinamiento político/religioso como método de control económico/social creando opinión y valores o reglas a favor de los intereses de las clases dominantes en esta etapa de reducción de la población mundial.
d) {Este inmenso desarrollo de las fuerzas productivas logradas bajo el dominio poder del dinero, de la propiedad privada, en la actual crisis provocada por un arma biológica y la crisis que lo acompaña, ha engendrado un “poder insoportable” en la vida de la mayoría de la “humanidad desposeída”. Esta “crisis” ha   lanzados al desempleo a más de 400 millones de persona, engrosando la mayoría de ellos a esa humanidad desposeída moribunda con menos de 5 dólares diario. Sin embargo, en el seno de esa humanidad desposeída, sin futuro inmediato, aun no nace la conciencia de una revolución que le ponga fin a esta milenaria civilización de la desigualdad y la esclavitud del trabajo, la cual hace 200 años, Fourier la resumía con su lapidaria frase” En la civilización, la pobreza brota de la misma abundancia”.}
Pues así, sin resistencia de la opinión pública la paranoica narcisista clase política de cada país subordinada, controlan los estamentos estatales como la sanidad, la energía, comunicaciones monopolizando sectores con ayuda, uso y protección del propio estado haciendo de ello un negocio de gran rendimiento con la protección del siniestro discurso del elemento denominado coronavirus. Las clases paranoicas narcisistas políticas/seudocientíficas, desde la izquierda a la derecha, inventan y fomentan ideologías populistas, que no sienten para manipular a los especímenes/esclavos/zombies y mientras estos esperan de las clases paranoicas narcisistas políticas/seudocientíficas el altruismo, su único objetivo es el beneficio propio. Las clases paranoicas narcisistas políticas/seudocientíficas, desde la izquierda a la derecha, intrínsecamente poseen una doble moral, es decir tienen dos caras y para aglutinar a la masa de los especímenes/esclavos/zombies crean enemigos, fomentan odios, mienten y hacen cualquier acto populista, que tanto gusta a los especímenes/esclavos/zombies para ser elegidos. El siniestro paranoico narcisista poder mundial globalizado no responde a ninguna ideología, destruyéndonos con sus atropellos y abusos que no pueden ser castigados al tener el control y creación de las leyes internacionales. Hoy, las decisiones de las naciones las toman ellos como impulsores y creadores del siniestro adoctrinamiento subliminal por medio de marketing, estados y medios de comunicación, en esta etapa de reducción de la población mundial.
Si vivir es un experimento debemos seguir en él.
Osvaldo V. Buscaya (OBya)
Psicoanalítico (Freud)
*FEMENINOLOGÍA
*Ciencia de lo femenino
11 de octubre de 2020
CABA
Argentina
************
 
 
 
 
11
Oct
20

La lectura de un ensayo filosófico by Ana de Lacalle — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Originalmente publicado en MasticadoresFocus- Editores: Carlos Usín Lacarcel, Santiago Acuña, j re crivello: Leer un ensayo filosófico dista sustancialmente de la lectura de una novela. Aunque esta última sustente una determinada concepción de lo humano, de la sociedad y de la vida misma, su contenido filosófico no acostumbra a ser ni su único…

La lectura de un ensayo filosófico by Ana de Lacalle — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO
10
Oct
20

“Los confinamientos no sólo crean un daño horrendo en el presente, sino que también dan poder a las mismas personas responsables de muchas de las crisis a las que nos enfrentamos actualmente”

El segundo acto será peor que el primero: los confinamientos no son la respuesta

cov

En el primer «debate» presidencial (utilizo esa palabra de manera creativa), Joe Biden insinuó que ordenaría un confinamiento nacional para «derrotar» el virus covid-19, y ciertamente parece haber un consenso en los medios de comunicación y entre las elites políticas de que, si hay otro «brote» de covid, entonces el orden de «refugio en el lugar» será la ley de la tierra.

Muchos negocios ciertamente están haciendo planes para tal orden, esta vez no queriendo ser atrapados sin preparación como lo fueron en marzo pasado:

Las tiendas de comestibles y las compañías de alimentos se preparan para un posible aumento de las ventas en medio de un nuevo aumento de casos de Covid-19 y la inminente prisa de las vacaciones.

Los supermercados están almacenando alimentos y los están guardando con anticipación para prepararse para los meses de otoño e invierno, cuando algunos expertos en salud advierten que el país podría ver otro brote generalizado de casos de virus y nuevas restricciones. Las compañías de alimentos están acelerando la producción de sus artículos más populares, y los líderes de toda la industria están diciendo que no se dejarán atrapar desprevenidos ante una nueva oleada pandémica.

Difícilmente se puede culpar a los propietarios y gerentes de las empresas por querer estar a la vanguardia, ya que los gobiernos progresistas de todos los niveles han sido despiadados con las empresas y los empleados, llevando a miles de empresas a la quiebra y dejando a millones de personas sin empleo. Además, dada la abierta hostilidad que los progresistas tienen hacia la empresa privada en primer lugar, los políticos tomarán la escasez y los estantes vacíos como «prueba» de que la empresa privada está aliada con el diablo para subvertir el orden social y actuar en consecuencia para castigar a estos malhechores.

Con Biden muy por delante en las encuestas presidenciales y con una probabilidad cada vez mayor de que gane las elecciones del próximo mes, la gente debería tomarse en serio sus llamamientos a otra serie de confinamientos el próximo invierno en caso de que el coronavirus se extienda (en sus palabras). Obviamente hay mucho que diseccionar en esas pocas palabras, pero el enfoque simple debería ser el siguiente: no hay pruebas que requieran un movimiento tan drástico y otro cierre crearía aún más devastación que la que se ha producido en la primera ronda.

Biden dijo a ABC News, «Yo lo cerraría; escucharía a los científicos», una declaración que invita a una serie de preguntas. La primera es: ¿Qué científicos? Algunos están a favor de los confinamientos (y Google se asegurará de que los encuentre) y otros se oponen firmemente.1 (No espere que Google le ayude con esa búsqueda. Los encontré en otro motor de búsqueda).

Lo que funciona y lo que no funciona

En primer lugar, y lo más importante, encerrar a la mayoría de la población es, en el mejor de los casos, una estrategia muy temporal. Incluso dejando de lado las consecuencias económicas de poner en cuarentena a la mayoría de los estadounidenses y cerrar sus lugares de trabajo, la estrategia de confinamiento hace poco para combatir la propagación del virus, ya que no da a la gente la oportunidad de acumular inmunidades, que son la clave para detenerlo. Escribe Jeff Deist:

Desde el primer día, el enfoque debería haber sido en el aumento de la inmunidad a través del ejercicio, el aire fresco, la luz del sol, la correcta alimentación y la promoción del bienestar general. En cambio, nuestros políticos, burócratas y medios de comunicación insistieron en el cierre de negocios, el cierre de escuelas, el distanciamiento, el aislamiento, las máscaras y el espejismo de una vacuna rápida y efectiva.

El problema es que el virus no va a desaparecer, por lo que, aunque se evite temporalmente su propagación mediante el cierre de las casas, tarde o temprano la gente tendrá que mezclarse, y cuando lo haga, sus cuerpos no estarán condicionados para combatirlo, por lo que la tasa de infección ciertamente aumentará. De hecho, eso es lo que hemos visto hasta ahora, ya que tenemos confinamientos seguidos de una relajación de las reglas, seguido de una oleada de nuevas infecciones. Esa oleada lleva entonces al pánico en los medios de comunicación y entre las clases políticas, siendo la nueva «solución» aún más confinamientos.

Se podría pensar que este ciclo aparentemente interminable de confinamiento-relajación-confinamiento llevaría a las autoridades a replantearse sus estrategias, pero no es así, y esta ceguera deliberada no se limita a los políticos estadounidenses. Vemos a los gobiernos de Dinamarca, Bélgica, Nueva Zelanda y otros países volver a los confinamientos después de un aumento de nuevas infecciones.

Mientras tanto, la tasa de infección sueca está disminuyendo claramente, y está disminuyendo en relación con las tasas de infección de los países que han seguido procedimientos estrictos de confinamiento, aunque los periodistas de los medios de comunicación tradicionales no deseen hacer las comparaciones. Para un observador casual, tenía sentido pensar que, en los últimos ocho meses, si los «expertos» estaban en lo cierto, Suecia sería un caso perdido, ya que los suecos han seguido adelante con sus vidas—por lo general sin llevar cubiertas sus caras—de una manera que parecería ser una invitación abierta a la propagación masiva del covid-19. Además, si se le cree a los medios de comunicación, los suecos deberían morir en cifras récord. No vemos que nada de eso suceda, sin embargo, la narrativa sueca de «hay que cerrar o no cerrar» sigue dominando las noticias (y ciertamente el motor de búsqueda de Google).

A nadie debería sorprenderle que la primavera pasada Suecia tuviera una tasa de infección más alta que la de los países europeos que practicaban confinamientos estrictos, ni tampoco debería sorprenderle que las actuales tasas de infección y mortalidad de Suecia sean más bajas que las de los países que se han reabierto—y que ahora se enfrentan a la llamada segunda ola de infecciones. A pesar de las predicciones en sentido contrario, y a pesar del hecho de que los suecos prácticamente no tienen máscara en público, Suecia desafía la «sabiduría común» cortesía de los políticos progresistas y sus medios de comunicación amenos.

El desastre económico

Luego está el lado económico. En su mayoría, los progresistas han enmarcado el daño económico como un «sacrificio» necesario para controlar la pandemia del Covid 19. El pasado mes de mayo, Paul Krugman escribió que a menos que el gobierno aplicara agresivamente políticas de distanciamiento social (léase, confinamientos masivos), entonces habría un desempleo aún más masivo, pensando que a menos que las autoridades mantuvieran a la gente en sus casas e impidieran las interacciones, la gente se enfermaría y perdería el trabajo, sumiendo a la economía en una depresión. Por lo tanto, poniendo la lógica de Krugman a prueba, debemos tener un desempleo masivo y quiebras empresariales para evitar el desempleo masivo y las quiebras empresariales.

Cualquier cosa que no sea un confinamiento total, argumentó, llevaría al desastre:

retirarse de la responsabilidad no sólo matará a miles de personas. También podría convertir la caída de Covid en una depresión.

Así es como funcionaría: En las próximas semanas, muchos estados rojos abandonan las políticas de distanciamiento social, mientras que muchos individuos, siguiendo las indicaciones de Trump y Fox News, comienzan a comportarse de manera irresponsable. Esto lleva, brevemente, a un cierto aumento del empleo.

Pero muy pronto se hace evidente que el Covid-19 se está saliendo de control. La gente se retira a sus casas, a pesar de lo que digan Trump y los gobernadores republicanos.

Así que estamos de vuelta donde empezamos en términos económicos, y en peor forma que nunca en términos epidemiológicos. Como resultado, el período de desempleo de dos dígitos, que podría haber durado sólo unos pocos meses, sigue y sigue.

El escenario de Krugman, sin embargo, nunca se produjo. Como muestra el diagrama de esta página enlazada, incluso cuando Krugman escribió su columna las tasas de recuperación de EEUU desde el covid-19 se dispararon mientras las tasas de mortalidad se desplomaban, y han continuado cayendo incluso cuando muchos estados y municipios han relajado las restricciones anteriores, el contrafactual de la predicción del día del juicio final de Krugman.

Si algo hemos aprendido en los últimos ocho meses es que los confinamientos masivos imponen enormes costos y dudosos beneficios. La noción progresiva de que podemos simplemente cerrar negocios, iglesias, instalaciones deportivas y otras oficinas—los desempleados son compensados con dinero impreso—hasta que alguien desarrolle la vacuna mágica y no sufra enormes consecuencias es tan imaginativa como la creencia de que, si California prohíbe la gasolina y el diesel, sus incendios forestales desaparecerán. Las tensiones financieras y emocionales que vienen de los cierres son perjudiciales para la salud física y mental y la evidencia está a nuestro alrededor.

Los confinamientos sirven a la clase política progresista

Tenemos que entender que las clases políticas y sus medios de comunicación tienen un interés personal en el statu quo del confinamiento, y eso incluye la provisión regular de lo que sólo se puede llamar desinformación. Los principales medios de comunicación del verano pasado informaron diligentemente sobre un informe muy cuestionable (utilizo ese término caritativamente) de que el Rally de Bicicletas de Sturgis en Dakota del Sur provocó más de un cuarto de millón de infecciones de covid y más de 12.000 millones de dólares de gastos médicos. Debería haber sido obvio en su cara que el informe era profundamente defectuoso, sin embargo, en su deseo de alimentar la narrativa de «lo codicioso es matar», los periodistas tomaron esta historia demasiado buena para ser verdad y la siguieron.

En cuanto a los políticos, la crisis de la codicia ha sido una bendición para los ejecutivos y burócratas del gobierno que ven las restricciones constitucionales que limitan su autoridad como meros obstáculos que deben ser fácilmente eliminados. Gobernadores como Gretchen Whitmer de Michigan, Andrew Cuomo de Nueva York, Gavin Newsom de California y Tom Wolfe de Pensilvania han recibido una adorable cobertura en los medios de comunicación por haber tomado y empleado poderes dictatoriales, y Whitmer incluso decidió unilateralmente que la venta de semillas de jardín en las tiendas era ilegal. La decisión de Cuomo de forzar el alojamiento de los pacientes de la covid 19 en casas de reposo provocó la muerte de miles de personas, pero su cobertura mediática nacional es uniformemente positiva.

Contrasta la cobertura informativa afirmativa de Cuomo con el aluvión de ataques mediáticos a la gobernadora Kristi Noem de Dakota del Sur. Noem ha enfatizado la responsabilidad personal y no intentó el confinamiento masivo de escuelas y negocios en el estado, y los medios de comunicación estallaron en furia. El hecho de que Dakota del Sur haya superado esta pandemia relativamente bien no tiene importancia para los medios de comunicación, ya que la única acción aceptable (para los periodistas principales y de la élite) en respuesta al covid es que los gobernadores tomen el poder por sí solos y confinen a sus ciudadanos.

Tenga en cuenta que las pérdidas reales que sufrieron los estadounidenses debido a la respuesta gubernamental de mano dura al brote de covid son permanentes. Como Robert Higgs señaló tan elocuentemente en Crisis and Leviathan, los gobiernos a menudo crean crisis o, por lo menos, manipulan eventos como los desastres naturales y los usan como oportunidades para expandir los poderes gubernamentales. Incluso después de que las crisis terminan, los gobiernos conservan algunos de sus poderes recién otorgados—y la mayoría de la gente se preocupa poco o nada, incluso cuando el gobierno ha recortado más de sus libertades.

Los confinamientos de segunda ola también fallarán

Sabemos cómo terminarán los confinamientos de la «segunda ola». En algún momento, con las economías de esos países en ruinas, las autoridades levantarán gradualmente algunas (pero no todas) las restricciones, al tiempo que exigirán que la gente se dedique «voluntariamente» a llevar máscaras y al distanciamiento social. Poco después de que se relajen las normas, se producirá inevitablemente una nueva oleada de infecciones, ya que las personas que han estado separadas durante mucho tiempo se reúnen sin haber desarrollado sus sistemas inmunológicos. (La falta de sol y de ejercicio al aire libre contribuirá al problema).

Sin otras opciones y debido a que las clases gobernantes han declarado que los confinamientos son la única manera de derrotar al virus, casi seguro que habrá un Confinamiento III en los países donde el régimen puede salirse con la suya. Si las clases políticas de aquí siguen el mismo plan es una cuestión muy abierta. Sabemos de antemano que poner en cuarentena a las personas sanas en realidad empeora el cuadro de infección a largo plazo y que el inicio y el cese de la economía causa estragos por sí solo.

Al final, sólo podemos concluir que el cierre de gran parte de la interacción social y empresarial, la restricción de los servicios de culto y el confinamiento de las escuelas es ineficaz para detener las infecciones virales, ya sea del virus covid-19 o de algún otro patógeno. Sin embargo, también debemos concluir que ordenar restricciones masivas se ha convertido en una estrategia política ganadora en el Estados Unidos progresista. También debemos entender que el covid-19 no es la última pandemia que golpeará a los EEUU, y cuando una nueva pandemia—o incluso una pizca de una— se produzca, las clases políticas llegarán a ese pozo una y otra vez, incluso cuando esté seco.

A pesar del mito persistente de que el gobierno consiste en «resolver problemas» y «servir al pueblo», es la rara persona en el poder gubernamental de hoy en día que no busca el poder por el poder mismo. Cabe esperar que quienes utilizan el poder para impulsar políticas progresistas reciban una cobertura mediática positiva, aunque sus políticas sean desastrosas, como hemos visto una y otra vez en California y en la ciudad de Nueva York; quienes siguen manteniendo la creencia de que debe haber límites en su poder pueden esperar el tratamiento de Kristi Noem.

Hemos visto este juego en los cierres como la tesis de Higgs sigue en juego. Los confinamientos no han hecho nada para suprimir las infecciones covid a largo plazo, pero los políticos y los medios de comunicación mantienen continuamente el próximo confinamiento como la «bala mágica» o al menos una estrategia efectiva a seguir hasta que alguien desarrolle una vacuna. (Si una vacuna desarrollada rápidamente realmente funcionaría es otro tema, para otra discusión).

Así pues, los confinamientos no sólo crean un daño horrendo en el presente, sino que también dan poder a las mismas personas responsables de muchas de las crisis a las que nos enfrentamos actualmente, asegurando así que el único cambio de estrategia cuando los confinamientos fracasan será la aplicación de políticas aún más estrictas en el futuro. El mantra «nos mantienen seguros» ha funcionado hasta ahora, incluso cuando los cierres nos han hecho aún más vulnerables tanto al virus como a los desastres económicos generados por los planes gubernamentales.

Al final, la única forma en que las clases políticas pueden «hacernos seguros» es que hagamos lo necesario para hacernos seguros, o tan relativamente seguros como sea posible. Cuando un virus está en marcha—como sucede la mayoría de las veces—hacemos lo que podemos para evitarlo y hacemos lo que podemos para tratarlo. En otras palabras, apelamos a la ciencia médica real, no a lo que las clases políticas y los medios de comunicación han preparado para nosotros.

  • 1.Aunque no pretendo ser experto en epidemiología, estoy casado con una enfermera de salud pública que sí es experta en este campo y que ha participado en epidemias en el pasado. El hecho de que mi esposa critique la «estrategia de confinamiento» sería una subestimación. (También añado que su enfoque de la atención médica es más o menos el enfoque estándar de la industria). Además, si el sentido común significa algo en la atención médica, y especialmente en el tratamiento de un virus que se transmite por el aire, la estrategia de «confinamiento como primera opción» debería plantear una serie de preguntas críticas.
Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Tomado de mises.org, se reproduce bajo licencia CC. Creative Commons Licence

10
Oct
20

LA PANDEMIA: la perpetuación de los males endémicos. — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Muchos estarán de acuerdo, con la que suscribe este texto, que las consecuencias a medio y largo plazo de la pandemia que ha llegado —ante el estupor de todos— para quedarse invisible entre nosotros, son rigurosamente imprevisibles. Podemos hacer prospecciones, al respecto, que nos orienten sobre todo en el ámbito práctico, para ir desarrollando acciones […]

LA PANDEMIA: la perpetuación de los males endémicos. — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO



octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Meses