28
May
21

España-Marruecos, ¿condenados a entenderse?

Por Josep Piqué

28 de mayo de 2021

Se dice que, en pleno franquismo, Hassan II le dijo al entonces embajador español en Rabat, Manuel Aznar, que ambos países “estábamos condenados a entendernos”. La frase se ha convertido en un tópico habitual al tratar la relación bilateral. Pero, recurrentemente, se suceden incidentes y crisis diplomáticas que ponen en duda la veracidad del aserto.

La verdad es que los sucesivos gobiernos españoles, a pesar de los desencuentros, han intentado que los eventuales contenciosos que han ido surgiendo se pudieran abordar desde un contexto más amplio, derivado de una creciente interdependencia de intereses que facilitara la gestión de los diferendos existentes. Y el resultado no es menor: España es el principal socio comercial, empresarial, de cooperación e inversor en Marruecos (visto en su conjunto), desplazando la posición que tradicionalmente tenía Francia. El turismo español es creciente y la comunidad marroquí en España supera las 800.000 personas, de manera que a esos intercambios de contenido económico se añaden los de carácter humano, como corresponde a países vecinos, condenados a ello –eso sí– por la geografía.

Por otra parte, Marruecos tiene un “proyecto nacional” compartido –mucho más allá de la voluntad del Rey o de sus élites gobernantes– que incluye la soberanía de iure sobre el Sáhara, que supere la de facto, que ya posee. España lo sabe. Pero sabe también que ese proyecto nacional incluye a Ceuta y Melilla (y, eventualmente, las Islas Canarias). España, por consiguiente, no puede ceder en su integridad territorial y en la naturaleza española y europea de Ceuta y Melilla.

Ambas naciones comparten demasiadas cosas para no entender esas pautas. Y eso es cada vez más, también, un tema europeo. Cuando Marruecos ha querido circunscribir el último conflicto al ámbito bilateral se ha topado con la posición inequívoca (incluida Francia) de la UE, apoyando la posición española sin fisuras. El peor error, no obstante, ha sido no entender que las circunstancias nada tienen que ver con la exitosa Marcha Verde organizada por Hassan II, en 1975.

El uso de jóvenes –e incluso bebés– como instrumento de presión sobre Ceuta, ha sido peor que un crimen. Ha sido un descomunal error que deslegitima de entrada cualquier posición. Ningún país como España puede ceder a un evidente desafío en forma de chantaje como el producido.

No estamos, pues, condenados a entendernos, como decía Hassan II. Pero el arte de la diplomacia y la política es hacer posible lo que sea mejor para todos. Y lo mejor es, sin duda, entendernos. Sin amenazas ni chantajes.

Reflexiono sobre esto en “Marruecos: ¿condenados a entendernos?”

ALGUNAS COSAS QUE HE LEÍDO

Free to choose: A new plan for peace in Western Sahara, Hugh Lovatt y Jacob Mundy, ECFR

Tropezando con la geopolítica, Irene Fernández-Molina, Política Exterior

Israel, Marruecos y los conflictos irresolubles, Marina Ottaway, Afkar-Ideas

¿Puede un tuit de Trump contribuir a desbloquear el estancamiento? Haizam Amirah Fernández e Isabelle Werenfeis, Real Instituto Elcano

LA ESCALA DE LOS MAPAS

El mar Mediterráneo fue durante siglos escenario de piratas de distinto origen. Durante la Edad Media, los corsarios eran principalmente catalanes, castellanos y genoveses. Sin embargo, entre el siglo XVI y el XIX los piratas de Berbería, expertos marinos procedentes del norte de África, tomaron el control desde el frente atlántico de Marruecos hasta Egipto, dando nacimiento a lo que se denomina “costa berberisca”.

PARA LEER

La franco-marroquí Leila Slimani abre con El país de los otros una trilogía familiar en la que disecciona la relación entre Marruecos y Francia. La saga comienza con sus abuelos en el Marruecos anterior a la independencia. Militares, colonos y población autóctona; racismo y mestizaje; covivencia y odio. Nada como la literatura para contar y entender la historia a través de lo particular.

Con el mundo algo más recompuesto por la mitigación de la pandemia, el origen del Covid-19 es aún la pregunta sin resolver. Científicos de distintos países siguen sin descartar la hipótesis de un error de seguridad en uno de los centros de investigación sobre coronavirus en Wuhan. Esta semana Joe Biden ha ordenado a sus servicios de inteligencia una nueva investigación cuyo punto de partida es que todas las hipótesis están abiertas. En 90 días debe presentar los resultados.

Volvemos en dos semanas,

Josep

@joseppiquecamps

joseppique.es


0 Responses to “España-Marruecos, ¿condenados a entenderse?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: