Archivo para 29 febrero 2020

29
Feb
20

HOLBACH: UN PRECURSOR — Parecía buena idea contar la verdad

Un teólogo, probablemente una buena persona con ideas terraplanistas, califico con sobresaliente este trabajo dedicado a uno de lo miembros más destacados de la Ilustración Radical. Introducción Con el término Ilustración, por lo demás impreciso e inadecuado, se define el movimiento intelectual de alcance mundial que tiene lugar a finales del siglo XVIII con […]

a través de HOLBACH: UN PRECURSOR — Parecía buena idea contar la verdad

28
Feb
20

Los intelectuales orgánicos de hoy — La Joven Cuba

Por Mario Valdés Navia Pocos pensadores han insistido tanto en el papel de los intelectuales en la sociedad como el italiano Antonio Gramsci. Su concepto del intelectual orgánico es citado en los debates actuales por tirios y troyanos. Pero en este, como en muchos otros temas, la falta de lecturas del clásico y de sus…

a través de Los intelectuales orgánicos de hoy — La Joven Cuba

27
Feb
20

El problema del contacto en el Sistema-mente (II) — El blog de 道

Primero sería conveniente conocer el propio Sistema Mente y el problema del contacto Yogacara. Entendido ambos quizá es demasiado trivial hacer el mapeo pero aún así lo haremos. Lo que la literatura tradicional budista llama Sajnna sería equivalente a lo que hoy día llamamos Qualia. Es el surgimiento fenoménico. Lo que llamaban Vijnana (que traducido […]

a través de El problema del contacto en el Sistema-mente (II) — El blog de 道

27
Feb
20

Lo que dijo Mario Bunge La Habana. A propósito de su fallecimiento. — El Hombre de Cuba Nuestra

Me he enterado este miércoles 26 de febrero (casualmente día de mi cumpleaños) de 2020 que falleció el argentino Mario Bunge. Ha sido en Montreal Canadá, país en el que radicó por décadas, a una edad cercana a los 101 años se había jubilado a la “temprana edad” de los noventa. Se trata una de […]

a través de Lo que dijo Mario Bunge La Habana. A propósito de su fallecimiento. — El Hombre de Cuba Nuestra

27
Feb
20

Bioética y Derecho — El blog del abogado blog

Hay que destacar en primer lugar que, “durante la historia universal, el ser humano ha tenido la curiosidad por estudiar los procesos de la naturaleza, hoy cuenta con la capacidad de intervenir en ellos, modificando sus resultados. Los alcances ofrecidos por la ciencia y la tecnología son inimaginables, mejorando la calidad de vida de las […]

a través de Bioética y Derecho — El blog del abogado blog

24
Feb
20

312. Los totalitarismos — Los Hombres Sabios

Los totalitarismos necesitan de una justificación filosófica que los avale. En el caso cubano es curioso constatar que a duras penas puede sostenerse la tesis de la existencia de intelectuales orgánicos consecuentes con la defensa filosófica del castrismo, a plenitud, sin trampas ni dobleces. Ninguno de ellos ha aceptado la naturaleza totalitaria del régimen. Si […]

a través de 312. Los totalitarismos — Los Hombres Sabios

21
Feb
20

TEORIA DE LA DECADENCIA

Interior del Cafe, San Telmo, en Plaza Dorrego Buenos Aires. Imagen publicada bajo LicenciaAtribuciónNo comercialSin obras derivadas Algunos derechos reservados por sandeepachetan.com

La política, de suyo, es un arte innoble por varias razones. En primer lugar porque como se practica desde los albores de la Historia y como la percibe el pueblo que la sufre, política es el arte de conseguir, por medio de la mentira, la amenaza, la fuerza bruta o el soborno que la masa de un pueblo haga lo que quiere una minoría de individuos que son los políticos y cuyo objetivo no es el bien común sino su propio engrandecimiento y enriquecimiento.

En el terreno de las utopías podría imaginarse una política que no recurriera a los medios aberrantes que acabo de enumerar y sería una política que tuviera por objeto el bien común y se guiara por un ideal conforme a la ley de Dios. Eso no excluye el uso de la fuerza porque sin ella es imposible reprimir las fechorías de los malos e impedir el daño que causan. Pero esa especie de política casi no existió y, desde luego, hoy no existe.

Ahora bien, como el bienestar general resulta del trabajo honesto y libre de trabas injustas, lo cual a su vez exige una Autoridad ejercida por personas que tengan temor de Dios, amor a la Justicia, inteligencia y laboriosa dedicación al servicio del bien común, faltando esas condiciones y rigiendo las contrarias, o sea, políticos como los que tenemos, es inevitable el malestar general y la decadencia de la Nación.

Un país que tiene un territorio rico en recursos de los más variados debería producir riqueza y sus habitantes tener lo necesario para vivir bien, cada uno en su condición, y poder mirar el futuro con una esperanza razonable de progreso. Si eso no ocurre es porque los políticos impiden el trabajo honesto, destruyen las jerarquías legítimas, desprecian la Ley de Dios, Creador de todas las cosas y fuente de todos los bienes y corrompen a la población en general. Esa corrupción crea un desorden que lo abarca todo y desalienta a los que todavía conservan algo de salud moral y que podrían trabajar honestamente, con empuje, imaginación y amor a la Patria, si hubiera un mínimo de orden en el contexto en el que viven. Pero no lo hay, por lo cual estos también participan de la dejadez general.

Como consecuencia de todo eso, la riqueza natural queda inerte y no rinde frutos y, salvo los políticos y sus amigos, todos son más o menos pobres y débiles. Un pueblo así, no se anima a nada, sólo piensa en sobrevivir y en divertirse groseramente, es incapaz de cualquier acción heroica y hasta de la posibilidad de imaginarla.

Para entender mejor lo que es la decadencia de una nación, veamos el ejemplo de una nación que era lo contrario, que era pujante, como la España del Siglo de Oro. Los españoles realizaron hazañas impresionantes en la guerra contra los moros para recuperar su territorio, en el descubrimiento y conquista de América y en las artes, dando pruebas de que era un pueblo, aquel de los siglos XV y XVI, capaz de todas las hazañas y que sólo huía de la mediocridad. Cervantes no sólo fue un gran escritor sino que también brilló como guerrero, combatiendo en Lepanto bajo Don Juan de Austria y perdiendo un brazo en la aventura. Es decir, el español del siglo de oro lejos de ser decadente vivía en la esplendidez de su genio y de su fuerza.

Otra nación enérgica fue la inglesa. Su territorio eran pequeñas islas, su población era escasa, pero corría por sus venas una sangre ardorosa e intrépida y resolvió conquistar los mares para después dominar inmensos territorios. Sin embargo, al contrario de España lo hizo con la osadía del pirata y no con la del conquistador de pueblos para Nuestro Señor Jesucristo, lo cual demuestra que se puede ser pujante sin ser bueno pero también se puede ser un decadente medianamente virtuoso…

La decadencia es como la vejez. A medida que pasa el tiempo, el hombre va perdiendo fuerzas y ya no puede hacer las cosas que hacía en años anteriores. Ni siquiera tiene ganas de hacerlas y, por ende, no siente nostalgia de su vigor perdido.

La argentina es un país decadente por definición. Pocos casos hay en la Historia más típicos que el de este país, con su grande y rico territorio, con un pueblo relativamente capaz de trabajar bien, que conserva algunas tradiciones católicas y, sin embargo, casi no ha crecido en valor desde su independencia y que no ha hecho más que decaer desde hace más de un siglo. La caída ahora es vertiginosa y tanto que los argentinos no se dan cuenta de que ya no tienen “clase dirigente”, “conditio sin qua non” de cualquier sociedad organizada, ni hay miras de que la tengan en un futuro por lejano que sea. No se puede llamar así a los políticos pero tampoco a los tenidos por “señores” pero que no son más que “señorones” dispuestos a venderse al mejor postor, de sumirse en la más indecente indiferencia por el bien común e incapaces de pensar con alguna inteligencia.

El peronismo es el símbolo de esa decadencia y desde hace 70 años nos arrastra hacia la más vulgar decadencia, sin resistencia digna de ser mencionada (salvo la de Lonardi en 1955 que duró dos meses). Ese monstruo multiforme siempre fue de izquierda pero ahora lo demuestra con más desenfado. Sin embargo, no ha empezado a aplicar el programa marxista en su integridad, aunque todos sabemos que tiene el poder de hacerlo cuando quiera. Por el momento, nos deja “en remojo”, sumergidos en una cloaca, con excrementos hasta el cuello (tortura ésta inventada por el castrismo según relata Armando Valladares en su libro “Contra toda esperanza”). Con eso aceleran la decadencia y nos acostumbran a la inmundicia.

Esta es la teoría de la decadencia. La práctica la tiene a la vista. Si no quiere ser parte de ella, rece, piense, reaccione y actúe.

Cosme Beccar Varela
21 de Febrero del año 2020
Buenos Aires

La botella al mar- 1667

http://www.labotellaalmar.com

14
Feb
20

Los esquemas económicos de China perjudican a los chinos más que nada

flag

 

En su discurso sobre el Estado de la Unión, el 4 de febrero de 2020, el Presidente Trump expuso sus razones para castigar a las naciones que manipulan sus economías con el fin de lograr algún objetivo de política interna, como China. El presidente afirmó que dicha manipulación era injusta y perjudicial para sus socios comerciales. Su principal preocupación es que al manipular su economía China «roba» puestos de trabajo. Lo hace de varias maneras:

  1. Manteniendo el yuan a un tipo de cambio más bajo frente a otras monedas, lo que significa que el Banco Popular de China da más yuan por cada dólar de lo que ocurriría en un mercado de moneda libre, los bienes chinos son más baratos en términos de moneda extranjera de lo que serían de otro modo.
  2. Al subsidiar sus industrias, los bienes chinos pueden ofrecerse a un precio más bajo.
  3. Al establecer aranceles sobre algunos bienes importados, China impide que las empresas extranjeras produzcan más y empleen a más personas de lo que lo harían de otro modo.

El presidente afirmó que sus políticas estaban funcionando, que los trabajos de manufactura estaban regresando a los EEUU y han creado un «Blue Collar Boom», con estadísticas de desempleo a niveles muy bajos para muchos segmentos políticamente sensibles del mercado laboral.

Estoy de acuerdo con el presidente en su deseo de que China deje de manipular su economía, pero mis razones no son las mismas que las suyas. Más importante aún, no recomendaría intervenciones recíprocas para castigar a China. En su lugar, seguiría la máxima de Barron de «ocuparnos de nuestros asuntos y dar un buen ejemplo». Señalaría las siguientes consecuencias de las intervenciones económicas chinas:

  1. La propia China paga por las intervenciones, no sus socios comerciales. De hecho, las intervenciones económicas chinas constituyen una transferencia de riqueza de China a sus clientes en el extranjero. Los bienes que antes costaban X en el mercado de EEUU ahora cuestan menos que X. Los estadounidenses se embolsan la diferencia, lo que aumenta nuestra riqueza. El pueblo chino paga altos impuestos o precios más altos. Los subsidios de China a los negocios distorsionan la economía china para que no produzca productos más deseables. Sus aranceles sobre los bienes importados reducen la oferta de los mismos dentro de China, llevando a precios más altos y/o a la escasez dentro de China. En otras palabras, los americanos y el resto del mundo se benefician a expensas del pueblo chino.
  2. Esto es bueno para los americanos, así que ¿por qué deberíamos quejarnos? Que las intervenciones económicas chinas son buenas para los americanos es cierto a corto plazo, pero ¿qué pasa a largo plazo? Al intervenir en su economía, China debilita su base de capital productivo. Es esta base de capital la que bombeará las muchas cosas que los americanos desearán en el futuro. Cualquier cosa que debilite la capacidad de un socio comercial para generar riqueza significa que sus socios comerciales también serán menos ricos. Por lo tanto, incluso los estadounidenses leales deben aconsejar a China que evite las manipulaciones económicas que los benefician a corto plazo.

Nadie ha explicado nunca mejor este fenómeno que Frederic Bastiat en su clásico ensayo «Lo que se ve y lo que no se ve». Henry Hazlitt actualizó los conocimientos de Bastiat en «La economía en una lección». En realidad hay dos lecciones: la primera es que uno debe considerar las consecuencias de un acto económico no sólo para los que se beneficiarán sino también para los que se perjudicarán. Por supuesto, normalmente es fácil señalar a los que se beneficiarán. Es difícil, si no imposible, cuantificar a los perjudicados, sobre todo si el daño constituye un beneficio que nunca se ha producido pero que no se habría producido de no mediar la intervención. La segunda lección de Hazlitt es que hay que mirar no sólo al beneficio a corto plazo de un acto económico sino también a sus costos a largo plazo. Por ejemplo, las restricciones a la importación de acero pueden dar lugar a un auge de la industria siderúrgica estadounidense sin consecuencias aparentes a corto plazo. Pero si el acero de EEUU ya fuera competitivo en términos de precio, calidad y servicio, no habría necesidad de restricciones a la importación. Podemos concluir a través de la lógica económica que los precios, la calidad y/o el servicio del acero se deteriorarán con las restricciones establecidas, perjudicando a los americanos a largo plazo.

Conclusión

El presidente mide el progreso económico en términos de aumento del empleo (o disminución del desempleo) en lugar de un aumento de la riqueza. Trabajar más no es necesariamente una señal de progreso económico. ¡Los países comunistas, como la antigua Unión Soviética, tenían cero desempleo! El Estado eligió un trabajo para todos. Pero nadie podría afirmar que décadas de pleno empleo hicieron más ricos a los desafortunados ciudadanos de la Unión Soviética. Ocurrió lo contrario. En una economía de libre mercado sin la carga de onerosas leyes laborales, altos impuestos y otras intervenciones, no hay barrera para el pleno empleo por la simple razón de que no hay límite para la satisfacción económica. Incluso una persona frugal que no desea bienes económicos adicionales ciertamente estaría complacida de que necesita menos mano de obra para lograr y mantener su actual nivel de satisfacción económica.

Cuanto mayor sea la base de capital de China, mayor será el potencial para una mayor expansión de la división del trabajo para emplear este capital adicional de manera más productiva. Los americanos deberíamos desear que el mundo entero fuera economías capitalistas de libre mercado para tener acceso a productos y servicios más baratos, mejores y más variados. La integración de China en la economía mundial ha beneficiado enormemente a los americanos. Por lo tanto, Sr. Presidente, también quiero que China ponga fin a sus intervenciones económicas, pero no quiero castigar a China con aranceles y otros medios para hacerlo. Nuestra respuesta debería ser declarar el libre comercio unilateral. Lideremos el mundo dando un buen ejemplo y esperemos un mundo de paz y prosperidad.

02/12/2020

 

Patrick Barron es consultor privado de la industria bancaria. Ha impartido un curso introductorio de economía austriaca durante varios años en la Universidad de Iowa. También ha enseñado en la Escuela de Graduados de Banca de la Universidad de Wisconsin durante más de veinticinco años, y ha realizado muchas presentaciones en el Parlamento Europeo.
Publicado origninalmente en mises.org. Se reproduce bajo licencia CC:
12
Feb
20

Eutanasia. Mentiras y más mentiras sobre la bondad de la eutanasia

Hispanidad
Te destacamos hoy 12/02/2020
La cruz del Valle de los Caídos y la Escolanía de los benedictinos
Eulogio López 12/02/20 17:35
Amazonia. Francisco relanza la Eucaristía, mantiene el celibato sacerdotal y cierra el paso a la ordenación de mujeres
Eulogio López 12/02/20 17:21
Endesa y UGT van de la mano contra CCOO, SIE y CIG
Cristina Martín 12/02/20 18:23
Antonio Huertas, presidente de Mapfre
Pablo Ferrer 12/02/20 19:06
Resultados Mapfre. La compañía salva el año en el cuarto trimestre gracias a EEUU y México
Rodrigo de Silos 12/02/20 17:26
CNMV. Sebastián Albella: un burócrata opaco
Eulogio López 12/02/20 17:04
Carme Artigas en su toma de posesión como secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial
Cristina Martín 12/02/20 17:10
La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos y el padre de un joven que con la Ley de Eutanasia no seguiría con vida
Redacción 12/02/20 11:24
Reinhard Marx, cardenal arzobispo de Munich y presidente de la conferencia episcopal alemana
Redacción 12/02/20 14:32
El cardenal Porras, sobre Venezuela: “Queremos una salida  que sea pacífica y democrática, sin lenguaje bélico, nos necesitamos todos"
Redacción 12/02/20 12:23
Ingeniosa meme que circula por la red sobre el turismo de la Tercera Edad con destino a China
Eulogio López 12/02/20 13:07
Una gran idea para Pablo Iglesias: el aeropuerto de Osaka instala la primera zona de confort canino de Japón
Hispanidad 12/02/20 15:47
Eulogio López 12/02/20 12:28
Hispanidad

Aviso legal · Contacto · Darse de baja
C/Sagunto 13- 1 izquierda. 28010 Madrid · 91 445 32 55

12
Feb
20

Europa no puede permitirse un nuevo «acuerdo ecológico»

wind

La marca actual del político de izquierdas se trata de sustituir lo que suena bien por lo que realmente funciona. La política moderna, ya sea en los EEUU o en Europa, se trata de tomar una motosierra a todo lo que produjo incluso un mínimo de éxito para apaciguar a las deidades que propugnan la ortodoxia progresista. No hay mejor ejemplo de esto que los combustibles fósiles, una fuente de energía que nos ha sacado de la indigencia y la oscuridad, y nos ha dado una riqueza increíble que el mundo nunca había presenciado. ¿Qué le interesa a la izquierda? Utilizando la confiscación, el amiguismo, la centralización y la coacción para combatir el cambio climático. La Unión Europea alcanzará estos objetivos a través del enredo al hacer el Acuerdo ecológico.

¿Qué es el Acuerdo ecológico?

La contrapartida europea es un poco más realista que la versión estadounidense, apuntando a las emisiones netas cero dentro de treinta años en lugar de una década. Pero eso es probablemente lo mejor que se puede decir de la propuesta, que fue aprobada por el Parlamento Europeo, aunque algunos responsables políticos habían pedido que se insertaran aún más ambiciones en el esquema del cambio climático. En general, el Acuerdo ecológico es una mala economía que afectará a las condiciones ya de por sí deprimentes de Europa y agravará la ralentización.

El Acuerdo ecológico comienza con la Comisión Europea examinando cada ley y reglamento de la Unión Europea y luego modificándolo para alinearlo con los nuevos objetivos climáticos del bloque. Si pensabas que las regulaciones de la UE ya eran atroces, sólo tienes que esperar hasta marzo de 2021, cuando los burócratas presentarán un paquete con todos los bienes estatales. Al menos Gran Bretaña no tendrá que hacerlo.

Los encargados de la formulación de políticas desean poner en práctica una economía circular, que haga hincapié en el factor de la sostenibilidad en la forma en que el continente produce bienes. Su objetivo es consumir menos materiales y asegurar que haya una mayor concentración en la reutilización y el reciclaje.

Como el New Deal «Verde», el programa insignia de la UE es «al menos duplicar o incluso triplicar» la tasa de renovación de los edificios. Hoy en día, esta cifra se sitúa en torno al 1%, por lo que aumentarla requeriría una mezcla de intervenciones y mandatos para garantizar que los edificios sean más eficientes.

Una de las disposiciones es la introducción de aranceles de carbono para las naciones que se nieguen a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a un ritmo comparable al de Europa. Otro aspecto que tiene el amiguismo escrito por todas partes es la amplificación del Acuerdo ecológico de las asociaciones público-privadas para apoyar la investigación y la innovación en tecnologías que conduzcan a la generación de acero de bajo carbono, baterías ecológicas y una mejor gestión de los nutrientes por parte de los agricultores.

Una palabra común utilizada en todo el plan de la comisión es «promoción». Los funcionarios quieren promover combustibles alternativos sostenibles. Quieren promover el uso de vehículos eléctricos. Su objetivo es promover productos agrícolas libres de deforestación. Desean promover una reducción de los viajes aéreos y un mayor transporte de carga por ferrocarril y por agua. Promoción es una palabra más amable para la coacción.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, cree que este es el «momento lunar» de la región:

No tenemos todas las respuestas todavía. Hoy es el comienzo de un viaje. Este es el momento del hombre en la luna de Europa. Nuestro objetivo es reconciliar la economía con nuestro planeta y hacer que funcione para nuestra gente.

Euros y centavos

Entonces, ¿cuánto costará todo esto? En los Estados Unidos, el New Deal Verde tiene un precio de alrededor de 93 billones de dólares. Se estima que el Acuerdo ecológico recibe una financiación de apoyo de la UE de 100.000 millones de dólares. Esto es un robo hasta que te das cuenta de que no es el costo total que se requerirá para alcanzar los objetivos de la UE. Se trata esencialmente de un capital inicial para poner en marcha las cosas, un llamado mecanismo de transición. El recuento final probablemente será mucho más alto.

El otro costo potencial es el de las industrias que podrían verse afectadas por esta iniciativa. Los analistas están haciendo sonar la alarma de que las empresas establecidas se verían gravemente afectadas por el impulso de descarbonización y la mayor atención a las fuentes renovables. Un ejemplo de esto sería el carbón.

El carbón está muriendo lentamente, y el principal asaltante es el libre mercado. Sin embargo, la desaparición del carbón se está acelerando por parte del Estado, a pesar de que sigue siendo un importante mercado en Europa oriental, tanto en términos de consumo como de producción. Aunque el carbón ha ido disminuyendo gradualmente, sigue empleando a decenas de miles de personas, y las últimas estimaciones dicen que hasta 160.000 personas podrían quedar sin trabajo en la próxima década más o menos debido a la UE.

Y tienes que pensar que esto también es un golpe a Rusia. En los últimos años, Rusia ha estado suministrando al resto de Europa mucha energía. El dominio de Moscú en la industria energética ha sido tan inmenso que está construyendo más oleoductos y gasoductos para ganar una mayor cuota de mercado en el mercado europeo del gas. Sin embargo, si el Acuerdo ecológico se convierte en la ley de la tierra, los oleoductos y gasoductos podrían ser demolidos o estar fuera de servicio, ya que no se adherirían a las normas de la estrategia climática.

El mayor costo podría ser la pérdida de crecimiento económico.

«El acuerdo ecológico» es el cambio más fundamental en la política energética europea que hemos visto en 20 años. Las empresas del sector no deben subestimar la perturbación que traerá consigo», escribió Nick Butler en el Financial Times.

Claro, simple y equivocado

Toda propuesta para combatir el cambio climático y salvar el planeta se basa en la concentración de poder y la expansión agresiva de la aplicación y el cumplimiento de la normativa. Los responsables políticos se niegan a permitir que el libre mercado cree soluciones innovadoras para los problemas ambientales, admitiendo efectivamente que el planeta es demasiado importante para dejarlo en manos de los habitantes. Sólo el Estado, y aquellos que escoge a dedo para recibir los beneficios del gasto público, pueden ser los mejores amigos de la Madre Naturaleza. Lamentablemente, este imprudente abandono de la innovación y la industria, que es demasiado común en la región, será otro paso hacia la ruina de Europa. Como escribió H. L. Mencken, «Para cada problema complejo hay una respuesta clara, simple y equivocada». La UE lo sabe muy bien.

02/10/2020

 

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.
Tomado de mises.org Originalmente publicado en Liberty Nation. Se publica en virtud de:



febrero 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  

Meses