Archivo para 30 noviembre 2012

30
Nov
12

La desintegracion de la familia Entérese

Foto: Rafa uoc

Foto: Rafa uoc

WLRN TV 17 Domingo 2 de diciembre 6:00 pm ENTERESE La desintegracion de la familia

N O T A D E P R E N S A

Con el ruego de su publicación

WLRN TV 17

Domingo 2 de diciembre de 2012 a las 6:00 PM

ENTERESE

Invitado: Dr. Sergio Llanes P.I.C.Psicólogo

Presentador: Jesús Angulo

TEMA: LA DESINTEGRACIÓN DE LA FAMILIA

1.- ¿QUE IMPORTANCIA TIENE LA FAMILIA?

2 .-¿QUE ES LA DISFUNCION DE LA FAMILIA?

3.- ¿PORQUE SE HA DESINTEGRADO LA FAMILIA?

4.-¿QUIEN TIENE LA RESPONSABILIDAD DE EDUCAR, LA FAMILIA O LA ESCUELA?

5.-¿CUAL ES LA DIFERENCIA DE UN PADRE CON AUTORIDAD Y UN PADRE AUTORITARIO?

6.-¿CUAL ES LA IMPORTANCIA DE LOS ABUELOS |?

7.-¿QUE DEBEMOS CREAR EN NUESTROS HIJOS EN LOS PRIMEROS CINCO AÑOS?

Los que no puedan verlo el domingo, podrán hacerlo a través de YOU TUBE el lunes ponchando

http://www.youtube.com/user/TVparaCUBA/videos

http://www.jesusanguloguines.com

http://www.facebook.com

http://www.jesusanguloguines.com/blog

jangulo22@aol.com

Anuncios
29
Nov
12

“El régimen militar-militarista”

// photo//

 

Ejercito de Selva venezolano, armado con las nuevas AK103
Foto tomada en Atabapo, Amazonas, Venezuela por “Inmigrante a media jornada”

63º Mensaje histórico

LUEGO DE NO GANAR EL 7-O, EL RÉGIMEN MILITAR-MILITARISTA PRETENDE ARREBATARNOS LA SOBERANÍA POPULAR

Germán Carrera Damas
Escuela de Historia
Facultad de Humanidades y Educación
Universidad Central de Venezuela

Evaluados históricamente los resultados electorales del 7 de octubre de 2012, se advierte que el régimen militar-militarista que despotiza a los venezolanos no obtuvo el respaldo popular que necesitaba para legitimar sus pasados hechos despóticos, legalizar los que comete en el presente y convalidar los que emprende.
La legalidad de los actos despóticos del pasado le fue negada por la imposibilidad de alcanzar, mediante una flagrante combinación de un perverso sistema electoral, el cohecho burocrático, las presiones políticas, la intimidación militar y el fraude procedimental, el anunciado objetivo de DIEZ MILLONES DE VOTOS. La legalidad de los hechos despóticos actuales le fue negada por SEIS MILLONES Y MEDIO DE VOTOS de opositores que, de haber podido expresarse mediante un proceso electoral limpio, habría seguramente sobrepasado, con creces, la meta que se había puesto el régimen militar-militarista. La convalidación de los actos despóticos que emprende tal régimen corre el riesgo de naufragar, chocando con el escollo representado por la obligación constitucional de consultar la Soberanía popular.
El régimen militar-militarista enfrenta el trance de tener que cumplir el mandato de una Constitución que se hizo cortar a la medida, pero que ahora le queda estrecha. De esta manera, el librito que en los primeros tiempos fue esgrimido jaquetonamente, se ha vuelto su tormento. Así ha sido porque tras catorce años de falsear su contenido, ejerciendo una dictadura apenas disfrazada, ocasionalmente, de Ley habilitante -recuérdese que la única elección que ese régimen ha ganado fue la inicial, limpia, realizada en la República liberal democrática-, la oposición republicana democrática no sólo ha resistido y persistido heroicamente sino que no ha parado de crecer y de consolidarse.
Es el momento de proclamar que el curso seguido por el régimen dictatorial militar-militarista ha llegado a un punto crítico. Quienes lo auspician, controlan y dirigen, se percatan de que al no poder dar más de sí, no sólo se pone en riesgo lo logrado sino que sus auspiciadores y cómplices quedan en una situación sin posibilidad de repliegue, pues han incurrido en imprescriptibles delitos de lesa Humanidad y en imperdonables actos de lesa Patria, sobre los cuales se cierne una justicia internacional que tiende a incrementar su eficacia.
De las lecciones que ha dejado el comportamiento de la oposición republicana democrática, en función del 7-O, hay cuando menos tres particularmente notables. En primer lugar, ella formuló una agenda propia y la puso en práctica exitosamente. En segundo lugar, las primarias así lo demostraron al confirmar el cambio fundamental ocurrido en la sociedad política venezolana, consistente en que ya la Democracia no desciende desde la clase política o el gobierno, sino que asciende desde la sociedad. En tercer lugar, que parte substantiva de esa agenda propia consiste en la consolidación del régimen federal, representado por la descentralización político-administrativa; y vigente como muro de contención ante el despotismo centralizador.
Por estas razones, a los cerebros del régimen militar-militarista, nacionales y foráneos, parece haberles alcanzado la lucidez para poner en práctica lo que cualquier mediano aprendiz del arte militar recibe como enseñanza primaria. Consiste en que no se hace frente a una ofensiva retrocediendo sino montando una contraofensiva que logre, cuando menos, frenar si no contener la ofensiva del adversario.
Sigo el ejemplo dado por una combativa y lúcida defensora de la Democracia y la Libertad, llamando la cosa por su nombre: la que está amenazada, esencialmente, es la Soberanía popular, reivindicada y defendida a conciencia de que no se le debe disimular empleando denominaciones escurridizas o cobardonas, tales como voluntad popular. La Soberanía popular es el enemigo a vencer por el régimen militar-militarista; pero contraría ese designio el Código constitucional que él mismo promovió, creyendo poder convertirlo en una suerte de coartada jurídica. Pero ese Código, al persistir como marco constitutivo de la República, se fundamenta, -y lo consolida- en el ejercicio de la Soberanía popular. De allí que el régimen militar-militarista ha llegado al límite en su falsificación de la Democracia. Necesita, por consiguiente, abolir la Soberanía popular y para ello deberá demoler la República. Mas este empeño choca con hechos y circunstancias que, gracias a la firme determinación de la sociedad democrática, ya resultan insuperables. Paso a enunciarlos:
Ha quedado comprobado que las consultas a la Soberanía popular arrojan resultados cuando menos imprevisibles para quienes pretenden desvirtuarla, aun amputándola de sus procedimientos básicos de libertad y respetabilidad electorales.
Por eso se ha venido trabajando en el montaje de una administración pública paralela; que ha desembocado, al igual que la constitucional, en un pantano hecho de desorden, ineficiencia y corrupción del Gobierno central; con la excepción de los islotes de esa administración preservados en lo bastiones de la descentralización político-administrativa.
El régimen militar-militarista se encuentra prisionero de su incapacidad para penetrar y corromper, aun más profunda y extensamente, el tejido social, en la medida requerida para adelantar sus designios de concentración absoluta del Poder público. Olvida o ignora, el régimen militar militarista, que la humillante limosna no genera lealtad; antes bien suscita encono cuando cesa o mengua.
El régimen militar-militarista quiso remediar estas dificultades, con un lastimoso resultado, promoviendo el que concibió como llamado a ser partido único. La Historia enseña que tal cosa fue posible, en sociedades profundamente afectadas por catástrofes sociopolíticas, que buscaron remedio padeciendo regímenes que al menos aportaron, transitoriamente, orden y eficiencia, aunque fuese a costa de las libertades y derechos humanos; pero que, en definitiva, generaron catástrofes aun mayores. Tal sucedió en la Alemania nazi y en la Italia fascista. Tal ocurre en Cuba, cuyo pueblo ha sido condenado por La Casa real de los Castro a un siglo de atraso generalizado y de analfabetismo sociopolítico.
En el caso de Venezuela no se vivía ese cuadro de malestar social; -si bien el desconcierto sociopolítico fue fomentado, torpemente, por una clase política circunstancialmente embotada-; hasta el punto de que hoy es el pueblo venezolano el único hispanoamericano que puede recordar la Democracia, y continuar viviéndola mediante su oposición al despotismo. El régimen que se postuló como llamado a depurar la Democracia liberal, no ha dado prueba alguna de propiciar orden ni eficiencia. Por el contario, ha acentuado hasta lo indecible los que eran déficits reconocidos en estas materias, generados por la expansión de la demanda social despertada y estimulada por el ejercicio genuino y amplio del régimen sociopolítico liberal democrático.

* * * * *
El acto electoral que tendrá lugar el 16 de diciembre plantea la obligación republicana de probar, votando a conciencia, con determinación y superando temores, dudas y aprehensiones, que el régimen militar-militarista no puede ignorar su propia legalidad, sin ahogarse en ella.
Pero al ejercer la Soberanía popular, el ciudadano debe tener claro que el régimen militar-militarista ya tomó previsiones. Ha montado, y busca perfeccionarlo mediante una multitud de candidaturas militares, la estructura formal de un Estado militar-militarista que sea fundamento de un gobierno retardatariamente comunista, ¿a la manera de Khadafi?
La realización de esta vasta operación requiere perfeccionar el control de la sociedad por el régimen militar-militarista. Este ya controla el Gobierno, ejerciéndolo de manera autocrática absoluta; controla el Estado, mediante la supresión de la separación de los Poderes públicos; desvirtúa la formación del Poder público, mediante la manipulación ventajista y fraudulenta de los procesos electorales; degrada la política exterior mediante su formulación y dirección propias de un Soberano absoluto; dispone la represión política, mediante la total subordinación de los cuerpos policiales y de las denominadas fuerzas del orden; genera la indefensión institucional del ciudadano, etc.
Pero ese régimen antirrepublicano y antinacional sabe que, para adelantar sus proyectos antipatrióticos, deberá perfeccionar el control directo de la sociedad, substituyendo del todo el poder local civil por una red de militares, activos y retirados, subordinada directamente al Presidente de la República, quien para ello actúa como dilapidador impune de la riqueza nacional. Para este propósito deberá perfeccionar la red, ya parcialmente montada, mediante la abolición de la descentralización político-administrativa del Poder estadual.
El funcionamiento de esta red de poder militar-militarista permitiría dejar languidecer la administración civil, haciéndola responsable del deterioro de las condiciones socioeconómicas, hasta convertir la República en un cascarón vacío cuyo único signo de perdurabilidad sería la falaz denominación de república bolivariana.
Ante esta perspectiva de negación de la Historia republicana de Venezuela, se agiganta la responsabilidad de los ciudadanos. Todos estamos llamados a defender el fundamento mismo de la República, haciendo valer, el 16 de diciembre, la Soberanía popular, necesaria base ciudadana de la Independencia nacional. Lo haremos persuadidos de que participaremos en un acto de alta responsabilidad ciudadana, dirigido a derrotar la estrategia militar-militarista que pretende burlarse de la autenticidad de la evolución que vive la sociedad venezolana en su larga marcha hacia la Democracia, plena y efectiva, y hacia el disfrute incontestado de la libertad en el ámbito de la Venezuela libre y de los venezolanos, proclamado como programa sociopolítico por los fundadores de nuestra democracia moderna.

* * * * *

Al menos para quienes hemos estudiado la personalidad histórica de Rómulo Betancourt, no resulta del todo sorprendente la amenaza que se cierne sobre los venezolanos. De mi obra Rómulo histórico, de muy próxima aparición, extraigo el siguiente pasaje: …..”el Presidente dirigió al Congreso un mensaje especial, el 25 de marzo de 1962. Se refirió a lo planteado por él en su mensaje anual al Congreso, el doce del mismo mes: …<>…. Una busca restaurar el régimen derrocado el 23 de enero de 1958. La otra, que ….…. (Rómulo Betancourt, Antología política, Vol. VII, pp. 313-315).

Mensajes precedentes: Primer Mensaje histórico: “En defensa de las bases históricas de la conciencia nacional”. 2º Mensaje histórico: “La Larga marcha de la sociedad venezolana hacia la democracia”. 3º Mensaje histórico: “Recordar la democracia”. 4º Mensaje histórico: “¿Zonas de tolerancia de la libertad y guetos de la democracia?”. 5º Mensaje histórico: “El ‘punto de quiebre’ ”. 6º Mensaje histórico: “Entre la independencia y la libertad”. 7º Mensaje histórico: “El discurso de la Revolución”. 8º Mensaje histórico: “¿Reanudación de su curso histórico por las sociedades aborígenes? O ¿hacia dónde llevan a Bolivia?” 9º Mensaje histórico: “Cuando Hugo se bajó del futuro”. 10º Mensaje histórico: “¿La historia hacaído en manos de gente limitada e imaginativa?” 11º Mensaje histórico: “Las falsas salidas del temor”. 12º Mensaje histórico: “¿Hacia dónde quiere ir Venezuela?” 13º Mensaje histórico: “Defender y rescatar lademocracia”. 14º Mensaje histórico: “Sigue la marcha de la sociedad venezolana hacia la democracia”. 15º Mensaje histórico: “En el inicio del 2007: un buen momento para intentar comprender”. 16º Mensaje histórico: “Las historias de Germán Carrera Damas”. 17º Mensaje histórico: “República liberal democrática vs República liberal autocrática”. 18º Mensaje histórico: “Sobre los orígenes y los supuestos históricos ydoctrinarios del militarismo venezolano”. 19º Mensaje histórico: “El vano intento de enterrar el Proyectonacional venezolano”. 20º Mensaje histórico: “Demoler la República”. 21º Mensaje histórico: “La reducción civilizadora socialista de las tribus indígenas”. 22º Mensaje histórico: “Lo que no se puede dar ni quitar”. 23º Mensaje histórico, extraordinario: “Mis razones para decir No”. 24º Mensaje histórico: “La nueva política como intento de burlar la historia”. 25º Mensaje histórico: “Sobre el 23 de Enero de 1958, en elAula Magna de la Universidad Central de Venezuela”. 26º Mensaje histórico: “La presencia activa de Rómulo Betancourt”. 27º Mensaje histórico: “Librarnos del Siglo XIX”. 28º Mensaje histórico: “Repetición del 8º Mensaje histórico”. 29º Mensaje histórico: “Lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos”. 30º Mensaje histórico: “Los ciudadanos pasivos están en vías de extinción”. 31º Mensaje histórico: “La revancha de Fernando VII”. 32º Mensaje histórico: “Las migraciones no controlables”. 33º Mensaje histórico: “El 23-N el régimen militar chocará con el legado de Betancourt”. 34º Mensaje histórico: “La Democracia: un asunto de los pueblos”. 35º Mensaje histórico: “Mi voz de alerta: !La República está amenazada!” 36º Mensaje histórico: …”nada pudre más a una nación“… 37º Mensaje histórico: “El conflictive porvenir de la República”. 38º Mensaje histórico: “El peligro de no saber leer la Historia”. 39º Mensaje histórico: “Sin título”. 40º Mensaje histórico: “En desagravio de la mujer venezolana”. 41º Mensaje histórico: “Yo dialogo, tu no dialogas; soy demócrata, tu no lo eres”. 42º Mensaje histórico: “Evolución histórica de la masculinidad en Venezuela: desde lo históricamente absoluto hacia lo socialmente retado”. 43º Mensaje histórico: “Nos están quitando la República”. 44º Mensaje histórico: “El marco politico de Venezuela en la actualidad. Balance y perspectiva”. 45º Mensaje histórico.”Tenemos doscientos años defendiéndonos del despotismo”… Nota: Estos mensajes, hasta el número 13, fueron recogidos en un pequeño volumen intitulado Recordar la democracia (Mensajeshistóricos y otros textos). Caracas, Editorial Ala de Cuervo, 2006. 46º Mensaje histórico: “ El que no entiende la historia ve solo el cambio”. 47º “Entrevista con Germán Carrera Damas”, realizada por Gloria Bastidas. 48º Mensaje histórico: “? Bicentenario de la Independencia? 49º Mensaje histórico: Aviso a los universitarios venezolanos. 50º Mensaje histórico: La historia que estamos haciendo. 51º Mensaje histórico: Del vencer el temor a las grandes palabras y susconsecuencias. 51º Mensaje histórico: “Del vencer el temor a las grandes palabras y sus consecuencias. 52º Mensaje histórico: “El futuro de la República democrática venezolana está en su pasado histórico.” 53º Mensaje histórico: “Germán Carrera Damas aseguró que el militarismo desmonta el mito de la eficiencia. 54º Mensaje histórico: “?Monarquía, República o abolición selective de la Monarquía? 55º Mensaje histórico: “Sobre limitares y elecciones democráticas”. 56º Mensaje histórico: “Al rescate de la República de Colombia para la historiografía venezolana”. 57º Mensaje histórico: “A propósito de María Corina Presidente”. 58º Mensaje histeorico: “Sobre un capitalismo que aun teme presentarse a si mismo”. 59º Mensaje histórico: “Derrotado por la Democracia, el militarismo arremete contra la República”. 60º Reproducción del artículo intitulado “Por la Fuerza Armada”, publicado en El Nacional, el 12 de junio de 2000. 61º Mensaje histórico: Reiteración del Mensaje histórico Nº 33 “El Legado”. 62º Mensaje histórico: “!El costoso honor de ser venezolano a todo trance!

23
Nov
12

Me opongo a que me califiquen como Afro-descendiente…,somos venezolanos creadores de la cultura negra.


Por Antonio José Guevara y Brunilde I. Palacios Rivas.

“Es detestable esa avaricia intelectual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos”

Miguel de Unamuno

La práctica de invisibilizar pareciera que se hiciera cotidiano en nuestro país por parte de quienes quieren imponer una especie de matriz para que se les reconozcan su africanidad, en el que la insensatez no los ha dejado comprender que en la construcción de la nueva patria socialista, se hace necesario reconocer al que piensa distinto, puesto que la praxis transformadora nos está exigiendo que seamos más proactivos, legítimos, genuinos, positivo y originarios, si es que verdaderamente estamos ganados con la construcción de la nueva corresponsabilidad y ética socialista. Esto quiere decir que en el país, se está instituyendo una nueva visión de futuro, caracterizada por el predominio de un enfoque diferente, en el que el gobierno bolivariano se ha puesto como meta alcanzar la suprema suma de felicidad (Bolívar) y en el que esta nueva orientación, lleva a repudiar la dominación, como herramienta que sirve de elemento hegemónico para la implantación de una nueva forma de explotación y de concebir el mundo, en el que el aislamiento de la mujer y del hombre de pigmentos negro se hizo transparente y de interés, transformados en materia prima y fuerza productiva en una economía orientada a mantener el proceso de acumulación que sirvió de fuente al fortalecimiento del Sistema Religioso Católico y la expansión del capitalismo liberal.
Esto representa que no se puede seguir ocultando los cimientos que permitieron su fortalecimiento, porque estaríamos negando su entramado y el andamiaje que permitió la consolidación de nuestra ciudadanía venezolana…, en el que se debe ver con suma importancia y carácter reflexivo, el papel jugado por el sujeto histórico creador, el cual tuvo la capacidad de robustecer nuestro derecho a expresar libremente nuestros pensamientos, ideas y opiniones en viva voz (Cuestión que se discutió mucho en el Conversatorio Sobre el Aporte de la Cultura Negra a la Diversidad Venezolana, el 20 de Julio del 2011, en el Museo del Teclado y donde los aportes de los participantes fue de una gran trascendencia que contribuyó a visualizar de manera más clara el Aporte de la Cultura Negra a la multiculturalidad Venezolana), por escrito o mediante cualquier forma de comunicación, sin ser censurado por ningún emporio humano que se siente distinto y menos…, por aquellos que buscan ser reconocido como no venezolanos y si como hijos de africanos (o mejor dicho descendientes de africanos), sin importarles el trato impío que se les dio a quienes se convirtieron en desarraigados (convertidos en medio de producción, piezas de India, en insumo para la gran maquinaria) por parte de la aristocracia africana (quienes los vendían) y los compraron (los europeos que hoy se encuentran organizado y formando parte de la Unión Europea, OTAM, UNESCO, etc., las cuales gozan de un alto reconocimiento por quienes en el país no se sienten venezolanos, sino africanos y acuden a ellos cuando ven sus intereses en peligro), a los cuales nos les importa el trato impío que se le dio a los desarraigados que luego se convirtieron ciudadanos que vinieron a conformar los nuevos estados nación que se estaban creando, como tampoco, el ambiente engorroso, en el que para encubrir tal enfoque, se les ha hecho imprescindible buscar por todos los medios utilizar y obtener presencia política, porque el discurso manejado les demostró que era incomprensible y eso es sumamente delicado, ya que sentimos que no se han dado cuenta que la Cultura Negra se convirtió en una referencia mundializada que se ha venido caracterizando por el papel jugado por las transpiraciones humanas, puesto que ello permitió la cimentación de iniciativas que permitieron el fortalecimiento de este imaginario que se supo gestar en la conciencia colectiva de los diferentes emporios humanos que conformaron las diferentes culturas en el mundo, transformándose en fuente de referencia para formular criterios y líneas de acción, como cultura de signos y símbolos que han hecho un aporte importante a la humanidad y que han sentido la indiferencia, marginalidad y discriminación de quienes no han podido superar las enfermedades drásticas que son propias del capitalismo, puesto que se vienen produciendo cambios profundos y peligrosos en la psiquis de quienes integran esos colectivos, en el que no se ha medido sus consecuencias jurídicas, sociales, culturales e históricas, por ello no les importó pronunciarse políticamente en el IV Encuentro Internacional Afro-descendientes y Transformaciones Revolucionarias en América Latina y el Caribe, que se realizó en los espacios del Hotel Alba Caracas, el días 22 de Junio del año 2011), en el que fue más fuerte su apetito depredador que el darse cuenta…, que vivimos en un mundo, en donde la ambición, el individualismo y personalismo, se ha convertido en el canal que les han permitido a los instintos contaminarse sin ningún tipo de control, quienes en su inconsciencia no les importa que su propuesta sea inconstitucional, incoherente, e ilegal, o si quebranta los principios y valores que se encuentran conformados en el espíritu de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el que se estaría poniendo bienes jurídicos de gran relevancia que comprometen nuestra ciudadanía y nacionalidad, en el que se demuestra que el sujeto de la acción que posee una melanina negra, no es producto de la casualidad, sino de una dinámica histórica en que la aristocracia africana se hizo relevante y jugó un papel importante en el defenecimiento del feudalismo liberal y de la construcción del sistema liberal capitalista, donde se puede observar una conducta de lesa humanidad que vino a condicionar la nueva estructura social venezolana, en el que no se comprendió que ese ser humano traído en toneladas y considerados mercancía o medios de producción, habían internalizado una nueva realidad, en el que su participación se convirtió en un puntal de mucha importancia para la nueva realidad que se estaba dando en la América hispana.
En este sentido, creemos que no debemos seguir poniendo el acento en seguir fraccionando la riqueza de su Diversidad, Pluralidad y Multiplicidad Cultural Venezolana, por el contrario, se hace necesario internalizar la importancia que tiene el sujeto de transformación como creador, y más…, cuando éste se convirtió, en un aporte importante, que sin su participación, se hacía imposible crear la república, innovar políticas que les permitieran darle forma a esas naciones que se estaba formando y en el que los sujetos de la acción que poseen una piel negra, jugaron un papel importante a través de su corajes y valentía demostrado en el combate (el cual era impresionante), en el que se tuvo que crear otra geografía espacial (Concepto utilizado mucho por el Soc. Pedro Liendo) identidad, cosmovisión, valores y prácticas culturales, en función de preservar la vida, a pesar de haber sido discriminados, vejados, excluidos y vendidos por sus propia gente y pasar por la cantidad de humillaciones, ignominias, oprobios y degradaciones, que nos hacen dudar, que exista en la historia de la humanidad, otros pueblos o culturas en el mundo que hayan sufrido en carne propia la crueldad, sadismo y brutalidad de los países europeos incrustados en el modo de producción feudal y la aristocracia africana.

17
Nov
12

Es imposible hablar de la venezolanidad…, si no se toma en cuenta a las poblaciones negras venezolanas…,


“El más amigo es traidor

y el más verdadero miente…,

no hay más amigo que Dios,

Eso es claro y evidente”
Decir de los curieperos del estado Miranda

Por Brunilde I. Palacios Rivas.

La Constitución Bolivariana, aprobada en octubre de 2008, incluye en sus contenidos, el reconocer los derechos de los pueblos originarios que motivaron la venezolanidad, en este sentido su caracterización se hace imposible si no se toma en cuenta a las poblaciones negras venezolanas y sin ello…, se hace imposible que se hable de la venezolanidad, porque las poblaciones negras vinieron a formar parte de esa realidad, siendo uno de los proyectos que se impuso, pero algo que no se debe dejar a un lado es que las poblaciones negras venezolana, al igual que la indígena y europea son las originarias de la venezolanidad, puesto que ellas se convirtieron en el fundamento de la Republica que nació a partir de 1811. Por eso Bolívar hace un proyecto integracionista, pero la venezolanidad no nace ligada a la Gran Colombia, ni al Congreso de Panamá, ni a una nueva potencia imperialista, sino a las culturas Originarias (la negra ya había logrado adquirir rasgos y características que la diferenciara de la africana).

En ese sentido, para reforzar nuestras identidad, tenemos que comenzar por desmontar las teorías aquellas que viene incentivando que somos descendientes de África (porque también lo seríamos de Europa y de la herencia que originó la indigenidad y esto traería una problematización más compleja, del cual quienes se autodenominan como africanos en el país, la obvian), que se traducen en sociedades de solidaridad mecánica y sociedades de solidaridad orgánica, que se convierten en trabas epistémicas que impiden el acceso concreto a una verdad, puesto que se ponen en peligro los criterios que sostienen el nacimiento de la Republica, es por ello, que hay que acceder a posiciones mucho más abiertas que superen la camisa de fuerza de las ideologías colonizadoras…, pero para eso hay que reconocer esta realidad y por otro lado, aprender a identificar las matrices ideológicas dominantes para luego detener su reproducción y propagación. Esas matrices son un verdadero y real impedimento para acceder a nuestra propia personalidad histórica y cultural.

Estos nos llevarían a desmontar el proyecto histórico de la dominación, la reiterada afirmación de que somos un pueblo nuevo, que somos mestizos indiferenciados, que somos africanos y que lingüísticamente no nos identificamos con la riqueza de las lenguas indígenas que tenemos en América y esto se debe a que hemos sido víctimas de esa manipulación de la visión occidentalizada que ha simplificado realidades diversas y complejas en nombre de la unidad, convirtiéndose esta postura en la clave del empobrecimiento colonial del que hemos sido víctimas. Mientras no seamos capaces de entender que el universo no se opone a la unidad ni la unidad se opone al universo, mientras no resolvamos ese dilema estaremos incursionando en esa bestialidad que es la dominación occidental. A estas alturas no se puede seguir hablando de que la civilización está allá y la barbarie está aquí. En todo pueblo, en toda cultura existen ambas características, lo que sucede es que cuando ese pueblo entra en decadencia esa barbarie se desarrolla mucho más y acaba con todo, como está pasando con el capitalismo actualmente, que se ha convertido en la bestia mejor ilustrada de la barbarie del siglo XXI.

Por ello sostenemos que somos venezolanos creadores de la cultura negra, y es lo que planteamos como una posibilidad para desarrollar el imaginario que posee una melanina negra, el cual debe convertirse en un sujeto crítico, solidario, cooperativo, autogestionario y bolivariano. Pero es necesario liberarlos de esos paradigmas fosilizados que no han permitido el fortalecimiento de su autoestima (Combatir la falacia y los argumentos que sostienen que somos descendientes de africanos), de los valores fundamentales de solidaridad para poder entender la importancia que tienen el esfuerzo colectivo y la participación organizada sobre la base de la nueva materialidad dentro la Nueva República que se está formando, porque algo que no podemos olvidar, es que este proceso no sólo produjo un nuevo individuo, biológicamente y genéticamente, sino que además, la variedad de experiencias sociales y culturales permitieron reinterpretar ese momento histórico, según sus necesidades y consecuencias históricas.

Es por ello que sostenemos que se debe fortalecer la manifestación de la energía generativa de los humano, como el desenvolvimiento del potencial de los individuos en sociedad (Ser Social y Conciencia Social), el cual debe de ser una de las misiones del estado venezolano, puesto que debe visibilizarse el proceso dinámico de creación y afirmación de la ciudadanía y nacionalidad para trasformar el país en base al principio de verdad, equidad, y es allí, donde la el reconocer como producto de una determinada realidad histórica, juega un papel importante, ya que se transforma en el vehículo más justo, eficaz y legitimo para estimular y enaltecer las posibilidades de expresión del pensamiento y las aspiraciones del hombre en sociedad, ya que es el lugar donde se crea y recrean la unidad simbólica de los pueblos.

17
Nov
12

“Preservar en y para cada uno de nosotros; la libertad”

Foto: Buendia Fotografia

62º Mensaje histórico

¡EL COSTOSO HONOR DE SER VENEZOLANO A TODO TRANCE!

Germán Carrera Damas

Escuela de Historia

Facultad de Humanidades y Educación

Universidad Central de Venezuela

Creo que el objetivo primordial de un historiador venezolano debe ser comprender e interpretar la sociedad venezolana. El logro de este objetivo ha de consistir, de manera complementaria y simultánea, el criterio rector de la comprensión e interpretación de la historia de cualquiera otra sociedad; y el referente historicista idóneo para la comprensión de la historicidad de la propia sociedad venezolana. La observancia del conjunto de estos criterios y propósitos conforman el deber social del historiador, y por ende rigen el cumplimiento de este deber en el desempeño de su oficio.

Una dificultad mayor envuelve este esfuerzo. Es la del ordenamiento de lo conocido. Este comienza por el de los instrumentos empleados; entendiendo por tales los metódicos y los conceptuales. Así sucede, por cuanto la adquisición del grado de sentido histórico; y del de ejercicio de sentido crítico, requeridos para adelantar esa compleja empresa del conocimiento, impone, a su vez, que el campo de trabajo sea la Historia, vista en toda su naturaleza, en la cual se armonizan la diversidad y la unidad regidas por una dinámica implacable de continuidad y ruptura.

Reitero que no es posible enseñar sentido histórico, pero sí formárselo; y que el sentido crítico requiere aptitud, destreza instrumental y constante ejercicio. Se equivoca

quien crea que estos trances se le plantean únicamente, o sobre todo, al historiador. En realidad conforman lo que podría denominarse el avío básico a emplear por quien busque orientarse en su ejercicio de la ciudadanía, en acuerdo con su conciencia histórica; so pena de incurrir en desvaríos que pueden resultarle muy dolorosos y hasta letales. Particularmente en momentos como los que actualmente vivimos los venezolanos que concebimos una patria libre y democrática, como el ámbito necesario para el desarrollo de nuestra personalidad creadora, cualquiera que sea el ámbito en que ésta deba realizarse; pero siempre en función de nuestra libertad de pensamiento y de determinación.

No creo necesario subrayar el hecho de que los venezolanos así caracterizados, -por extensión todos los venezolanos, independientemente de lo consciente que estén de esa situación-, atravesamos tiempos que requieren lucidez en la interpretación de los mismos y claridad en la determinación de conductas, tanto personales como colectivas. Infortunadamente, si bien la versión actual de esta conflictiva situación no carece de precedente en nuestra historia republicana, si reviste particular gravedad, por cuanto lo que se halla en juego es no ya la Democracia sino la subsistencia misma de la República, minada pero todavía de pie. A esta situación nos ha conducido una tenaz desorientación de la conciencia histórica del venezolano; practicada por el régimen sociopolítico militar-militarista, pese al celo demostrado y al esfuerzo cumplido por no pocos notables historiadores y docentes.

* * * * *

Deseoso de invitarles a reflexionar sobre esta vital cuestión, ofreciéndoles mi versión del alto riesgo que corremos los republicanos, recurrí a mi oficio de historiador. Recordé una de las lecturas recomendadas por un ilustre intelectual y poeta, Héctor Guillermo Villalobos, cuando era nuestro profesor de Literatura venezolana, en el 4º Año de Humanidades, en el; Liceo Fermín Toro, de Caracas, en 1948. Evocando la vida

de Rufino Blanco Fombona, poeta, escritor e historiador de alto vuelo, y de temple nada apaciguado, en la cual la cárcel y el exilio hicieron el papel de escenarios de su sentido heroico, nos recomendó la lectura de dos de sus obras: Novela de dos años y Caminos de imperfección. Recuerdo que me causaron una viva impresión; hasta el extremo de que, llevado de mi hábito de tomar apuntes, recogí dos fragmentos que me parecieron entonces, -y ahora más-, representativos de la alta aflicción que puede hacer presa de un espíritu sometido a inicuas presiones políticas. Se trata de diarios en los cuales recogió sus tribulaciones de preso y perseguido político. De la primera de las obras mencionadas tomé el siguiente apunte:

“2 de octubre [de 1905] (tarde).- Soy uno más de la lista que comienza en Miranda y en Andrés Bello y no terminará en mí, de víctimas del desnivel entre hombres de ideales y de estudio y el medio social existente: desnivel que se traduce en mutua incomprensibilidad. El dolor es quien triunfa. ¡Qué caro me cuesta a mí el querer ser venezolano a todo trance! (Subrayado por G.C.D.) He vivido diez años en seis meses. Mi corazón está blanco de canas.” (“La novela de dos años”. Rufino Blanco Fombona, Diarios de mi vida. Caracas Monte Ávila Editores, 1991, p. 132).

De la segunda obra mencionada, tomé este otro apunte, revelador de cómo la tribulación personal puede invadir el más amplio de los espacios anímicos y llegar hasta perturbar el intelecto más alerta:

“4 de mayo [de 1906]”…. “Nadie está contento con su suerte. Todo es lamentaciones. Detrás de las querellas contemplo el porvenir, tan brumoso, de este desgraciado y fragante fragmento de tierra, donde sólo sonríe la naturaleza; y el no menos nubarroso porvenir de los hombres nacionales de pensamiento y de pluma. El sable, siempre el sable y su amenazante sombra proyectándose fatídicamente. Roja orgía canibalesca. No hay lugar en nuestras almas sino para la imprecación o el estéril lamento. ¿Me iré de aquí? ¿Me quedaré? En mí las resoluciones son generalmente

subitáneas: la idea y la acción se hermanan en simultaneidad semejante a la idea y la palabra en el orador. Hoy titubeo, no obstante, porque si me voy de Venezuela, es quizás para siempre. Esto no es una patria. (Subrayado por G. C. D.”) (Ibídem, p. 156).

Esto escribió un espíritu fogoso, combativo y lúcido, en momentos de avasallador despotismo y de negación de libertad. Quiero invitarlos a que reflexionemos sobre estas muestras de estado de ánimo, tomándolas como dolorosos testimonios de genuina angustia, no sólo individual sino también social, en la más amplia expresión.

* * * * *

A lo largo de los doscientos años transcurridos desde que los ingenuos patricios del 19 de Abril de 1810 y del 5 de julio de 1811 iniciaron la lucha contra el despotismo, pasando de la reivindicación de autonomía a la segunda declaración de la Independencia, -recuerden que la primera declaración de independencia fue formulada por los conspiradores de 1797 en los calabozos de La Guaira-, los venezolanos padecimos la recurrencia del despotismo; ¿hasta el punto de haber llegado a disputarle al paludismo el rango de enemigo público número uno de la sociedad venezolana? También recurrente, el despotismo ha cambiado el disfraz, pero no la esencia. Había llegado hasta hacer que se incrustasen en la conciencia pública dos infaustas consejas: una, la que llevaba a diferenciar entre el déspota benévolo y el déspota malo; y se daba por rasgo diferencial el de haber, uno u otro, dado o no libertad. No se tenía conciencia de que la Libertad es un derecho humano que no admite, sin verse por ello desvirtuado, el que sea dado ni quitado. La segunda conseja consistía en creer que luchar contra la dictadura era luchar por la libertad, cuando el llegar a gozar de libertad podía consistir, esencialmente, en quedar a la merced del estado de ánimo del déspota bueno.

En este orden de confusión de ideas, fue para nosotros ayer cuando, en las mismas circunstancias, Rufino Blanco Fombona, en la segunda de sus obras aquí recordadas, produjo menciones que condujeron a las siguientes afirmaciones:

….”Presidente Castro [Gral. Cipriano], hombre enérgico a quien nada amedrenta”…. (p. 145); y la de que …..”Ninguna razón justifica la separación de Castro, para que suba Gómez [Chacón; Gral. Juan Vicente], como él es, hoy por hoy, garantía de paz interior y de respeto exterior, y como los que pueden sustituirle son peores que él –sobre todo Gómez-, soy partidario de que el General Castro desista de su renuncia [¿aunque fuera meramente estratégica?]”…..”¿Con qué objeto se le ocurre a este Castro absurdo y espectaculoso promover semejante desasosiego nacional?” (p. 157). ¡Irónico resultaría que tan exaltado espíritu llegase a escoger el déspota ante el cual fuese inmolada la libertad!

¿Era cuestión de escoger entre dos clases de déspotas? Pero ¿dónde quedaba, en todo eso, la Libertad?

Todavía los jóvenes estudiantes que insurgieron en 1928, de los cuales habría de destacarse, Rómulo Betancourt, lucharon contra la dictadura reivindicando la libertad. Les llevó algún tiempo comprender que el despotismo de la dictadura concernía al desempeño del Poder público, no a su formación ni a su supuesta génesis sociohistórica, como proclamaban los teóricos subordinados. Ello condujo a los sobrevivientes leales al espíritu de la llamada Generación del 28, a comprender que el goce de la libertad requería que el Poder público se correspondiese, en su formación, ejercicio y finalidad, con la Democracia; valía decir, en primer lugar, con el ejercicio de la Soberanía popular. Comprendieron, así, que el ejercicio pleno de tal soberanía era requisito de necesario cumplimiento para la instauración y el funcionamiento del ordenamiento sociopolítico republicano que pudiese conducirse como garante del disfrute de la libertad.

La puesta por obra de esta noción del Poder público tuvo por acto inaugural la convocatoria, en 1946, de una Asamblea Nacional Constituyente, llamada a marcar el rescate de la Soberanía popular sobre la base de un proceso de formación del Poder público mediante el sufragio directo, universal y secreto. No creo que sea pertinente

añadir más desarrollos, salvo la referencia al hecho de que el 24 de noviembre fue interrumpido el proceso de instauración de La República liberal democrática, abriéndose un lapso de una década de mando despótico, –los déspotas nunca gobiernan; mandan-, que hizo estragos en el movimiento democrático. En este inhumano trance, hecho de persecución, exilio y asesinato, se dio un ejemplo de patriotismo cuya significación fue certeramente sintetizada por Simón Alberto Consalvi el domingo 22 de octubre del presente año:

“No hay cómo imaginar la deuda que la nación tiene con esos hombres singulares que combatieron sin pausa y sin miedo, que optaron por la resistencia clandestina como una manera de enfrentar a la fuerza bruta. Fui amigo de Leonardo [Ruiz Pineda] desde mis tiempos de liceísta en San Cristóbal, cuando él era profesor y presidente del Estado Táchira, y lo acompañé en el CEN [Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Democrática] clandestino.” (“Leonardo Ruiz Pineda”. Siete días. El Nacional).

Esos hombres heroicos no vacilaron en resolver patrióticamente el dilema del cual se declaró presa Rufino Blanco Fombona el 4 de mayo de 1906.

* * * * *

Estoy enterado de que entre nuestros jóvenes historiadores, y al calificarlos de tales no me refiero a la edad sino al grado de madurez alcanzado en el ejercicio del oficio, -en este sentido guardo memoria de historiadores que murieron, de avanzada edad, en estado de eterna juventud -, tienden a prevalecer dos modos historiográficos.

Uno concierne a la práctica de aproximarse al conocimiento de lo histórico partiendo de un andamio conceptual cosechado en las obras de autoridades extranjeras consagradas, procedimiento que suele reducir la indagación a la comprobación de categorías, -y hasta de simples denominaciones-, obtenidas en función de procesos históricos poco o nada identificables con el estudiado por quienes amparan su escasez

de creatividad en esa práctica. El resultado suele ser adaptar la realidad por estudiar a la referencia de autoridad y, por lo mismo, ignorar el grado de historicidad de lo que no cuadra con tal procedimiento. Supe de esto cuando al iniciarse el actual régimen político advertí que advendría un proyecto de implementación de una ideología de reemplazo que denominé el bolivarianismo-militarismo, fruto de la más grosera hibridación del despotismo bolivariano de la autocracia con el militarismo no menos tradicional; revestido, ese engendro seudo doctrinario-ideológico, con los vestigios de un fraudulento socialismo autocrático estaliniano. Con tolerancia conmiserativa escuché la refutación de mi aserción, basada en que no se correspondía con las definiciones acuñadas por tal o cual patentado tratadista, ajeno a nuestro ámbito cultural.

El otro modo historiográfico consiste en una reedición de la ya vieja tesis de que la historia no la hacen los individuos sino los pueblos. Quienes esto afirman, suscitando la simpatía revolucionaria, le atribuyen a quienes seguimos cultivando la por ellos considerada una forma atrasada de historiar, la insensatez de concebir al hombre histórico como un agente autónomo respecto de su sociedad; es decir, no como el individuo social que es el hombre histórico. Por supuesto, a quienes esto reeditan les sigue aguardando la prueba de la demostración de la viabilidad de su nada nuevo credo historiográfico, resolviendo los problemas metodológicos inherentes a su también nada novedoso enfoque del hecho historiográfico, -por no hablar del hecho histórico-. El marxismo doctrinario, -ese que deben cuidarse de trajinar los ardorosos marxistas de hoy-, intentó resolver esta cuestión formulando la dialéctica de las denominadas condiciones objetivas y condiciones subjetivas, que bien entendidas revelan la orgánica correlación de lo individual y lo social en cada uno de los términos correlacionados por tal dialéctica del acontecer histórico revolucionario, vale decir simplemente histórico.

Llegado a este punto, creo necesario justificar el que me haya detenido en estas disquisiciones metodológicas e historiográficas. Lo hice porque consideré necesario consolidar el mensaje que pretendo transmitirles al ejemplificar conductas socioindividuales asumidas en función de nuestra aspiración de vivir en una sociedad genuinamente democrática. A cada uno de nosotros nos corresponde destilar de lo aquí apenas asomado su conducta socioindividual. Nadie podrá suplir el propio esfuerzo ético-intelectual sin dañar lo que fundamentalmente se busca: preservar en y para cada uno de nosotros; la libertad. En este empeño no les deseo suerte sino un acierto hecho de esfuerzo.

* * * * *

Como termino con la preocupación de no haber citado algún teórico consagrado, -por supuesto extranjero,- de los que suelen desorientar a nuestros investigadores, corro a ampararme, de nuevo, en el dicho de uno criollo que a pesar de serlo goza de cierto crédito. Al finalizar su obra fundamental, preocupado por la escasa atención que pudieran merecer sus ideas, aconsejó: ……”olviden que son obras de un americano, o bórrenles el nombre y pónganles John Krautcher, Denis Dubois o Pietro Pinini, Miembros de todas las Academias etc, etc.” (Simón Rodríguez, Sociedades americanas en 1828, Arequipa, 1828, p. 109).

Caracas, octubre de 2012.

———————————–

Nota: El presente Mensaje histórico fue presentado y discutido, previa distribución para los fines de se estudio y consideración, en la Cátedra de Honor de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, el martes 30 de octubre de 2012.

16
Nov
12

Publicación del libro “LOS MONTES ARBOLADOS, EL RÉGIMEN DE LLUVIAS Y LA FERTILIDAD DE LOS SUELOS”


CAUAC EDITORIAL NATIVA ha publicado como libro “Los montes arbolados, el régimen de lluvias y la fertilidad de los suelos”, que anteriormente había hecho en la forma de folleto.
Se compone de un capítulo de “Naturaleza, ruralidad y civilización”, precedido de la Presentación que preparé específicamente para este libro. La Editorial organiza el conjunto con una Introducción de título “Llamando a la alianza por la restauración del bosque originario”.
El libro tiene 85 páginas en un formato de 15 por 21 y su precio es de 7 euros.
Según se hace constar en la página 2, “Esta es una edición no lucrativa. Los beneficios obtenidos por parte de la editorial se invertirán en un fondo por la restauración del bosque originario en el sureste ibérico”.
El libro tiene unos contenidos y un propósito precisos, llevar adelante la lucha por los árboles en una sociedad en la que no son valorados ni queridos, pues las máquinas y la técnica ocupan toda la atención. De ahí que tengamos una tecnología supuestamente “muy avanzada” a la vez que el desierto avanza año tras año en la península Ibérica.
La destrucción del bosque autóctono significa la mayor catástrofe medioambiental en curso de la que apenas nadie se acuerda. Mi propuesta es reforestar 10 millones de ha con especies autóctonas, algo que para ser realizado se necesitan cambios previos fundamentales en el orden político, en la estructura social, en las formas de propiedad y en la mentalidad de las gentes. Pero es eso o el desierto a finales de siglo en las 4/5 partes de Iberia.
Tales son los asuntos de que se ocupa el libro.
Se puede pedir a Cauac Editorial Nativa, en cauac@editorialnativa.net, o en http://www.cauac.org
También en esta dirección de Internet.
Félix
http://felixrodrigomora.net/
http://esfuerzoyservicio.blogspot.com/

09
Nov
12

Los venezolanos creadores de la cultura negra venezolana y el segregacionismo del Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes del INE

 
Por: Brunilde I. Palacios Rivas y Antonio José Guevara

“No obstante, el término “negro”, por si mismo, no posee una carga negativa o degradante del sujeto social, por el contrario, sería en el contexto antes descrito donde le fueron atribuidas significaciones negativas y peyorativas sobre la negritud. Por ello se hace necesaria la rigurosa diferenciación entre los contenidos simbólicos, como así mismo, la efectiva y eficiente distinción entre las designaciones del sistema racista, pues sin duda no será lo mismo “negro” que “negreado””.
Por ello debemos ser cautelosos (as) al plantearnos la supresión absoluta del término negro y su sustitución incuestionable por el término afro descendiente, haciéndose necesario reflexionar si nos encontramos frente una diferenciación liberadora o una resignificación excluyente” No me digas negros, dígame afrodescendiente” (aporrea. org)
Esther Pineda (2011). No me digas afro descendiente, llámame negro.

No voy a decir que la razón es la única verdad, aunque es muy engañosa, pero algunas cuestiones hay que verla desde el punto de vista de donde se originan y vuelan desde la apreciación, por ejemplo: Marx no sirve como libros de cabecera para el estudio de nuestra ascendencia africana, porque resulta que este no es el autor más apropiado para hacer este tipo de análisis, ya resulta que dicho pensador, a pesar de vivir su momento de madurez, nunca hizo referencia a la importancia que tuvo el Sistema de la Trata Negrera dentro del desarrollo del Capitalismo Liberal en sus primeras etapas y si se la dio, fue muy banal, donde pareciera no importarle porque asumió una posición de clase. Cuando uno lee los escrito del Capital, pareciera que los negros desaparecieron y dicha postura la encontramos también en los demás escritos. Es decir que para este autor fue poca la importancia que le dio a esos seres humanos convertidos en mercancías, a pesar que su análisis determinista no le dio tiempo para tomar en cuentas otras estructuras.
Por otro lado, en Venezuela el Subcomité de Estadística de Poblaciones Afro descendientes perteneciente o un ala de la Gerencia General de Estadísticas Demográficas del Instituto Nacional de Estadística, conceptualizaron al negro dentro de la pregunta que va para el Censo 2011, (ahora en Septiembre) como “ES TODA PERSONA DE PIEL ´PIGMENTADA, PELO RIZADO, NARIZ ACHATADA Y LABIOS GRUESO. PUEDE TENER PRACTICAS CULTURALES DE ORIGEN AFRICANO, AUN CUANDO NO LAS IDENTIFIQUE COMO TALES ” (TEXTUAL DEL DOCUMENTO CENSAL), mientras al Afro descendiente “ES AQUELLA PERSONA QUE RECONOCE SUS RAICES AFRICANAS CONSIDERANDO SU HISTORIA , GENERACIÓN,. TERRITORIO, CULTURA Y/O RASGOS FISICOS”.
Esto quiere decir, que los mismos que tomaron parte de la tatareada Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial, son los mismo que se encuentran en el referido Subcomité, en el que ya de antemano, hay una postura endoracista, discriminatoria, segregacionista en contra de los venezolanos creadores de la cultura Negra, en vista que ellos se consideran africanos, no venezolanos y dicha posición es muy clara y la dejan ver con énfasis en sus diferentes documentos que publican, como en las posturas que asumen en los diferentes medios de comunicación. Esto quiere decir, que se convirtieron en afro centrista, en el que la postura asumida, no los deja aceptar que es iluso creer que lo europeos llegaron África y se adueñaron de tan vasto territorio, en el que hay que rescatar, que al momento de su llegada, éste era un territorio inhóspito, lleno de animales desconocidos, compuesto de múltiples enfermedades tropicales, etc., además que los desarraigadores se encontraban físicamente en estado deplorable, agotados, desgastados producto de los vaivenes producidos por el desconocimiento y por los efectos producidos, producto de la incipiente tecnología marítima que poseían y que los llevó a llegar al continente Africano en condiciones infrahumanas.
La lógica nos dice que está claro que sin la participación del Sistema Religioso Tribual Africano, dicha expansión no se fuera dado, en donde el jefe tribual jugó una parte importante, puesto que tenía la potestad sobre su territorio (llamado en el derecho contemporáneo jurisdicción especial) y consideraba a sus súbditos como el bodeguero que es dueño de su bodega. Por ello hemos sostenido que ya basta de que la historia siga siendo negada, presentándonos a los europeos solamente como los malos y a los africanos como los buenos y eso se debe a los sesgo históricos y personales que han influido y jugado un papel importante en nuestro desarrollo personal, lo cual ha traído como consecuencia que continuemos viendo la historia de nuestros países desde la óptica africana y no desde la conformación de los distintos bloques que sirvieron de referencia para la conformación de la venezolanidad. Es por ello que hay que desmitificar los diferentes campos del saber y empezar a crear nuevas postura, que nos permitan asumir otros tipo de posturas para poder entender la influencia del que se apropió del mayor poder de fuego simbólico, y de esta manera estaríamos desmitificando los diferentes sistemas de representaciones que el hombre ha hecho del mundo y de sí mismo, porque a medida que progresan en la historia las causas que no son percibidas a través de un vasto sistema de interpretación que las deforman, no vamos a entender el papel que juega la semántica del pensamiento en el desarrollo de la personalidad…, más cuando ésta está internalizado. Es por ello, que hay que aceptar que su debate se hace indispensable y no se puede obviar, porque la historia está allí y el tema no ha tenido el tratamiento adecuado, puesto que la caza de esclavos en África era común (pareciera que ese oficio impío fuera normal entre sus diferentes culturas), se había transformado en una institución donde se cazaban a blanco, negros etc. (el cual se institucionalizaba a nivel internacional a través de los Árabes), lo que quiere decir que era sociedades muy primitivas gobernadas por un sistemas de formas elementales muy precarias, donde prevalecía la imposición del tótem, en base a un sistema de creencia impuesto, donde los jefes eran dueños de la vida de quienes estaban en sus predios por voluntad divina, en donde un jefe se daba (o se da) el cache de tener todas las mujeres que quisieran y un hombre común comprar las que quiera y pagar por ellas un precio (dote) en dinero, producto, propiedades, animales, etc., porque para el sistema no eran humanos (as), si no cosas, piezas de intercambio que pudieran sea cambiadas por otros objetos y por ello no les importó el trato cruel, impío que se le dio (véase el caso de Haití, uno de los más dolorosos y ¿Qué pasó con África?, ¿Dónde está su presencia? ). Situación que es defendida de manera aciaga por lo que se han nucleado alrededor del término “Afro”, a pesar de conocer que en el momento en que llegaron los europeos, el continente africano vivían dentro de un sistema de guerras tribales y representaciones elementales (lo cual fue comprendido inmediatamente por el agresor), en el que sus diferentes campos culturales se caracterizaba por la sistematización de manera fehaciente del oficio impío de la cacería Humana, lo cual aprovecharon los occidentales para imponer determinados patrones con la intención de acumular ventajas en las nuevas tierras conquistadas, como de sus capacidades y potencialidades, lo cuales supieron aprovecha, no importándoles mezclarse con quienes consideraban inferiores (los cuales respondían a una cultura mecánica), llegándose al extremo de echar por tierra su etnicidad y linajes (La dinámica cultural que se dio fue cruel en el que la Transculturización adoptó modalidades que conllevó a imponer elementos culturales que contenía el mayor poder de fuego simbólico, transferidos por el que posee y tiene el control de los mecanismos generadores de insumos).
En este sentido los emporios que han venido a conformar la venezolanidad, poco a poco hemos venido entendiendo las diferentes secuelas que son el producto de ese momento histórico, donde la imposición de sus formas culturales por parte del europeo (…) fue relevante y conllevó a crear una propuesta de acción donde el impactos de estos hechos históricos debe servir de principios y estar ligados a un propósito político que debe comprender el fortalecimiento de nuestro autoestima, con la finalidad de instaurar la convicción de que los esfuerzos colectivos y la participación organizada, se conviertan en la base para la materialización de la república que está naciendo y allí la cultura juega un papel fundamental, ya que es el lugar donde se recrea la unidad simbólica del pueblo, considerada como un valor universal de mucho calibre, compendio de las actividades espirituales y materiales de la sociedad, puesto que es el vehículo más eficaz y legitimo para estimular y enaltecer las posibilidades de expresión del pensamiento y las aspiraciones del hombre en sociedad (por ello, no podemos olvidar que hay que visibilizar la dinámica histórica que trajo como consecuencia el sanguinario e inhumano Sistema de la Trata Negrera, como la presencia o participación de los pueblos o culturas aristocráticas africanas), porque es imposible creer que un grupo de aventureros buscadores de oro y de piedras preciosas que cruzaron mares, en galeras construida con una incipiente tecnología, físicamente agotados y demacrados por la trayectoria, pudieron apropiarse de todo un continente y adueñarse de su patrimonio material y espiritual; lo cual permite deducir que el conquistador supo comprender la ingenuidad del contrario y dentro de ella, los incipientes niveles culturales que habían alcanzado en comparación a la de ellos, como la poca importancia que se le daba a la vida, a los estratos más pobres, papel social que tenían la aristocracia tribal dominante (su carácter inhumano), etc., permitiéndoles ganar tiempo, dividirlos, percibir su diferentes sistema de representaciones, las cuales consideraron extrañas a toda idea de divinidad que el europeo concebía, a las cuales miraron como especulación, maltrato y desprecio, manejándolas a su antojo, porque no se puede negar que hubo una tendencia por parte de las culturas africanas aceptar el nuevo estilo de dominación, como del componente idiosincrático, jurídico e ideológico que esto implicaba, en el que no predominó una dinámica cultural en el cual prevaleciera un libre intercambio de sus elementos interno, ni una lucha que les permitieran crear un bloque histórico como respuesta ante la presión aculturadora.
Por ello sostenemos que el problema del desconocimiento y del aporte fundamental a la producción por parte del “negro venezolano” no es un problema solo del negro, lo es también del mestizo, del indígena, bachaco, blancos, etc. Ése es un problema de clases sociales, no de razas ni exclusivo de los hombres de piel oscura ascendientes de africanos traídos como esclavos a estas tierras americanas y adjetivados como negros, lo cual nos lleva a sostener que de África no salieron africanos sino negros. Por eso la deuda social no es solo con los “negros venezolanos” sino también con los indígenas y con todos los miembros de la clase trabajadora que engrandecieron la cuna de Bolívar…”
Por lo anteriormente sostenido, decimos que es un problema de quienes integran la cultura negra, puesto que la realidad de éstas es diferente al de los otros emporios humanos, porque no se ha podido superar el impacto que tuvo el ser cazado, vendido y traicionados por su propia naturales (algo que no se comprende y que viene a corroborar lo que algunos investigadores en área mantienen, donde a pesar que fueron visibles las crueldades contra los desarraigados africanos, el sistema tribal siguió cazando y vendiendo a sus naturales y que hoy, se quiere de manera ladina (maliciosa) tratar de imponer el adjetivo de “afro descendiente”, sin reconocer que a pesar de la realidad cruel que sufrió, las poblaciones que se caracterizan por poseer una piel negra y morena tuvieran la suficiente capacidad para convertirse en creadores de una cultura propia, innovadora de categorías y argumentos paradigmáticos que no se pueden ver aislados del resto del país, que tiene que verse integrada dentro del aporte que permitió la conformación de la venezolanidad, y en condiciones de igualdad por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en vista que debe comprenderse su situación y su entorno…, del cual depende la perpetuidad de su existencia y reconocimiento en el tiempo, en vista que fueron dejado a la deriva, a su suerte, sin ningún tipo de apoyo, ni representación jurídica que lo protegiera.
Esto representa que África jamás tuvo el interés e iniciativa de reclamar el trato inhumano que se le dio a nuestra ascendencia biológica (no cultural, en vista de la perdida de la geografía espacial y de la creación de una nueva por la intervención de otros factores, en el que no se puede hablar de la presencia de la as centralidad africana, porque se perdió la originaria), porque de un sólo golpe aceptaron con carácter de imperium el sistema impuesto por el extranjero que conllevaba a entregar y convertir a sus originarios en Piezas de Ébanos o mejor dicho en productos que podían ser adquirido por cualquier ciudadano europeo por cualquiera vágatela en cualquiera de las vitrinas de sus poblaciones de origen o en sus provincias), porque no les importaban su situación y es por ello que se pusieron al lado de quienes detentaron el poder porque eran parte del sistema de acumulación que se estaba gestando en el mundo y de la forma tan descarada, como éste fue ganando espacios (véase el papel que jugó la nueva División Internacional del Trabajo) y para ello se necesitaban de insumos que se convirtiera en mercancías y una mano de obra barata que se consolidó a través del Sistema de la Trata Negrera (donde millones de humanos fueron convertidos en mercancías, Piezas de India y productos, a los cuales no se le reconoció su inteligencia, como sus diferentes capacidades, porque eran producto, cosa sin valor, no eran reconocidos por la institucionalidad africana y europea como humanos), lo cual debe explicarse por el carácter que tuvo su expansión y el papel que jugó, la heterogeneidad histórica y sociocultural que se constituyó a través de un constructor ideológico (en el sentido de la falsa conciencia), cuya finalidad sirvió para enmascarar dicha realidad y desentrañar sus condiciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de quienes en África se convirtieron en minorías, en el que se menoscabó el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de sus derechos y libertades.
Por ello, siempre hemos dicho que somos venezolanos creadores de la cultura negra, ya que por encima de nuestras cadenas (impuesto por el Sistema Tribal Africano y Europeo), nuestra ascendencia fue capaz de entender lo que les estaba pasando, puesto que tenían conciencia de la dinámica histórica que estaban viviendo, como de la necesidad de su apropiación, porque se presentaba una oportunidad para ser reconocidos y la supieron aprovechar…, dentro de esa estructura de contradicciones, de explotación, dominación y agresión simbólica que permitió que los constructos para la dominación y la dependencia se impusiera como tipos ideales, los cuales fueron utilizados para la imposición del logo centrismo y el afro centrismo , que los conllevó a negar su estética, construyendo hegemonía frente colectivos de menor impacto. Por lo tanto, no fue fácil nuestra aceptación como poblaciones que nos habíamos convertido en originarios de los incipientes estados nación que se estaban emergiendo en un ambiente donde no se reconocía que éramos el producto de los cambios que se dieron y que vinieron a influir a la nueva estructura social venezolana (aunque se siguió manteniendo los mismos paradigmas que mantenían al estado social europeo), lo cual conllevó a una serie de conflictos que trajeron como consecuencia que la esclavitud se remozara y adquiriera otro carácter, donde las ventajas fueron a favor de los caudillos y de los hacendados (Se abolió la esclavitud, con grandes pérdidas para el estado venezolano y un gran negocio para los caudillos y dueños de haciendas, en vista que los negros quedaron desprovisto de tierra y dineros para su sustento y sobrevivencia, lo cual conllevó a que el vínculo con los hacendados se acentuara, profundizándose el conuco como un sistema de explotación y de neocolonialismo, ya que se impulsó la figura jurídica del arrendamiento, donde la convención no fue a título oneroso para los negros venezolanos), aunque tardíamente se comprendió la importancia estratégica para que se incorporaran a las luchas de independencia que se venían gestando en nuestro país y por ello se promulgó una serie de decretos, leyes en Pro de su abolición y fue en 1854 (con la llegada al poder del General José Gregorio Monagas) que se tuvo garantía de una acción jurídica que puso en vigencia su liberación con la puesta en marcha de una justa indemnización que contribuyó acrecentar las arcas de los hacendados.

Es por ello que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término “afro descendiente”, es antijurídico, intrascendente, anti histórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la República (1811), donde no se explica que se utilice este momento, en el que la Revolución Bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que favorezcan una generación de alternativas que auspicien un sistema que fomente procesos que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación conlleve a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación proactiva que a la vez pose a un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello… la lucha por la descolonización de la memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que la ancestral se perdió, no existe, se transformó y nació otra, puesto que la cultura negra no es producto de lo africano solamente, sino también de lo blanco y lo indígena, en el que ninguna de estas culturas se puede adjudicar su origen, aunque fenotípicamente la pigmentación sea parecida a la africana en algunos casos, pero en otros responden a colores matizados que deja entrever un pelo indigenizado .

PRENSA EL NEGREROS
Un espacio para el desarrollo de las poblaciones negras venezolanas

prensa.elnegrero@hotmail.com




noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930